Menu


Mayo, Santa María ruega por nosotros
Es mayo Señor, y la Iglesia que tu fundaste, le ha dedicado este mes a María.


Por: María Esther de Ariño | Fuente: Catholic.net




Vengo ante ti, la Capilla está vacía y en este silencio y soledad encuentro el momento propicio para hablar un rato contigo... podemos hablar de muchas cosas.... y traigo en el alma tantas penas, tantas preocupaciones, tantos desvelos, todos encerrados en mi "pequeño mundo" pero no. Hoy no te voy a hablar de mi, tu me conoces, tu lo sabes todo, Señor...Hoy voy a hablar contigo de Ella, de tu Madre, de mi Madre, porque tu me la diste, me la entregaste desde la Cruz donde ya estabas a punto de morir.


Los brazos de María son los primeros que te abrazaron en una Noche fría pero la más bella y buena de todas las noches y así empezaste a conocer lo que es el amor y el calor de una madre. Después atravesaste montañas y pueblos, siempre arropado en los brazos de una mujer, tu madre, que con el corazón de latir asustado, huía a otras tierras para proteger tu vida.


Tiempo después la vuelta  y la vida tranquila, sencilla y humilde en la aldea de Nazaret...¿ Te acuerdas Jesús del pozo donde la acompañabas a buscar el agua?¿te acuerdas de sus risas, de la mirada de sus ojos dulces y hermosos, desbordada de amor e infinita ternura?...¡Qué bonitos días, cuánta paz, cuánto amor!.


Tu crecías.... te estabas convirtiendo en un joven y Ella siempre a tu lado. Fuiste con tu "padre José “ y Ella a Jerusalen, entraste en el Templo y por aquel “misterioso mandato” te quedaste a participar en la discusiones de los grandes pensadores …y te dolía el corazón porque sabías del dolor de “ ESOS DOS SERES” tan amados al vivir la zozobra de tu ausencia …pero es que ya estabas empezando  a “ cumplir tu Misión “.


Después volviste con "ellos" y ¡qué años tan inolvidables y hermosos! ¡qué unión, qué felicidad, que hogar tan pleno de armonía y de amor!. Cuántas veces la mirarías en el quehacer de las labores en la humilde casa, a la hora de estar reunidos en la comida, en la oración, desbordándose tu amor de hijo en aquella dulce y tierna mujer, sencilla pero con dignidad de reina, alegre y dispuesta... ¡cuánto te quería, cuánto la amabas... ¿te acuerdas Jesús? Y un día la viste llorar...José, "tu padre" había muerto, Ella lo amaba mucho y lloraba...y tus brazos la rodearon y Ella apoyando su cabeza en tu pecho encontró, a pesar de su dolor, la paz.




El tiempo pasó y llegó el día...Día en que habías de "saber decir adiós" y tenías un nudo en la garganta pero la viste a Ella con el brillo de las lágrimas en los ojos, pero serena, otra vez "el fiat" en su corazón, esclava a la voluntad de Dios, pero  con la dignidad de reina y señora despedirte con el más fuerte y amoroso de los abrazos, de unos brazos que  no te volverían a envolver y apretar contra su corazón hasta que te entregaran en ellos después de bajarte de la cruz...¡qué despedida, Jesús, qué despedida!. Así los dos nos enseñasteis a "saber decir adiós.".


Seguro que alguna vez regresaste para verla y estar con Ella pero... tu Misión había comenzado y  ya no "eras suyo".


Después Tu subiste al Calvario y Ella lo subió contigo para estar al pie de la cruz. ¡Jesús, si habías tenido todos los más crueles sufrimientos que un hombre puede tener, creo que ninguno pudo atormentar tu corazón como el volverla a ver en aquellos momentos! y nos la diste por Madre para que sus brazos, ya sin ti, pudieran abrazar a toda la Humanidad y en ella, a mí !. ¡Gracias, Jesús!.


¡Aleluya, Aleluya!. Otra vez Tu y Ella abrazados. ¡ Madre querida, aquí estoy, he resucitado!.¿Te acuerdas ,Jesús?. ¡No hubo una mañana más hermosa para Ti y para Ella!.
Y después el tiempo pasó...y un día, un día muy especial, Ella subió al cielo para estar contigo, con San José, con los Santos y los ángeles en la infinita y gloriosa presencia de Dios.


Estamos en el mes de mayo Jesús, y hemos hecho un pequeño recuerdo de esa gran mujer, ejemplo de todas las madres del mundo: Estrella de la mañana, Reina de los  ángeles, Virgen fiel, Virgen misericordiosa, Puerta del Cielo, Salud de los enfermos, Refugio de los pecadores, Reina de la Paz....


Señor, Jesús, gracias porque tu Madre es mi Madre.
Santa MARÍA, ruega por nosotros, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

También en este mes festejamos el Día de la Madre . Las que partieron y nos siguen amando desde el Cielo y las que todavía están con nosotros, sabemos que no hay un amor como ese amor, que es  el que más se asemeja al de nuestro Padre Dios, pues lo da todo sin pedir nada a cambio, tal vez si, una sola cosa, al igual que el SEÑOR…
¡ QUÉ LAS AMEMOS ! .

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |