Menu

Yo soy el camino, y la verdad, y la vida
Reflexión del evangelio de la misa del Viernes 12 de Mayo de 2017

No nos atemos a nuestras pequeñeces que esclavizan el corazon


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo de la Diócesis de Irapuato |



Santos Nereo y Aquileo
San Pancracio

 

Hechos 13,26-33: “Resucitando a Jesús, Dios ha cumplido la promesa que nos hizo”
Salmo 2: “Jesucristo es el rey de las naciones. Aleluya”
San Juan 14,1-6: “Yo soy el camino, y la verdad, y la vida”

 

Tomás, el de las dudas y de las pruebas, desde la última cena manifiesta sus inquietudes y se descubre preocupado porque no entiende el camino de Jesús. Nada hay tan difícil en la vida de una persona como la duda. Cuando se ha decido a seguir un camino podrá afrontar las dificultades y los problemas, pero si no sabe a dónde va ¿cómo encontrará fuerzas para iniciar el camino? Las palabras de Jesús son certeras al pedir que no se pierda la paz. Podrá haber muchos contratiempos y hasta fracasos, podrán aparecer malos entendidos y amenazas, pero si tenemos muy claro nuestro objetivo los podremos superar.



 

La gran dificultad estriba en que muchas veces estamos como Tomás: indecisos, sin saber el camino y sin ni siquiera saber a dónde va Jesús. Quisiéramos llevarlo por nuestros propios caminos y utilizarlo para nuestros negocios e intereses, quisiéramos que su mesianismo estuviera a nuestra medida y reducirlo a nuestros proyectos.  Pero Jesús tiene muy clara su misión a tal grado que Él mismo se nos manifiesta como el camino, como la verdad y como la vida. Tomás ha convivido con Jesús pero no ha descubierto todavía toda la verdad y está en un mar de dudas. Se requiere dejar todo para seguir a Jesús. Se necesita cambiar el corazón para entender sus caminos.

 

Y se necesita mucha fe y mucha esperanza para luchar por una habitación en la casa del Padre. Nos atamos a nuestras pequeñeces que esclavizan nuestro corazón. Resuenan las palabras de Jesús: el que quiera seguirme, que deje todas sus cosas, que venda lo que tiene, dé su dinero a los pobres, tome su cruz y me siga. Pero nuestro corazón se ata y se esclaviza a las cosas materiales a tal grado que a veces sentimos que no valemos si no tenemos. Hoy Jesús nos descubre el verdadero valor. ¿Seremos capaces de ir por el camino de Jesús?

 





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |