Menu



Quiero llegar al fin de mi carrera y cumplir con el encargo que recibí del Señor Jesús
Reflexión del evangelio de la misa del Martes 30 de Mayo de 2017

Y nosotros... ¿Cómo hemos cumplido nuestra misión?


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



Hechos 20, 17-27: “Quiero llegar al fin de mi carrera y cumplir con el encargo que recibí del Señor Jesús”
Salmo 67: “Reyes de la tierra, canten al Señor. Aleluya”
San Juan 17, 1-11: “Padre, glorifica a tu Hijo”

 

Cuando revisamos las estadísticas de nuestra patria, quedamos desconsolados al comprobar la cantidad de jóvenes que inician sus estudios, sobre todo superiores, y los poquísimos que los logran concluir; pero todavía la situación se torna más triste cuando este fenómeno lo podemos comprobar casi en todos los aspectos de la vida: en el trabajo, en los propósitos, en la familia, en el matrimonio. Se inicia con grandes proyectos, se sueña, se idealiza y cuando aparecen las dificultades empezamos a abandonar lo que habíamos propuesto.

 

Las lecturas de hoy nos invitan a mirar a Pablo en sus últimos días y a Jesús al final de su misión. Pablo se despide de los presbíteros de la comunidad de Éfeso haciendo una evaluación de su trabajo apostólico en medio de ellos y manifestando con orgullo su actuación siempre a favor del Evangelio: “No he escatimado nada que fuera útil para anunciarles el Evangelio”. Una conciencia clara de lo que ha sido su misión pero también una firme decisión ante el oscuro porvenir que se le presenta. Sin embargo está firme y afirma: “Quiero llegar al fin de mi carrera y cumplir con el encargo que recibí del Señor Jesús”.  Jesús en la última Cena también puede afirmar con toda seguridad: “Padre, ha llegado la hora… Yo te he glorificado sobre la tierra, llevando a cabo la obra que me encomendaste”. ¡Y vaya que si la ha cumplido y con creces! Ha comunicado y vivido las Palabras que le había encomendado el Padre y ahora puede afirmar que ha cumplido su misión. ¿Y nosotros? ¿Cómo hemos cumplido nuestra misión? ¿La hemos dejado a la mitad? ¿Vamos dejando tareas a medias, palabras a medias y misiones a medias?



 

El Evangelio exige una entrega total y una vivencia constante. No es para vivirse un día sí y otro no, no es para darse “vacaciones” y olvidarse de él, no es un traje que hoy nos ponemos y mañana nos quitamos. Vivir el Evangelio es una constante en la vida del discípulo. Necesitamos hoy revisar nuestra fidelidad y nuestra constancia en esta misión.





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |