Menu


Qué fácil es ver la cizaña y olvidarse del trigo
Santo Evangelio según San Mateo 13,24-43. XVI Domingo de Tiempo Ordinario. Ciclo A.


Por: H. Cristian Gutiérrez LC | Fuente: www.missionkits.org



En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Cristo, Rey nuestro. ¡Venga tu Reino!

Oración preparatoria (para ponerme en presencia de Dios)

Gracias, Dios mío, por este nuevo día que me concedes. Gracias por el inmenso amor que me brindas. Gracias por tu presencia y tu acción en mi vida. Te pido prepares mi alma para este encuentro que voy a tener contigo. Ayúdame a conocerte y amarte hoy un poco más. Mira el fondo de mi corazón y saca de él todo lo que impida que Tú reines en él. Inflámalo de un ardiente amor por Ti y por tu Reino.

Evangelio del día (para orientar tu meditación)



Del santo Evangelio según san Mateo 13,24-43

En aquel tiempo, Jesús propuso esta parábola a la muchedumbre: "El Reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras los trabajadores dormían, llegó un enemigo del dueño, sembró cizaña entre el trigo y se marchó. Cuando crecieron las plantas y se empezaba a formar la espiga, apareció también la cizaña.

Entonces los trabajadores fueron a decirle al amo: ‘Señor, ¿qué no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, salió esta cizaña?’ El amo les respondió: ‘De seguro lo hizo un enemigo mío’. Ellos le dijeron; ‘¿Quieres que vayamos a arrancarla?’ Pero él les contestó: ‘No. No sea que al arrancar la cizaña, arranquen también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta el tiempo de la cosecha y, cuando llegue la cosecha, diré a los segadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en gavillas para quemarla; y luego almacenen el trigo en mi granero’ ".

Luego les propuso esta otra parábola: "El Reino de los cielos es semejante a la semilla de mostaza que un hombre siembra en un huerto. Ciertamente es la más pequeña de todas las semillas, pero cuando crece, llega a ser más grande que las hortalizas y se convierte en un arbusto, de manera que los pájaros vienen y hacen su nido en las ramas".

Les dijo también otra parábola: "El Reino de los cielos se parece a un poco de levadura que tomó una mujer y la mezcló con tres medidas de harina, y toda la masa acabó por fermentar".



Jesús decía a la muchedumbre todas estas cosas con parábolas, y sin parábolas nada les decía, para que se cumpliera lo que dijo el profeta: Abriré mi boca y les hablaré con parábolas; anunciaré lo que estaba oculto desde la creación del mundo.

Luego despidió a la multitud y se fue a su casa. Entonces se le acercaron sus discípulos y le dijeron: "Explícanos la parábola de la cizaña sembrada en el campo".

Jesús les contestó: "El sembrador de la buena semilla es el Hijo del hombre, el campo es el mundo, la buena semilla son los ciudadanos del Reino, la cizaña, son los partidarios del maligno, el enemigo que la siembra es el diablo, el tiempo de la cosecha es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles.

Y así como recogen la cizaña y la queman en el fuego, así sucederá al fin del mundo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles para que arranquen de su Reino a todos los que inducen a otros al pecado y a todos los malvados, y los arrojen en el horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga".

Palabra de Dios.

Medita lo que Dios te dice en el Evangelio

Aunque ya has hecho una explicación de la parábola en el mismo texto del Evangelio con la cual orar, también puedo orientar mi oración mirando el campo de mi vida personal. En el pasaje me hablas del campo del mundo, donde existe el bien y el mal. Pero en mí también existe este campo en el que encuentro el trigo y la cizaña.

¡Cuánto dolor me provoca a veces el comprobar mis pecados, mis debilidades, mis caídas! Tú mejor que nadie conoce mis deseos por ser mejor, por ir logrando la santidad en correspondencia con tu gracia, por vencer el pecado. En ocasiones quisiera una vida perfecta, santa, inmaculada; una vida sin errores, sin fallas, sin caídas. Todo esto embarga mi alma de dolores tan hondos. Y por si fuera poco, no sólo interiormente encuentro en mí la cizaña, en lo exterior también puedo llevarla en una enfermedad, en algo que me molesta de mi aspecto físico, en una persona con la que tengo que trabajar pero que no me es simpática, en una actitud que no puedo controlar, o en mi forma de ser por temperamento.

¡Pero qué fácil es ver la cizaña y olvidarse del trigo! Puedo pensar que sólo sembraste en mí cosas negativas; que pusiste sólo rivales que enfrentar, cosas que mejorar, actitudes que cambiar. Y no es así. Debo fijarme también en el trigo bello, dorado, sano que has puesto en mí. Ayúdame a descubrir las cosas buenas que me has dado. Porque son ellas las que tengo que cuidar, que fortalecer, que potenciar. Las debilidades, pecados, errores y fallos siempre estarán ahí, pero lo bueno, depende mucho de mí el que se mantenga y se potencie.

Puede pasarme que, por centrar sólo mi atención en lo negativo, me entregue a combatirlo y descuide lo bueno y lo pierda. Entonces se aplica aquello de que nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde.

Ayúdame, Señor, a vivir mi vida con equilibrio. A saber aceptar en mí la cizaña, buscando siempre que no crezca más, con paciencia, con esfuerzo, con correspondencia a tu gracia. Pero también, a potenciar las cosas buenas, a fomentar las virtudes, a fortalecer los hábitos, a afianzar las cualidad y ponerlas al servicio de los demás.

En efecto, al final del pasaje no te interesa cuánta cizaña se arrancó, la forma en que se recogió o se quemó, sino el trigo que se salvó y lo muchos granos que produjo. No te importó la cizaña, te importó el trigo. Te importó tanto que lo guardaste en tu granero para así mantenerlo siempre contigo como el tesoro más grande que podías conservar.

"La misión -de acuerdo a cada carisma particular- es la que nos recuerda que fuimos invitados a ser levadura de esta masa concreta. Es cierto, podrán existir "harinas" mejores, pero el Señor nos invitó a leudar aquí y ahora, con los desafíos que se nos presentan. No desde la defensiva, no desde nuestros miedos, sino con las manos en el arado ayudando a hacer crecer el trigo tantas veces sembrado en medio de la cizaña. Poner a Jesús en medio de su pueblo es tener un corazón contemplativo capaz de discernir cómo Dios va caminando por las calles de nuestras ciudades, de nuestros pueblos, en nuestros barrios. Poner a Jesús en medio de su pueblo, es asumir y querer ayudar a cargar la cruz de nuestros hermanos. Es querer tocar las llagas de Jesús en las llagas del mundo, que está herido y anhela, y pide resucitar."
(Homilía de S.S. Francisco, 2 de febrero de 2017).

Diálogo con Cristo

Ésta es la parte más importante de tu oración, disponte a platicar con mucho amor con Aquel que te ama.

Propósito

Proponte uno personal. El que más amor implique en respuesta al Amado… o, si crees que es lo que Dios te pide, vive lo que se te sugiere a continuación.

Pediré perdón si en algún momento ofendí a alguien o perdonaré a quien me pida disculpas y haré una oración especial por esa persona que ni siquiera se da cuenta de las ofensas que comente.

Despedida

Te damos gracias, Señor, por todos tus beneficios, a Ti que vives y reinas por los siglos de los siglos.
Amén.

¡Cristo, Rey nuestro!
¡Venga tu Reino!

Virgen prudentísima, María, Madre de la Iglesia.
Ruega por nosotros.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

 





Compartir en Google+




Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz S�¡nchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |