Menu


Monasterio de Santa Teresita del Niño Jesús
La Vida Contemplativa en el Monasterio es un pulmón para la Iglesia


Fuente: ACIPRENSA



El Arzobispo de Piura en el norte del Perú, Mons. José Antonio Eguren, afirmó que un monasterio refresca a la Iglesia con el aire puro del amor y la gracia de Dios, al presidir la Misa con la que erigió definitivamente el monasterio “Santa Teresita del Niño Jesús” de las carmelitas descalzas.

En su homilía y ante las religiosas presentes, el Prelado les dijo que “son como un pararrayos que con su oración y sus sacrificios atraen cantidades de gracias divinas sobre nosotros”.

“Un monasterio es un pulmón que refresca a la Iglesia, trayendo el aire puro del amor y la gracia de Dios, la fragancia de la santidad que se va desperdigando por todos lados, gracias a esta vida oculta y sencilla con el amado Jesús”, resaltó.

Mons. Eguren dijo además que “la fundación de cada monasterio tiene una historia, la historia de su santidad, de sus vocaciones, de tantas cosas buenas que Dios realiza en el corazón de estas hermanas y a través de ellas en nuestras vidas”.

“Como lo dijo San Juan Pablo II, la vitalidad, la madurez y la fecundidad de una Iglesia particular depende en gran parte de su vida contemplativa, ya que una Iglesia particular que no crezca en ello no podrá ser plenamente perfecta, no tendrá raíces profundas, ni podrá aspirar a un crecimiento en santidad ni en apostolado”.



El Arzobispo de Piura resaltó también que “la intimidad con Dios, la vida de oración y encuentro con el Señor, enamorarse permanentemente de Jesús, es la columna vertebral de la vida de una Carmelita”.

“Queridas hijas, al Carmelo se viene a orar y a sacrificarse. Su amor a Jesús tiene que ser un amor a Cristo Crucificado, como Santa Teresita lo decía: ‘con Cristo en la cruz una carmelita se inmola por la salvación de las almas, por la santidad de los sacerdotes’”.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |