Menu


Video: Un testimonio lleno de alegría
La vida religiosa es una bendición


Por: Daniel Prieto | Fuente: catholic-link



El video de hoy nos presenta un testimonio sencillo que, sin embargo, es un poderoso remezón para todos aquellos que desean responder con fidelidad al amor de Cristo y que están abiertos a acoger con generosidad el Plan de Dios en sus vidas ¿por qué?  Porque en medio de su sencillez esta historia vocacional es un acuciante cuestionamiento que nos pone de nuevo ante la radical pregunta ¿Y qué quiere el Señor de mí?

 

Además, es también un testimonio que cuestiona a quienes aún no conocen, o no han querido conocer, al Señor, pues una vida como la de Sor María Bernardette, es una vida que, a través de una serie de decisiones que no responden a la lógica y a los cálculos de este mundo, orbita en torno a un punto invisible; un punto que va más allá de nuestro campo de visión y del ámbito de lo medible, de lo controlable; un punto que se extiende verticalmente hacia las dimensiones de lo que está “más allá”, de lo desconocido y que por lo mismo implica un lanzarse con radicalidad y confianza en las manos de Aquel nos amó primero.

 

Una vida así escandaliza y confronta tanto al creyente como al no creyente, ante el misterio de una fuerza gravitacional que excede los parámetros de nuestro mundo (lo sobrepasa), generando incluso en muchas ocasiones un cierto temor reverencial. De esta manera la vida que tiene a Cristo como centro, a través de este orbitar lleva nuestra mirad hacia ese punto invisible, que inicia poco a poco a hacerse más y más presente . En el corazón del no creyente surgen preguntas tales como ¿No será acaso todo esto verdad? Si no ¿De donde le viene esa fuerza, esa alegría, ese amor, esa profunda vida espiritual? (como también notaba Sor María Bernadette en el testimonio de las otras hermanas) ¿No será que ese Cristo alrededor del cual gira su vida es en verdad Dios? Y al creyente por su parte le surgen preguntas tales como ¿Qué me pide el Señor? ¿A qué vocación me llama? ¿Cómo puedo amarlo más, con esa fuerza, con esa radicalidad? ¿Cómo hago para que Cristo sea el centro de mi vida?



 

Es interesante en ese sentido notar lo decisivo que fue para Sor María que su mismo ambiente familiar girase en torno al Señor, lo cual se ve reflejado en la constante oración en familia, en el hecho que su madre los llevase diariamente a misa, en ver películas o leer historias de los santos que han vivido de manera ejemplar este ideal…





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!