Menu


Aventajados y desventajados para la santidad
¿Se aplica esto a la santidad?


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net



En la vida algunos nacen con "ventaja" y otros con "desventaja". ¿Se aplica esto a la santidad?

Un niño nace en una familia sana, con medios económicos adecuados, con acceso a buena educación. Arranca con ventaja.

Otro niño nace en una familia difícil, con tensiones, con carencias económicas e higiénicas, sin buena educación. Arranca con desventaja.

En la vida espiritual, uno empieza en un hogar con fe, recibe una catequesis excelente, aprende desde pequeño a rezar, a confesarse y comulgar con frecuencia. Inicia con ventaja.

Otro empieza a vivir desde experiencias difíciles, con vicios adictivos contraídos durante la infancia, con graves pecados en la adolescencia. Inicia con desventaja.



Se puede suponer que el aventajado tiene mucho más fácil su vida espiritual. No tiene que erradicar vicios limitantes. No está atado a dependencias negativas

En cambio, el desventajado apenas conoce la existencia de un Dios bueno, y si le enseñan los mandamientos los mira como si fueran metas inalcanzables.

Las ventajas y las desventajas son reales: cada ser humano camina desde la situación en la que ha nacido y según las experiencias que le han marcado a lo largo del tiempo.

Pero en la vida espiritual entra en juego Alguien que abre horizontes insospechados: Dios, con todo su Poder, con todo su Amor, con su misericordia inagotable.

Por eso, el corazón que se deja tocar por la acción de la gracia, que adquiere una nueva visión desde la fe, que queda curado por el perdón, recibe una fuerza insospechada.



Así, un perseguidor como Saulo puede llegar a ser un apóstol entusiasta. Un amante de la gloria humana como Ignacio funda la Compañía de Jesús. Y un niño con una infancia destrozada como Tim Guénard se convierte en un esposo católico lleno de esperanza.

Ventajas y desventajas en el camino de la santidad existen y tienen su papel en la pedagogía divina. En ella el pecado no tiene la última palabra, porque "donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia" (Rm 5,20).

Todos tenemos abiertas las puertas del Amor divino. Desde la propia situación personal, cada uno tiene ante sí una mano tendida y una Sangre que salva. Nadie está excluido de la misericordia.

El Padre espera y llama a todos sus hijos con ternura y paciencia sin límites. Desde la libertad, podemos acoger su invitación. Y entonces se produce el milagro: la fuerza se manifiesta en la debilidad (cf. 2Co 12,9), la santidad es posible para todos.

 





Compartir en Google+




Consultorios
Pedro Luis Llera Vázquez
Experto en Dirección y Gestión de Centros Educativos Privados. Consejería en Educación y Cultura
P. Llucià Pou Sabaté
Asesoría para la educación del Adolescente.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |