Menu


En lo Ético Nunca puede dejar de estar el Otro
“Si hay que definir a la ética en dos palabras, diríamos que ética es el otro.”


Por: Salvador Casadevall | Fuente: Catholic.Net



---Lo que yo hago con el otro es mi ética,---dice el Dr. Francisco Maglio.

Y nos sigue diciendo: “A partir del siglo XVIII aparece un modelo médico que ya no es fulano de tal, o la persona tal, sino el hígado cirrótico, o el corazón dañado.”

En los dos últimos siglos, el paciente dejó de ser la persona tal, para ser un objeto que hay que remendar.

En griego, médico significa “persona que cura a otra persona”; en latín, “médicus” es una persona experta en el arte de curar.

En uno y otro idioma, la palabra privilegia el concepto de persona.



La persona es lo primero, lo principal, lo más importante.

Ahora a los estudiantes de medicina les ponen por delante un muerto, una rata y después un paciente.

Antes, muchos años antes,  tenía que estudiar moral, antropología, filosofía y cuando estaban formados los hacían especialistas en curar.

“Como están las cosas, ---nos sigue diciendo el Dr, Maglio--- ser médico no te garantiza nada desde el punto de vista moral o ético.”

Para Mahatma Gandhi, la verdadera moralidad no consiste en seguir la senda trillada, sino en encontrar nuestro autentico camino y seguirlo sin miedo.



Nadie se ocupa de la formación humanística, de su compromiso social.

La ética es la reflexión sobre el porqué de la aplicación de ciertos principios morales que tengo necesariamente que tener en cuenta cuando me enfrento con temas de hoy: la clonación, el aborto, el derecho o no a una muerte digna y tantos otros bemoles que andan sueltos por ahí.

Ser humano frente a un ser humano cada día parece ser menos practicado.

Trudeau, un médico del siglo XIX, pasó a la historia por lo que se hizo poner en su epitafio: “Curar a veces, mejorar a menudo, confortar siempre.”

Ser recibido de médico, es fácil, lo difícil es no perder la humanidad que hay en cada hombre, que es necesario para ayudar al paciente a comprender por qué está el sufrimiento en su vida.

Para tratar consigo mismo, usa la cabeza. Para tratar con los otros, usa el corazón. El mejor cóctel es la mezcla de cabeza y corazón.

No se plantan semillas de comida.

Se plantan semillas de bondades.  (Irene Sandler)

Hay una gran diferencia entre un ser humano y ser un humano. Muy pocos la entienden.  (Papa Francisco)

Claro está, que para decir la verdad hay que tener en cuenta tres requisitos:

ser valiente, ser profundo y ser delicado.

Es una regla de oro que es válida para toda vida, para toda circunstancia.

Es aquello que tantas veces hemos ya dicho: todo se puede decir, hay que ver el cómo y cuándo lo digo.

Es necesario que el cómo y cuándo lo digo no le haga perder al otro, lo último que queda en toda vida: la esperanza.

Hemos de hacer un mundo donde no haya lágrimas innecesarias

Y que cada esperanza tenga su Navidad, que es dónde nació la Esperanza.


“Yo he estado al lado de la cama del moribundo ---decía la Dra. Ureta Saenz Peña---  y lo he visto morir en paz, con esperanza.”

“Yo me decía que hago acá, si estoy agarrando la mano de alguien por el que no puedo ya hacer nada, sin embargo, si, hice: le di la mano, le di mí ser.”

Puedes olvidar a aquel con quien has reído, pero no aquel con el que has llorado.

La esperanza es lo último que se pierde.

Es lo último que se debe perder, aun en la hora de morirse.

Se debe haber vivido creyendo que a la hora de morirse, no es el final, sino el principio del todo.

Difícil entenderlo, difícil hacerlo entender al que no tiene fe.

¿Por qué gusta más una flor natural que una de plástico?

¡Porque  es fugaz La belleza no es permanente. Si fuéramos inmortales la vida perdería mucha de su gracia. Por eso la muerte hace preciosa la vida.

(Frank Ostaseski, un buen hombre que ha acompañado a morir, conformándolos, a más de mil personas)

Pero…cita que los humanos no somos inmortales. ¿Se referirá a una inmortalidad vivida hoy, en este mundo de hoy?  Porque los que creemos en un Dios que nos ha creado para ser inmortales, sabemos por nuestra fe, que todo ser bueno, y él es un hombre bueno, será inmortal.

La fe es el fundamento que da madurez a la personalidad.  (Sheila Morataya-Fleishman)

La belleza del nuevo vivir será permanente, será eterna, será para siempre.

 

                                                              

                                                               





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!