Menu


Seguir a Cristo
Compartir nuestra fe

Seguir a Cristo es una aventura tan maravillosa para el ser humano


Por: María Esther de Ariño | Fuente: Catholic.net



Señor,  al saber que me estás esperando me he sentido indigna de ese amor, de ese beneficio... Yo te amo, Señor, pero a veces siento que soy avara de ese amor... que no pienso, que no reparo que si he conocido lo que es amarte…. que sea posible que no lo grite a los "cuatro vientos"  y no solo que no lo grite sino que guarde silencio a veces por "respeto humano", porque no se sonrían burlonamente, por no entran en discusión....porque no me tachen de "mocha"...¡qué gran cobardía! ¡perdón, mi amado Jesús !.


El Papa FRANCISCO nos lo pide. La Iglesia nos lo pide y Tu mi Jesús Sacramentado, nos lo pediste desde hace muchos siglos...pero no nos animamos a dar la respuesta con decisión, con una postura radical y valiente.  La respuesta tiene que ser ahora y desde este momento.


Tenemos un serio y grave compromiso como hijos de Dios, de ser verdaderos apóstoles.
Este compromiso me enfrenta primero, con los más cercanos, con los seres que me rodean, con las personas que forman mi familia y mi entorno.


 En todo momento, tu nos pides, Señor, que estemos "en pie de lucha", que quiere decir que no deje pasar la ocasión para acercarme a quién pudiera sentir o pensar que me necesita.


Solemos decir: -  " No, yo no me meto...yo no digo nada, cada quién su vida"... Es cierto que a veces no es fácil abordar o penetrar en la forma de vivir de las personas, pero si están muy cerca de nosotros, tal vez  no sea tan difícil buscar la ocasión para poder brindarle a esa persona, nuestro apoyo y consuelo, hablándole de Dios, del amor que nos tiene, de que trate de encontrar o recuperar esa fe que no se sabe en qué momento se perdió.... y orar, orar mucho por esa persona, ante ti, ante este misterio de amor que nos brindas diariamente.




Tu nos oyes siempre y la oración puede no cambiar las cosas... pero si cambia los corazones y la forma de ver las cosas.


Ya no podemos decir : - "Eso hay que dejárselo a los sacerdotes". Los sacerdotes son pocos y la mies es mucha.


No lo olvidemos....ha llegado nuestro momento.
Si estamos convencidos de que tenemos la VERDAD en nuestra religión católica, es indispensable que esa VERDAD la trasmitamos con el mismo ardor no, con muchísimo más ardor que invitamos y casi empujamos a los amigos animándolos para que vayan a ver una obra de teatro o película, que nos pareció excelente o que no se pierdan un paseo o lugar sensacional porque los queremos y deseamos que disfruten tanto como nosotros lo disfrutamos...


Seguir a Cristo es una aventura tan maravillosa para el ser humano que en ello hemos de poner toda la fuerza de nuestra existencia.


Seguir a Cristo es participar de la verdad sublime de sabernos hijos de Dios y herederos del Cielo.... pero no para nosotros solos....



 

No tengo que tener miedo o reparo de hablar, de escribir, de mostrar que amo y sigo a Dios, de ti, Jesús, de la Santísima Virgen a los demás....hay tanta ansia en el corazón de los hombres y mujeres de encontrar  un camino....y nosotros les podemos hablar de ti, del único Camino, del que dijo:- " Yo soy la Luz, Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida, quién cree en mí no morirá".  ¡ Qué triste no compartir, no participar a los demás de esa grandeza de amor que ciega la vista por ser más luminosa que el mismo sol...! Hemos de ser valientes con nuestra fe y proclamarla.


Hablemos con los que nos rodean, de esta  " gran experiencia" que aún en medio de los sufrimientos o infortunios, nos traerá la paz en nuestro diario caminar por la vida.





Compartir en Google+




Consultorios
Mauricio I. Pérez
Liturgia, Sagrada Escritura, Teología y Mariología
Carlos Gustavo Mejía Medina
Filosofía, Teología, Cristología, Mariología y Sagrada Escritura
Luis García Pimentel
Apologética desde la ciencia y la economía
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
José Miguel Arráiz
Concilio Vaticano II y apologética
Xavier R. Villalta Andrade
Sagradas Escrituras, Apologética
P. Pedro Mendoza1
Sagrada Escritura
Alberto Miguel Dib
El Fenómeno sectario y los jóvenes. Iglesia disidente y falsos sacerdotes.
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |