Menu


En la era de la comunicación, hogares de hoy
¿Existe realmente comunicación entre los padres y los hijos de hoy?


Por: María Esther de Ariño | Fuente: Catholic.net



Las generaciones se suceden unas a otras. Los tiempos cambian, estilos de vida, de comportamiento, y modo de ver las cosas, de manejar conceptos e ideas, pero los valores permanecen inmutables ya que si los desvirtuamos terminarán por no serlo.

Es cierto que en generaciones atrás se vivía en los hogares bajo la voz de mando del “jefe”, del cabeza de familia, del señor “amo”. La mujer no osaba  levantar los ojos y su voz no se oía ni para defender a los hijos que en muchas ocasiones eran castigados con rigor y a veces injustamente. Hoy en día, el péndulo en el ambiente hogareño se ha ido al otro extremo. Hubo un intermedio, una transición entre esto y algo diferente. Ese cambio les tocó a nuestros padres, que si bien abandonaron el influjo del miedo y el poderío autoritario, quizá por un recuerdo doloroso, supieron darnos ternura y comprensión pero sin dejar de mostrarnos su jerarquía donde el respeto y la obediencia se unían al amor.
 

Quizá no había tanta comunicación como la que ahora se presume, ¿pero existe realmente comunicación entre los padres y los hijos de hoy?. Al diálogo, la charla, la confidencia se las llevó “el viento”, el viento de la prisa, el viento duro del apremio, el viento contumaz y envolvente del “ no tengo tiempo” … El padre no tiene tiempo, la madre no tiene tiempo y los hijos tampoco tienen tiempo. Ya no se habla. Cada quién tiene su espacio y están empezando a ser todos unos extraños en su propio hogar.


La transición de la que hablamos nos alcanzó a nosotros, los padres de ayer y los de hoy, que imitamos esa conducta que nos pareció buena para educar a nuestros hijos, pero hoy, en el afán de romper con todo lo “anterior”, con todo lo tradicional, se está exagerando y ya estamos viendo los resultados y consecuencias. Es cierto no hay mucho tiempo pero no es la cantidad sino la calidad. Libertad para los hijos pero guiados con amor y comprensión y sin perder jamás la jerarquía y el respeto. En la educación de los hijos no cabe ni el egoísmo ni la comodidad de los padres, es un continuo sacrificio y una dedicación total. Tener la fuerza y la autoridad para decirles “NO”  a lo que no les conviene. Cuando sean hombres y mujeres de bien nos lo agradecerán.
 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |