Menu


Ana (Hanna) Chrzanowska, Venerable
Laica, 29 de abril


Por: Xavier Villalta A. | Fuente: Catholic.net



Laica

En Cracovia, Polonia, Venerable Sierva de Dios Ana Chrzanowska, enfermera laica que dedicó su vida al servicio del prójimo, en especial de los más enfermos y abandonados († 1973).

Breve Biografía


Ana Chrzanowska nació el 7 de octubre de 1902 en Varsovia, Polonia. Sus padres fueron Ignacio Chrzanowska -profesor de la Universidad Jagellónica- y Wandy Szienkier, quienes eran conocidos por sus actividades benéficas. Cabe señalar que la familia materna era evangélica y la de su padre era católica, aquella fue una de las razones de su educación básica -que recibió en su hogar- no tuviera mayor implicación religiosa

Estudió la secundaria con las Ursulinas de Cracovia graduándose en 1922 e ingresó a la recientemente inaugurada Escuela de Enfermería de Varsovia graduándose con altas calificaciones, por ello obtuvo una beca con la cual estudió un año en Francia.

De 1926 a 1929 trabajó como instructora en la Escuela Universitaria de Enfermeras e Higienistas de Cracovia. Entre 1929 y 1939 colabora en la publicación del mensuario "Enfermera Polaca", sus publicaciones de ese período reflejan su acercamiento a Dios. En 1937 participó en el trabajo de la organización de la Unión de Enfermeras Católicas Romanas de Polonia.

Durante la segunda guerra mundial estuvo en Cracovia, donde vivió a profundidad el drama de la conflagración, su padre fue arrestado -junto a otros profesores- y deportado a Alemania, donde murió. Su hermano Bogdam, reclutado en 1939, murió en Kozielsk, pero Ana no se descompone, participa en las actividades de caridad del Comité de Asistencia Cívica, presidida por el Arzobispo Adam Stefan Sapieha, trabaja en la atención a los refugiados y desplazados. Buscándoles alojamiento, comida y lugares a donde ir. Tiene especial cuidado con los niños y judíos. Organiza campamentos para ellos, tratando de colocar a los huérfanos en familias moralmente bien formadas. Al final de la guerra se muda a Varsovia para ayudar con los desplazados en aquella urbe. Durante este tiempo, su vida religiosa se profundiza cada vez más. No hace alarde con eso, pero estaba claro que las experiencias que vivió tuvieron gran influencia en su espiritualidad. También se puede ver que su vida interior se concentra principalmente en la Eucaristía y en ayudar al prójimo, tal como nos enseñan los Evangelios.



Con la apertura de la Escuela Universitaria de Enfermería - Maternidad en Cracovia, vuelve a aquella ciudad, donde trabaja como directora de la casa social. Pone énfasis en las conferencias y en la sólida preparación a los estudiantes para que puedan asistir a los enfermos en casa. Junto con los alumnos visitan a los pacientes postrados en cama, ofreciéndoles asesoramiento y asistencia.

Durante un breve período se desempeñó como directora de la Escuela de Enfermería Psiquiátrica de Kobierzyn, allí fue sorprendida por la decisión de las autoridades comunistas de cerrar esa institución, además vio que su religiosidad era mal vista por esas autoridades, por lo que ella decidió jubilarse anticipadamente.

Ahora está libre para dedicar todas sus fuerzas en ayudar a los pacientes crónicos que permanecen en sus hogares y en zonas abandonadas, aquí cuenta con la total aprobación de las autoridades de la Iglesia. Para este trabajo recluta a todo aquel que estuviera dispuesto a ayudar: enfermeros, amigos, estudiantes, religiosos y religiosas, familiares y vecinos de los pacientes postrados en cama. Ella es también la primera en organizar retiros para los pacientes en Polonia. Su perseverancia en la acción le fue ganando más y más adeptos y el reconocimiento generalizado.

¿De donde obtenía la energía para todo esa labor? Sus parientes a menudo la vieron en la iglesia de las Carmelitas Descalzas -que estaba en las inmediaciones de su apartamento- inmersa en la oración. Ella era extremadamente prudente y discreta en el cuidado de los asuntos espirituales de los enfermos, por ejemplo llamando a un sacerdote cuando el paciente lo requería o viendo la oportunidad de celebrar la Santa Misa en el domicilio del convaleciente que no podía ir a una iglesia.

En 1966 enfermó de cáncer. A pesar de las operaciones el mal hizo metástasis, lo que finalmente causó su muerte el 29 de abril de 1973.



Esfuerzos para demostrar su santidad llevaron al inicio del proceso de beatificación , que se abrió 3 de noviembre de de 1998. El 1 de octubre de de 2015, el Papa Francisco promulgó un decreto sobre las virtudes heroicas Ana Chrzanowskiej, en adelante denominada con el título de Venerable Sierva de Dios, finalmente el 7 de julio de 2017 el Santo Padre firmó un decreto que reconoce un milagro obtenido gracias a su intercesión, lo que hace que pueda ser declarada beata, la fecha de la ceremonia de beatificación aún no ha sido señalada.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |