Menu


El pudor
¿Pasado de moda?

El pudor inspira una manera de vivir que permite resistir a las solicitaciones de la moda y a la presión de las ideologías dominantes


Por: Eduardo del Valle Conde | Fuente: Catholic.net



Platicando con unas amigas y amigos sobre la situación que prevalece actualmente en relación a la caída de los valores trascendentes y humanos percibí que algunos de ellos no tenían nada  claro que es el pudor y alguien comento que no sabía cómo tratar este tema con sus hijos, ya que en el medio ambiente social y  para muchos jóvenes el pudor es tema “pasado de moda” o sólo lo hacen suyo los viejos anticuados.  En esa ocasión  exprese a mis amistades que el pudor es un valor que al hacerlo suyo la persona se convierte en una virtud que le permite crear en toda ella y su entorno, una zona de protección ética y moral que le ayudara a evitar agresiones a su persona y principalmente a su dignidad.

 

Pues bien, con relación a la virtud del pudor podemos y debemos profundizar debiendo ser muy precisos y claros porque en esta época hay muchas confusiones  y situaciones negativas respecto del pudor, se le minimiza, se hace mofa de una persona pudorosa y se le califica como fuera de época.

 

Este tema no admite confusiones ni errores, hay que buscar información, ir a quienes definen y tienen  autoridad en la materia, en este sentido es bueno ver que dice la Real Academia de la Lengua, transcribo: pudor1. (Del lat. pudor, -?ris). 1m. Honestidad, modestia, recato. El diccionario que tengo en casa, El Pequeño Larousse Ilustrado dice: Pudor (lat. Pudor, oris), Sentimiento de reserva hacia lo que puede tener relación con el sexo. 2. Vergüenza, timidez. Según la concepción de Aristóteles y Santo Tomás de Aquino, la falta de pudor se asocia con falta de vergüenza en el comportamiento. Otras corrientes de pensamiento lo consideran una forma de proteger la intimidad de cada persona, no importa si se es mujer u hombre. Para completar estas ideas, transcribo algo de lo que el Catecismo de la Iglesia Católica precisa en diferentes numerales sobre el valor del pudor: 2521.- “La pureza exige el pudor. Este es una parte integrante de la templanza.



 

El pudor preserva la intimidad de la persona. Designa la negativa a mostrar lo que debe permanecer oculto. Está ordenado a la castidad, cuya delicadeza proclama. Ordena las miradas y los gestos según la dignidad de las personas y de su unión. 2523.- Existe un pudor de los sentimientos como también un pudor del cuerpo. Este pudor rechaza, por ejemplo, los exhibicionismos del cuerpo humano propios de cierta publicidad o las incitaciones de algunos medios de comunicación a hacer pública toda confidencia íntima. El pudor inspira una manera de vivir que permite resistir a las solicitaciones de la moda y a la presión de las ideologías dominantes. 2524.- Las formas que adquiere el pudor varían de una cultura a otra. Sin embargo, en todas partes constituye la intuición de una dignidad espiritual propia al hombre. Nace con el despertar de la conciencia del sujeto. Educar en el pudor a niños y adolescentes es despertar en ellos el respeto de la persona humana. Hasta aquí lo que nos dice el Catecismo de la Iglesia.

 

Ante las ideas anteriores queda bien definido que es el pudor. Es evidente que en la época actual, la sociedad presenta propuestas claramente contrarias a mantener el pudor en niños, adolescentes y adultos a través del reblandecimiento de la conciencia moral y ética de las personas. Televisión, internet, películas, letras de canciones, anuncios espectaculares, la publicidad, con contadas excepciones, promueven la exposición del cuerpo a través de las temáticas que tratan, las modas, la venta de los más variados artículos, que en muchos casos no son necesarios para la persona o la familia se asocian con la exposición del cuerpo; la cultura de los derechos y las libertades promueve que las personas pueden hacer lo que quieran, cuando quieran, con quien quieran, a la hora que quieran viviendo en un mundo de placer y hedonismo. El culto a la persona: cuerpos finos, voluptuosos y esbeltos en las mujeres, musculosos en los hombres,  lanzan al exhibicionismo inmoral y soberbio provocando los ataques físicos a la persona y denigrándola en su dignidad. Sabemos que las personas somos seres sexuados, porque así lo quiso Dios, pero así como tenemos instintos para la procreación y perpetuación de la especie, estamos dotados de inteligencia y voluntad para controlar y encauzar correctamente esos instintos a través de la virtud de la templanza.

 



El pudor también tiene que ver con la forma de tratar la persona los diversos temas de la vida cotidiana, principalmente la sexualidad, con delicadeza, respeto, sin burlas ni procacidades y cómo se comporta en el medio en que se desenvuelve: la escuela, el trabajo, con los amigos. Se piensa que el pudor es propio de las mujeres, pero también los hombres deben crear ese círculo de protección. Pero, ¿Cómo se desarrolla la virtud del pudor? Mamá y papá son los primeros responsables de la educación y formación de la sexualidad de sus hijos, entonces, el pudor se aprende y se desarrolla principalmente en el hogar y son mamá y papá quienes desde la más corta edad, deben formar a sus hijas e hijos en la virtud del pudor que se basa como lo dice el Catecismo de la Iglesia, en el respeto a la dignidad del cuerpo y en el derecho a la intimidad. El Padre Sergio Román plantea que hay algunos aspectos que mamá y papá deben cuidar para un buen desarrollo de la virtud del pudor: “Los padres deben procurar que, tanto los hijos como las hijas, tengan la privacidad que necesitan, aunque esto sea muy difícil en las casitas y departamentitos modernos”. "Cuando todavía son los papás quienes eligen la ropa de sus hijos, procuren no disfrazarlos de adultos ni ponerles ropa provocativa, aunque esté de moda”. “Cuando los hijos son quienes eligen su ropa, no permitan que vistan inmoralmente y explíquenles por qué no son buenas ciertas modas". "El recato, no está reñido con el buen gusto en el vestir”.

 

El P. Román invita a los padres a formar a sus hijos "en el aprecio y respeto de su cuerpo y en la preparación para el amor verdadero, presentando el cuerpo como algo bueno y no como algo malo o vergonzoso”. Dice el Padre Sergio que: “es necesario dar una serie de sugerencias a las jóvenes para evitar que su forma de vestir sea un pretexto para ser intimidadas, violentadas y atacadas sexualmente en una ciudad en donde la violencia forma parte de la vida cotidiana". Las orientaciones personales, amorosas, delicadas, suaves y sin escándalos de papá y mamá a sus hijas e hijos son muy importantes para educar su sexualidad y por ende en la virtud del pudor, pero es más importante su ejemplo por la forma respetuosa y seria de tratar el tema cuando es necesario, por el respeto mutuo que se tengan, por el contenido y carga de sus conversaciones y comentarios, por su forma de vestir, por las atenciones y cariño de papá a mamá y viceversa, por los espectáculos que ven, etc., es decir por el ambiente ético y moral que se viva en familia y en particular con relación a la sexualidad, así estarán formando sólidamente la virtud del pudor en sus hijas e hijos sin dudas ni confusiones, lo que les permitirá desarrollar sin sobresaltos e inquietudes todas sus facultades materiales, afectivas, intelectuales y espirituales, es decir, alcanzar su desarrollo integral, lo que les llevara a ser mujeres y hombres íntegros, útiles a ellos mismos en primer término y útiles a la sociedad que tan necesitada esta de líderes que la guíen para superar el estado deplorable en que se encuentra.

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |