Menu


Que todos los pueblos aclamen al Señor
Reflexión del evangelio de la misa del Jueves 10 de Noviembre de 2017

Cristo necesita hombres y mujeres dinámicos, comprometidos, listos para anunciar el evangelio


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |




San León Magno
Romanos 15, 14-21: “Yo predico el Evangelio de Dios a fin de que los paganos lleguen a ser una ofrenda agradable al Señor”.
Salmo 97: “Que todos los pueblos aclamen al Señor”
San Lucas 16, 1-8: “Los que pertenecen a este mundo son más hábiles en sus negocios que los que pertenecen a la luz”

 

Esta parábola podría causar algún escándalo a más de uno: ¿Cómo Cristo se atreve a poner de modelo a un hombre que además de haber sido truculento, a la hora en    que es descubierto se pone a hacer negocios con el dinero que no es suyo? No es que Cristo justifique la conducta del mayordomo, sino que pone en evidencia algo que todos nosotros conocemos y vivimos a diario. Es triste comprobar y se podrían multiplicar las historias de cómo se pone tanto entusiasmo, tanta dedicación y hasta inteligencia en las cosas del mundo, mientras nos portamos tacaños y mezquinos para entregarnos a las cosas de Dios.

Ahora que estamos padeciendo el ambiente de injusticia y de violencia, nos quedamos sorprendidos de la organización, de la obediencia y de la agilidad para los operativos que logran las bandas criminales. ¿Por qué no se pone igual empeño en hacer el bien? ¿Por qué esos talentos y capacidades no se usan para progresar de una manera justa y equitativa? Es duro comprobar que en nuestro medio se hace cruelmente cierta la afirmación de Jesús que “los que pertenecen a este mundo son más hábiles en sus negocios que los que pertenecen a la luz”.

Es más fácil encontrar a un “amigo” que nos quiera acompañar a emborracharnos o a irnos de parranda que alguien que nos quiera acompañar a apoyar a quien lo necesita, a reflexionar la palabra de Dios o a solucionar el problema del vecindario. Qué difícil es mover las voluntades para que se comprometan en serio por el cambio de nuestro mundo. Quizás una pequeña ayuda, una limosna, no sea tan difícil de obtener, pero un verdadero compromiso nos cuesta mucho. Jesús cuando propone su Reino e invita a sus discípulos a seguirlo es muy consciente de esta tendencia de todos los humanos. Sin embargo no disminuye para nada su propuesta ni su compromiso. Corre el riesgo de quedarse solo antes que adulterar su evangelio.



Hoy tendremos que hacer una reflexión profunda para comprobar si nosotros estamos siguiendo a Jesús o bien, nos hemos acomodado a los intereses del mundo y disimulamos los compromisos. Cristo necesita hombres y mujeres dinámicos, comprometidos, listos para anunciar el evangelio en todos los lugares y para proponer el Reino en todas las circunstancias. También cuando parece que todo está perdido: ahí se necesita más la presencia de Jesús. ¿Cómo lo estamos haciendo nosotros?

 





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |