Menu



Voluntades paralizadas
Desde el interior de la propia alma, y con la ayuda de Dios una voluntad debilitada podrá escoger un bien concreto.


Por: P.Fernando Pascual, L.C. | Fuente: Catholic.net




 

La voluntad tiene un dinamismo maravilloso. Con ella nos levantamos por las mañanas, llegamos a tiempo al trabajo, buscamos alcanzar metas, escogemos el descanso que suponemos más adecuado.

La voluntad, sin embargo, puede quedar herida, incluso paralizada, por culpa de una serie de factores internos o externos.

Internamente, la voluntad queda paralizada por culpa de miedos, complejos, dudas, que surgen desde experiencias pasadas o por situaciones de cansancio que nos debilitan.

Externamente, la voluntad queda herida cuando ciertos acontecimientos nos privan de medios para seguir adelante. Por ejemplo, perder el puesto de trabajo limita enormemente las posibilidades de acción de miles de personas.



Algunos filósofos del pasado o del presente, así como diversas escuelas de psicología, han defendido y defienden que las voluntades quedan paralizadas a causa de fuerzas ciegas o de factores mentales que impiden tomar decisiones.

Reconocer la existencia de límites y condicionamientos ayuda a comprender por qué tantas personas han quedado postradas, sin fuerzas interiores, para tomar decisiones buenas para ellos mismos y para quienes los rodean.

Pero esos límites y condicionamientos, en muchos casos, no eliminan por completo la posibilidad de llegar a decisiones que nos saquen de nosotros mismos y nos lancen a la conquista de nuevas metas.

Porque una enfermedad limita, y mucho, a un enfermo, pero no le impide llevar a cabo algunas actividades, aunque sean tan sencillas como entablar un diálogo con un familiar o contestar un mensaje con ayuda del móvil.

Porque los miedos, con toda su fuerza, no impiden a miles de personas levantar también hoy su voz y sus brazos contra los opresores y luchar por un mundo más justo y más solidario.



Porque las dudas, con toda su fuerza envolvente, no anulan las mentes de quienes siguen en búsqueda y desean encontrar esa luz que les lance a la conquista de metas buenas.

Las voluntades pueden quedar paralizadas por muchas causas, pero también existen recursos y posibilidades para romper con la modorra, para liberarse de miedos, para lanzarse a decisiones firmes y concretas.

En ocasiones, solo una ayuda especial librará a la voluntad de algunos de sus límites. Incluso a veces tenemos que invocar a Dios para que sea posible romper dependencias asfixiantes y angustias que paralizan.

Desde el interior de la propia alma, y con la ayuda de Dios y de tantas personas buenas, una voluntad debilitada podrá llegar a este acto sencillo, difícil y magnífico, de escoger un bien concreto. Así alguien habrá conseguido romper barreras y lanzarse a la conquista de la felicidad para sí mismo y para quienes viven a su lado.

 





Compartir en Google+




Consultorios
Pedro Luis Llera Vázquez
Experto en Dirección y Gestión de Centros Educativos Privados. Consejería en Educación y Cultura
P. Llucià Pou Sabaté
Asesoría para la educación del Adolescente.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |