Menu



El eclipse solar del 21 de agosto… ¿una señal del fin del mundo?
Astrólogos, fundamentalistas cristianos y contactados extraterrestres coinciden en una interpretación catastrófica


Por: P. Luis Santamaría | Fuente: es.Aleteia.org



Dado el interés que este fenómeno natural está causando y alguna información apocalíptica que se ha difundido sobre el tema, reproducimos integramente el interesante artículo de nuestros amigos de Aleteia.org


El 21 de agosto de 2017 tendrá lugar un eclipse solar que será total visto desde América y parcial desde Europa. Como es sabido, este fenómeno astronómico consiste en que la Luna se interpone entre el Sol y la Tierra, ocultando la estrella de nuestro sistema planetario total o parcialmente -según la trayectoria de la sombra que proyecta la Luna sobre la superficie del planeta-, a diferencia de los eclipses lunares, que pueden verse desde cualquier punto de la Tierra donde sea de noche.

Se trata de un acontecimiento muy significativo en América, donde no se contemplaba un eclipse total del Sol de costa a costa desde 1918. Según explican los científicos, la “franja de sombra” de algo más de 110 kilómetros de ancho empezará en el norte del océano Pacífico, atravesará los Estados Unidos y terminará en el océano Atlántico.

“Nunca antes un evento celeste ha sido visto por tanta gente y observado desde tal cantidad de lugares, desde el espacio, desde el cielo y desde la Tierra”, ha afirmado Thomas Zurbuchen, director de misiones científicas de la NASA.

Temor, asombro, ansiedad

En una época en la que se conoce perfectamente el mecanismo por el que suceden estos fenómenos del universo gracias a los avances de la ciencia, sin embargo continúan dándose reacciones extrañas ante los eclipses. Como afirma Steve Ruskin, historiador de la astronomía, “no importa el período de tiempo o el conocimiento científico (o la falta de éste); las respuestas humanas a un eclipse son consistente y universalmente expresiones de temor y asombro”.



Según este experto, los eclipses “a menudo fueron fuente de miedo y ansiedad”, pero la revolución científica que tuvo lugar en Europa entre los siglos XVI y XVII hizo que disminuyeran estas actitudes. La verdad es que no han desaparecido, si observamos algunas reacciones al anuncio del próximo eclipse solar del 21 de agosto, que vienen sobre todo desde el ámbito de las sectas, el esoterismo y la nueva religiosidad.

Algunas interpretaciones supuestamente “cristianas”

Como ya es habitual en estos últimos tiempos, David Meade, autor del libro Planeta X. La llegada en 2017, ha aprovechado la ocasión para anunciar el fin del mundo por obra del (inexistente) planeta Nibiru. Según sus declaraciones a la prensa sensacionalista que sigue dando espacio a sus delirios, “el gran eclipse del 21 de agosto es un gran presagio”, y lo conecta con algunas citas bíblicas que hablan sobre el oscurecimiento del Sol.

Meade asegura que este fenómeno astronómico será el comienzo del apocalipsis. Cabe recordar que en su libro había profetizado que una serie de astros impulsado por una estrella a la que considera “un gemelo binario de nuestro Sol” se acercan al planeta Tierra e impactarán en octubre de 2017. Algunos de sus cálculos, sin embargo, adelantan la fecha del cataclismo espacial para el próximo 23 de septiembre.

La verdad es que David Meade mezcla datos bíblicos con recursos esotéricos (astrología y numerología) que nada tienen que ver con la fe cristiana. Sin embargo, algunos personajes del cristianismo fundamentalista también han hecho curiosas afirmaciones en torno al eclipse, vinculando este hecho con el Apocalipsis y las señales del fin de los tiempos y de la Parusía (segunda venida de Cristo).



Mark Biltz (de los Ministerios El Shaddai), obsesionado con las profecías, ha dicho que “desde un punto de vista bíblico, un eclipse solar es un señal de Dios. Cuando hay un eclipse solar total, es una advertencia para una nación o naciones específicas dependiendo de su camino… ¿Podría Dios darnos una advertencia de que tenemos que arrepentirnos o que el juicio llegará a los Estados Unidos? ¡El momento no podía ser más claro!”.

Paul Begley también considera que es “una señal profética”, y por eso “el eclipse puede significar: ‘estamos viviendo los últimos días’”. Scott Clarke aprovecha la astrología (el eclipse sucedería en la constelación de Leo) para hacerla concordar con la Biblia y así asegurar que significa “el regreso del Rey”.

No es tan directa Anne Graham Lotz, que sí deja caer que “aunque nadie puede saber con certeza si el juicio está llegando a los Estados Unidos, parece que Dios nos está indicando algo. El tiempo dirá qué es ese algo”. En la misma línea se expresa Bob O’Dell, que señala que el eclipse solar “es probablemente un mensaje de Dios a todo el mundo”.

Otras figuras destacadas de esta corriente fundamentalista y preocupada por el cumplimento de las profecías se han decantado por esta interpretación tremendista y que entiende el eclipse del 21 de agosto como una de las señales que preceden al tiempo del fin. Como dice Michael Snyder en tono cuestionador: “¿2017 resultará ser uno de los años más significativos para las profecías bíblicas que hemos visto? No lo sé, pero Jesús nos dijo repetidamente que esperáramos las señales de su regreso, así que estoy observando”.

Esoterismo y extraterrestres

Con una apariencia totalmente distinta -pero con evidentes paralelismos-, diversas figuras del entorno de la Nueva Era y del esoterismo se han referido al eclipse del 21 de agosto como un momento especial que traerá consigo “grandes cambios planetarios”. Desde videntes y astrólogos hasta “contactados” (personas que dicen haberse encontrado o estar en comunicación con extraterrestres) han aprovechado este fenómeno astronómico para llamar la atención y acrecentar su fama y su negocio.

Por ejemplo, algunos medios informan de que el “contactado” mexicano Alberto Zecua ha divulgado -con gran difusión en WhatsApp y otras redes sociales- que entre el 17 y el 23 de agosto habrá un temblor de tierra, algo que le habría dicho “el maestro Jesús”. Un terremoto que debería ser visto como “un cambio natural que nos beneficiará en el futuro”.

Otra “contactada” mexicana, Cristina Anzures, ha publicado lo siguiente en Internet: “Tengo que darles una noticia, una alerta de allá arriba. Se vienen cosas duras y delicadas para todos los que habitamos este planeta a consecuencia de todo lo que le hemos hecho al mundo”. La razón de la catástrofe sugerida es que “la madre tierra tiene que curarse ya, para que esté mejor para los que se quedan”.

Una ocasión para la astrología

Como no podía ser de otra manera, también los astrólogos aprovechan el eclipse para llamar la atención (contribuyendo una vez más, ya de paso, a la confusión popular entre la astronomía -la ciencia que estudia los cuerpos celestes- y la astrología -la superstición que afirma que dichos cuerpos predicen el destino de las personas y de las cosas-).

Algunos medios de comunicación se han prestado a este juego, dando espacio a desinformaciones en torno al eclipse solar. En la versión digital de la revista Cosmopolitan se dirigen al público femenino (“chicas Cosmo”) con afirmaciones como ésta: “el planeta Venus (que gobierna el amor y la asociación) está siendo empujado por un par de planetas y es un hecho que el próximo eclipse afectará tus relaciones amorosas”.

En esta revista, después de dar un montón de detalles sobre los problemas en las parejas que pueden suceder en torno al fenómeno astronómico, sus redactores concluyen diciendo: “así que ya sabes, chica Cosmo, si algo extraño pasa en tu relación en estos días… ¡la culpa la podría tener el eclipse solar!”.

En Univisión, por ejemplo, el autodenominado “Profesor Zellagro” da sus propios consejos y afirma que “para recibir al eclipse es importante poner orden, armonía y equilibrio” en diferentes áreas de la vida, sobre todo en los planos amoroso y económico. Hasta con recomendaciones de pequeños rituales o gestos mágicos: “escribe en un papel cuáles son tus aspiraciones económicas, coloca el papel en una cajita junto a un billete de un dólar que te servirá de recordatorio de la importancia que tiene el ahorro para conseguir abundancia”.

Los astrónomos salen al paso

Ya que en México, como hemos visto, se han dado interpretaciones tan estrafalarias al eclipse, precisamente un divulgador de la astronomía de este país ha hecho unas declaraciones públicas para tranquilizar a la población. Se trata de Pablo Lonnie Pacheco Railey, que ha afirmado que “el eclipse solar no es una señal del fin del mundo ni del principio del apocalipsis, y menos marca el inicio de una guerra en Estados Unidos con Corea”.

Para este arquitecto mexicano, “se trata de un fenómeno astronómico habitual que se apreciará con mayor intensidad en Norteamérica”, y nada más. Además, explica que “con acciones humanas el mundo definitivamente sí puede acabarse, no con el eclipse del 21 de agosto”.

Cuando se eclipsa… la razón

Una vez más, hay que hacer una llamada a la racionalidad y al sentido común. Sabemos de sobra lo que son los eclipses. El avance científico de la humanidad nos permite entender y explicar este acontecimiento astronómico. Y los que somos creyentes y confesamos a un Dios Creador afirmamos que el universo con sus leyes es obra suya y, como señalaba el Concilio Vaticano II, “por la propia naturaleza de la creación, todas las cosas están dotadas de consistencia, verdad y bondad propias y de un propio orden regulado” (Gaudium et spes 36).

Es lamentable que algunos grupos y personas se aprovechen en parte de la incultura científica y en parte de los miedos y debilidades del ser humano para ganar notoriedad, ampliar su audiencia o reforzar sus ingresos. Y, como hemos visto, esto sucede en muy diversos ámbitos de lo que denominamos “nueva religiosidad”, ya sea de impronta cristiana o de carácter esotérico. Unos y otros mezclan ciencia -a su manera- y espiritualidad en provecho propio.

También conviene apuntar a la irresponsabilidad de algunos medios de comunicación y sus profesionales, que alegremente dan espacio -quizás debido, entre otras cosas, a la ausencia de noticias en la parte del mundo que está en verano- a charlatanes, augures y personajes sin otra oportunidad que la del sensacionalismo. Individuos que aprovechan un repentino oscurecimiento del Sol para buscar el oscurecimiento de las mentes y del raciocinio de muchos.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos: Aleteia en español

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |