Menu



Bendito sea el Señor para siempre
Es posible construir el Reino de Dios. Jesús nos acompaña, camina con nosotros


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



San Vicente de Paúl
Esdras 9, 5-9: “Dios no nos abandonó en nuestra esclavitud”
Tobías 13, 2-8: “Bendito sea el Señor para siempre”
San Lucas 9, 1-6: “Los envió a predicar el Reino de Dios y a curar a los enfermos”

 


Cuando contemplamos a nuestro pueblo tan sumido en el crimen, en las venganzas, en la inseguridad, nos dan ganas de clamar como Esdras en la primera lectura de este día: “Dios mío, de pura vergüenza no me atrevo a levantar el rostro hacia ti, porque nuestros pecados se han multiplicado hasta cubrirnos por completo y nuestros delitos son tan grandes, que claman hasta el cielo. Hemos pecado gravemente”. Y es que si revisamos nuestras comunidades y nuestras familias, encontramos gravísimos problemas a los que no les encontramos solución.

Sin embargo, la misma lectura nos dice que el Señor ha dejado algunos sobrevivientes y que los ha reanimado. Es cierto que hay gravísimos problemas y que hay momentos en que parece que todo está perdido, pero tenemos una seguridad que es nuestro Dios y en Él confiamos. Y por eso en medio del dolor, estamos seguros que Dios está con nosotros. Y esto nos lo viene a confirmar el pasaje del Evangelio de este día al mostrarnos a un Jesús que confía en el hombre: envía a sus Doce y les encomienda una gran misión. Les encarga expulsar a los demonios y curar enfermedades.

Les pide que prediquen el Reino de Dios y que curen los enfermos. Las “armas” que los sostienen solamente son la verdad y el amor a Jesús. No deben llevar nada: ni morral, ni comida, ni dinero, ni dos túnicas. Sólo confiar en el Señor. Esto nos debe alentar también a nosotros y ayudarnos a superar este ambiente negativo que invade nuestros pueblos. Es posible construir el Reino de Dios. Jesús nos acompaña, camina con nosotros. No podemos oponer violencia contra violencia, debemos sembrar la palabra del Señor y sanar los corazones heridos. Hay muchas personas lastimadas, hay muchos hogares destruidos, pero el Señor nos sigue invitando a construir en su nombre. Hoy tenemos esa misión y Cristo nos acompaña. Nuevamente nos dice: “no tengas miedo, yo estoy contigo”.



 





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |