Menu

¿Qué hay detrás de los ataques a la Virgen?
El Exorcista de Padua, P. Sante Babolin, asegura que el Demonio puedde actuar en los seres humanos, convirtiéndolos en instrumentos de su lucha contra la Iglesia


Por: Jesús Vladimir Alcántara Flores | Fuente: Siame.mx



En meses recientes se han hecho virales en internet tres acontecimientos que lastiman el corazón de los católicos, por la falta de respeto con que se utiliza la imagen de la Virgen María: en el primero, la hermana dominica Sor Lucía Caram, a quien se ha calificado de “cizaña crecida junto al trigo”, declaró para un programa de televisión que la Virgen y san José tuvieron relaciones sexuales; en el segundo, el “Drag Queen” español Borja Casillas protagonizó un espectáculo vestido de la Virgen, en el que pronunciaba frases sarcásticas con connotaciones sexuales, y en el tercero, una joven argentina, durante las actividades masivas llevadas a cabo por el Día Internacional de la Mujer, realizó un performance ataviada de la Virgen, simulando un aborto frente a la Catedral de Tucumán. Pero, ¿a qué responde este repentino brote de agresiones contra Nuestra Santísima Madre? Desde la fe platicó sobre el tema con el P. Sante Babolin, el “Exorcista de Padua”, para conocer su opinión. 

El sacerdote italiano considera que dichos ataques provienen justamente del Demonio, quien deja ver su intento por extraviar a los seres humanos a través de una ideología que ataca las enseñanzas de la Iglesia, misma que rechaza los arquetipos naturales y culturales de feminidad y masculinidad, como en el pasado ocurrió con el ateísmo, al que la fe católica resistió con firmeza. “Ante el fracaso de la embestida de los no creyentes, ahora, para lastimar y confundir al pueblo católico, se ataca a la Virgen María, a quien el Demonio odia. Como prueba de ese odio, en un exorcismo, mientras que yo invocaba con insistencia a la Santísima Virgen María, el Maligno me contestó: ‘No soporto más a Aquélla, y a ti tampoco te soporto más’. Entonces yo, señalando el tabernáculo, le respondí: ‘Yo soy un servidor de Él; con Él tú no tienes nada qué ver. Y él dijo con enojo: ‘¡Cura, no entiendes nada! No te soporto, porque tú eres la Iglesia que siempre se interpone, y yo no puedo hacer nada contra la Iglesia’”.

    Señala que esas palabras del Demonio le hicieron pensar inmediatamente en la promesa que Jesús hizo a Pedro al decirle: “Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder de la muerte no prevalecerá contra ella”, y en seguida pensó también en la Madre de la Iglesia, que es la Santísima Virgen María. Explicó que tanto odio del Demonio hacia la Virgen responde a que es la Madre de Jesús de Nazareth, quien ha redimido a la humanidad con la cruz; y también a que Ella, como nueva Eva, es también la Madre de todos los redimidos; “el Concilio Vaticano II declara que María, hija de Adán, al aceptar el mensaje divino, se convirtió en Madre de Jesús, y al abrazar de todo corazón y sin entorpecimiento de pecado alguno la voluntad salvífica de Dios, se consagró totalmente, como esclava del Señor, a la persona y a la obra de su Hijo”.

El también profesor emérito de la Universidad Gregoriana de Roma refiere que en el Génesis se lee un texto ilustrativo sobre el tema, el de la maldición de la serpiente y la venganza de la Mujer sobre ella: “El Señor Dios dijo a la serpiente: ‘Por haber hecho esto, maldita seas entre todos los animales domésticos y entre todos los animales del campo… y pondré enemistad entre ti y la Mujer, entre tu linaje y el suyo; ella te aplastará la cabeza y tú le acecharás el talón’, texto que así se evoca en el Ritual de Exorcismos: ‘No te atrevas nunca más, serpiente astuta, a engañar al género humano, a perseguir a la Iglesia de Dios, a sacudir y cribar como trigo a los elegidos de Dios… Te lo ordena el signo de la Cruz y el poder de todos los Sacramentos de la fe cristiana. Te lo ordena la excelsa Virgen María, Madre de Dios, que aplastó en su humildad, desde el primer instante de su Concepción inmaculada, tu cabeza soberbia’”. 

Señala que generalmente los exorcismos se realizan en oratorios o lugares donde destaque la imagen del Crucificado y donde también haya una imagen de la Virgen María. “En mi experiencia –hasta ahora he celebrado 2 mil 300 ritos de exorcismo–, puedo decir que la invocación de la Santísima Virgen María a menudo provoca reacciones significativas en la persona exorcizada; sin embargo, las reacciones son más fuertes cuando se hace referencia a sus apariciones, por eso a menudo lo hago bajo el título de Nuestra Señora de Lourdes, de Fátima, de Medjugorje, de Guadalupe, y en este caso utilizo esta fórmula: ‘Santa María, Nuestra Señora de Guadalupe, Reina del Tepeyac’”. 



El P. Sante Babolin asegura que algunas de las reacciones más visibles se presentan al citar algunas partes del Nican Mopohua; por ejemplo, cuando se les dice lo siguiente: “Por favor, presta atención a esto, ojalá que quede muy grabado en tu corazón, hijo mío, el más querido: no es nada lo que te espantó, te afligió; que no se altere tu rostro, tu corazón… ¿Acaso no estoy yo aquí, yo que tengo el honor de ser tu Madre? ¿Acaso no estás bajo mi sombra, bajo mi amparo? ¿Acaso no soy yo la fuente de tu alegría? ¿Qué no estás en mi regazo, en el cruce de mis brazos?”. 

    Para explicar la manera en que ahora estas personas han podido ser instrumento del Demonio en sus perversos planes, señala que el Maligno puede actuar en los seres humanos, incluso sin nuestro consentimiento, operando principalmente en la esfera de la sensibilidad y de la comunicación interpersonal. “El instrumento que habitualmente usa para atraparnos es el dinero, ya que ofrece la posibilidad de satisfacer los impulsos que convergen en el placer y el poder; nos subyuga a él manipulando la verdad, ofreciéndonos su luz deslumbrante, mostrándonos su versión de ‘libertad’ y prometiéndonos pronta satisfacción de nuestros caprichos. En cuanto a la comunicación interpersonal, el sentido de ver se está imponiendo al sentido de escuchar; y consecuentemente la imagen a la palabra; es decir, que el deseo precede a la reflexión”. 

Finalmente, el P. Sante Babolin invita a los católicos, en la medida en que las leyes lo posibiliten, a presentar denuncias por agresión a la religión, a organizar eventos públicos debidamente animados con la oración y el rezo del Rosario, contemplando los Misterios Dolorosos, y asistir a Misas en lugares en que se lleven a cabo las ofensas, como si fuera un nuevo grito de libertad de los cristianos. “Pueden también comprometerse a rezar el Santo Rosario en familia, al menos durante un tiempo”.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |