Menu


Foro cristiano-musulmán
Promovamos la libertad religiosa y trabajemos por la paz

La libertad de conciencia y religiosa se encuentran en la cima del edificio de los derechos humanos.


Por: Redacción | Fuente: ACI Prensa



 Libertad religiosa, paz y convivencia: objetivos comunes de cristianos y musulmanes

Los participantes en el IV Foro Cristiano-Musulmán, celebrado en la ciudad estadounidense de Berkeley entre el 6 y el 8 de noviembre, han publicado una declaración final en la que reafirman su voluntad común de promover el entendimiento y el diálogo entre ambas religiones, y de defender juntos la libertad religiosa y de conciencia, así como impulsar la paz y la defensa del medio ambiente.

En la declaración se señala que “tanto el cristianismo como el islam afirman que Dios creó a la humanidad, situándola en la cima de la creación para emplearla con agradecimiento y sabiduría, respetando las leyes de la naturaleza como guardianes de la tierra y de sus recursos otorgados por Dios Todopoderoso a todas las generaciones”.

Se indica también que “Dios proporcionó a cada ser humano una dignidad inalienable, de la cual se derivan todos los derechos humanos fundamentales, por lo que se establece la obligación de los gobiernos de protegerlos”.

Asimismo, en la declaración se afirma “la igualdad en dignidad de todas las personas independientemente de su raza, sexo, religión o condición social, así como su valor, y condenamos categóricamente cualquier intento de estereotipar a cualquier persona o de atribuirles una culpa colectiva por las acciones de algunos individuos”.



También se afirma que “la libertad de conciencia y religiosa se encuentran en la cima del edificio de los derechos humanos. Por lo tanto, nuestro deber colectivo exige que respetemos, conservemos y promovamos dichos derechos”.

Además, se reconoce que “Dios, nuestro Creador, desea el crecimiento integral de cada ser humano para el pleno florecimiento de los dones otorgados por dios: el cuerpo, el alma, el intelecto y el espíritu”.

“Cristianismo e Islam –continúa la declaración– tienen recursos morales, intelectuales y espirituales que pueden contribuir al desarrollo humano integral de individuos y comunidades. Las personas de bien comprometidas con el bien común son los aliados naturales de los creyentes deseosos del desarrollo global de las personas, comunidades y de toda la humanidad, así como de la conservación del medio ambiente que los sostiene”.

“Como creyentes estamos llamados a hacer todo lo que podamos para hacer frente a todo aquello que obstaculiza el desarrollo integral de la humanidad, incluidas las interpretaciones erróneas de nuestros respectivos textos sagrados y tradiciones”, se señala.

El texto también hace referencia a la situación de seguridad internacional cuando dice que “creemos que la inseguridad, los conflictos y la proliferación de armas constituyen graves obstáculos para la realización de la voluntad de Dios para la humanidad, su bienestar y su crecimiento en paz y seguridad”.



Finalmente, subraya que “juntos, como creyentes, afirmamos que aquellos que necesitan desarrollo deben poder cumplir con sus aspiraciones, permitiéndoles ocupar su sitio como miembros de pleno derecho de la familia humana según la voluntad de Dios”.

En esta IV edición de este Foro interreligioso cristiano-musulmán, establecido en el año 2008, han participado doce personas pertenecientes a organismos de diálogo interreligioso tanto cristianos como islámicos.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |