Menu


Leopoldina Naudet, Beata
Virgen y Fundadora, 17 de agosto


Por: Antonio Borrelli y Emilia Flocchini | Fuente: Santiebeati.it



Virgen y Fundadora

En Verona, Italia, Beata Leopoldina Naudet fundadora de la Congregación de las Hermanas de la Sagrada Familia.

Fecha de beatificación: 29 de abril de 2017, durante el pontificado de S.S. Francisco

Breve Biografía


La infancia y primera educación

Leopoldina nació en Florencia 31 de de mayo de 1773, sus padres fueron Joseph Naudet, francés, y Susanna de Arnth, alemana; ambos estaban al servicio del Gran Duque Leopoldo I de Habsburgo-Lorena, quien fue su padrino de bautismo. Tres años después quedó huérfano de madre.

En 1778, cuando tenía cinco años, se llevada al monasterio de los oblatos agustinos, llamado San José, cercano a la iglesia de San Frediano en Castello (Florencia), junto con la hermana Luisa, con la que convivió durante mucho tiempo y con quien estuvo siempre estrechamente unida. Leopoldina se distinguió por su comportamiento y por su espíritu de oración, por lo que recibió el Sacramento de la Confirmación y la Primera Comunión antes de tener la edad normalmente requerida: en 1781 y 1782 respectivamente.



Con su hermana en Soissons

En 1783, las dos hermanas, por expresa voluntad del gran duque, su padre las llevó a Francia, para que allí continuaran sus estudios en el colegio e internado femenino de Nuestra Señora de Soissons, ciudad de la que provenía su familia.

Leopoldina, desde un punto de vista cultural, progresó muchos, llegando a dominar varios idiomas (francés, alemán e italiano), junto a su padre visitó iglesias y mueseos de París y además leyó muchos libros, incluso algunos de naturaleza espiritual avanzada; iba a menudo a rezar en la iglesia del monasterio y, además, con la ayuda de una de las monjas, aprendió a fortalecer su sensible naturaleza.

Institutriz de los hijos de Gran Duque

En 1789, esto es dos años después de la muerte de su padre, y ya con dieciséis años, su hermana y ella retornaron a Florencia. Las dos fueron invitadas a la corte de Leopoldo I en el Palazzo Pitti: tenía la tarea de institutriz de los hijos de Gran Duque. Cuando se convirtió en emperador de Austria en 1790, sucediendo a su hermano José II, se mudaron a Viena para continuar -en el nuevo palacio- con su tarea.



Aquí Leopoldina se puso en contacto con un jesuita, el padre Nikolaus von Diessbach, que se convirtió en su director espiritual. El sacerdote era el fundador de la "Amistad Cristiana" [1], un selecto y secreto grupo formado por laicos y clérigos, dedicado a la difusión de la prensa católica. Mientras que vivía en el palacio más lujoso de Europa, Leopoldina no se dejó atraer por la vida mundana que allí se vivía.

Junto archiduquesa María Ana

En 1792 murió el emperador Leopoldo y las hermanas pasaron al servicio directo de la hija de aquel, la archiduquesa María Ana de Habsburgo-Lorena, hermana del nuevo emperador Francisco II. Mujer muy religiosa y dispuesta a consagrarse a Dios, en las hermanas Naudet encontró dos confidentes con las que compartía el mismo ideal.

Cuando fue nombrada superiora de las Canonesas de San Jorge en Praga, un grupo de mujeres de la nobleza que tenían la intención de llevar vida monástica y dedicarse a obras de caridad, se mudaron a Praga en Checoslovaquia.

El ambiente íntimo creado por la archiduquesa, favoreció aún más al deseo de Leopoldina te llevar una vida religiosa; divide su tiempo entre la oración y la respuesta a aquellos que necesitaban ayuda.

Las Amadas de Jesús

Disuadido por su director espiritual de entrar entre las Trapenses, en 1799 conoció al Padre Niccoló Paccanari, quien, después de la disolución de la Compañía de Jesús [2], había tratado de revivir el espíritu de San Ignacio de Loyola a través de los Padres de la Fe. El sacerdote también tenía en mente crear un instituto femenino con fines educativos: Las Amadas de Jesús (Le Dilette di Gesù).

Las tres mujeres vieron un signo de la Providencia en ese encuentro, así, el 31 de mayo de 1799, en la capilla reservada a la archiduquesa en abadía benedictina de Praga, pronunciaron sus votos religiosos, comprometiéndose a vivir para "la mayor gloria de Dios y al servicio del prójimo". Leopoldina fue nombrada superiora.

Una larga peregrinación a Italia

En 1800, con la intención de obtener la aprobación del nuevo instituto, regresó a Viena, y luego inició un largo viaje a Roma. En Padua se encontraron con el Papa Pío VII, que las animó a continuar con la obra.

Continuaron viajando hasta que, finalmente, llegaron a Roma en febrero de 1801, Las Amadas de Jesús se establecieron en aquella ciudad. Más tarde se fundaron otras casas en Inglaterra y Francia, a través del apostolado de los Padres de la Fe.

A partir de 1804, tras fuertes acusaciones que comprometían ??el nombre del P. Paccanari, los Padres de la Fe y las Amadas de Jesús emprendieron su camino por separado; ellas, bajo la guía de una antigua superiora de las Amadas francesas: Magdalena Sofia Barat se integraron a la Sociedad del Sagrado Corazón.

Compañero de San Magdalena de Canossa

En el 1805 Leopoldina dejó Roma junto a las hermanas de hábito, para ir primero a Padua y luego a Verona, por recomendación de Monseñor Luigi Pacifico Pacetti, predicador apostólico y amigo del Papa Pío VII, Leopoldina fue directora espiritual de la marquesa Magdalena de Canossa, quien estaba decidida a fundar un instituto caritativo-asistencial, dedicado también a la educación de las clases más pobres: este fue el núcleo de las Hijas de la Caridad.

Leopoldina se ofreció para colaborar, junto con sus hermanas, en la iniciativa de la marquesa y el 8 de mayo de 1808, la siguió al clausurado monasterio de los Santos José y Fidencio, en el distrito de San Zenón. Magdalena tenía tal estimación por Leopoldina que sus discípulas quedaron a cargo de ella.

La ayuda de San Gaspar Bertoni

El perfil espiritual de Leopoldina, sin embargo, era bastante diferente: se sentía más orientada a una vida de clausura y de servicio apostólico, planeaba también dedicarse a ayudar en la formación de las chicas de la clase alta. Su experiencia en el servicio del emperador, de hecho, la había convencido de la necesidad de comenzar desde las clases altas, donde las mujeres estaban en peligro de ser atrapadas por una vida frívola que, a la larga, las aleja de los más pobres y produce una sensación de aburrimiento.

La comunidad Canosiana, cuyas integrantes no eran monjas, tenía como confesor a Don Gaspar Bertoni, más tarde fundador de la Congregación de los Sagrados Estigmas (Estigmatinos). Leopoldina, guiada por su consejo, creció en el espíritu del más puro abandono en Dios y estudió las Reglas de otras congregaciones religiosas, para delinear la que sería la suya.

Nacimiento de las Hermanas de la Sagrada Familia

En 1816, con sus compañeros, Leopoldina se despidió de Magdalena de Canossa, quien siempre mantuvo un gran respeto por ella. El 9 de noviembre de ese año se instalaron en el antiguo convento de Santa Teresa en Verona: aquel fue el inicio del Instituto de las Hermanas de la Sagrada Familia.

El nombre se debe a la intuición de que Leopoldina tuvo cinco años antes, mientras oraba. Así lo describió en sus notas privadas: "Orando he tenido la idea de colocar el Instituto bajo la protección de la Sagrada Familia, y disfrutar de aquellas cosas que ayuden a mantener ese camino de imitación a Jesucristo, tanto en la vida privada como en la pública".

Las hermanas hicieron votos de mantener estricta clausura y, al mismo tiempo, estar abiertas al apostolado de la educación. Por esta razón, Leopoldina abrió un internado para niñas nobles de todo el reino Lombardo-Véneto, no sólo para las de Verona. Junto a esta estructuración, inauguró una escuela externa, totalmente gratuita, para las niñas y las jóvenes no tan ricas. Quería que sus casas religiosas sean lugar de acogida para organizar encuentros de formación y ejercicios espirituales y además tuvieran un oratorio para las mujeres jóvenes.

La aprobación del Instituto y su muerte

La aprobación del gobierno, necesaria según las leyes de esa época, llegó en 1833. El 20 de diciembre de ese mismo año, el Papa Gregorio XVI también concedió la aprobación pontificia.

Madre Leopoldina exclamó, mientras agitaba la carta con el decreto y levantaba los ojos al cielo: "¡Basta!. Dios no quiere nada más de mí. Ahora puedo decir: "Nunc dimittis ... [3]". No mucho tiempo después enfermó con fiebre alta. Parecía recuperarse, pero tuvo una recaída y murió el 17 de agosto de, 1834.

El próximo viaje

Las hermanas de la Sagrada Familia continuaron su trabajo a pesar de los acontecimientos políticos que llevaron a la unificación de Italia y las leyes que suprimían órdenes e institutos religiosos. Se mantuvo la vida de clausura hasta que, en 1904, se vieron obligados a trabajar para mantenerse. Por otro lado, esto les permitía poder abrir casas fuera de Verona.

El 8 de septiembre de, 1948 obtuvieron la aprobación de la reforma a su Regla, se había conservado la inspiración original, pero cambió su forma de vida: las hermanas se convirtieron en una congregación de vida activa. En el mismo año, los restos de la Madre Leopoldina se trasladaron a la capilla de la nueva casa matriz.

Actualmente las hijas espirituales de la madre Leopoldina siguen dedicándose a la formación y la educación de los niñez y juventud, así como a actividades enfocadas a las familias y al servicio de la comunidad parroquial. Tienen casas no sólo en Italia, sino también en Brasil, Filipinas y Mozambique.

Artículo relacionado:
Milagro aprobado para la beatificación de la Madre Leopoldina

____________________________________

Notas

[1] Los grupos de "Amistad Cristiana" acercaban almas a Cristo a través de la amistad personal y la difusión de libros de inspiración católica.
[2] Por Clemente XIV en 1773
[3] Nunc dimittis son las primeras palabras, en latín, del Cántico de Simeón, significan "Ahora dejas" (En el Evangelio según San Lucas el cántico inicia en el capítulo 2, versículo 29 con esta frase: Ahora, Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz).

Editado y traducido para Catholic.net por Xavier Villalta A

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |