Menu

Beato Federico Ozanam, modelo de Laico
Nació el 23 de abril de 1813, en Milán, murió el 8 de septiembre de 1853, en Marsella. 40 años repletos de acción y compromiso cristiano.

Desde sus primeros años comprendió que era necesario ser coherente en la aplicación del sentido común y la práctica del cristianismo


Por: José Gómez Cerda | Fuente: Catholic.net



Federico Ozanam nació el 23 de abril de 1813, en Milán, murió el 8 de septiembre de 1853, en Marsella. 40 años repletos de acción y compromiso cristiano.

 

En noviembre de 1831 el joven Ozanam se trasladó a París a estudiar en la facultad de Derecho en la Universidad de La Sorbona, donde tuvo la suerte de encontrarse como tutor y orientador al científico ANDRE MARIA AMPERE (1775-1836), físico, descubridor de las fórmulas de las relaciones cuantitativas de las magnitudes magnéticas y eléctricas, formula que se conoce con su nombre: « AMPERIMETRO ». Inventor del primer telégrafo eléctrico y autor de la teoría del electromagnetismo.

 

Esto ayudó a la formación de Ozanam, conociendo la realidad de la sociedad que vivía, el estado de miseria en que se desarrollaba gran parte de la sociedad francesa.



 

Desde sus primeros años de su vida de estudiante Federico Ozanam comprendió que era necesario ser coherente en la aplicación del sentido común y la práctica del cristianismo, así como coligar la religión con la libertad.

 

Una de las primeras personas que él admiró fue al padre HENRI LACORDAIRE (1802-1861). Ozanam iba al Colegio Stanislas a escuchar sus interesantes conferencias. De él aprendió a prescindir de las cosas materiales, pero nunca perder la fe y la virtud.

 

En 1833, con un grupo de jóvenes cristianos fundó LAS CONFERENCIAS DE SAN VICENTE DE PAUL, una asociación cuyos miembros unificaban la fe práctica con obras de caridad. « MIRAR SIEMPRE HACIA ADELANTE »

 

El 10 de junio de 1836 murió su tutor André María Ampére, en Marsella. Ozanam que lo tuvo como su segundo padre, a quién expresó estas lapidarias palabras.

 

« Bello fue ver de cerca la obra que el cristianismo había realizado en aquella gran alma: aquella sencillez, pudor del genio que todo lo sabe y tan solo ignora lo mucho que vale, aquella su caridad afable y comunicativa, y su benevolencia que sabía adelantarse a todos, y a todos recibir en sus brazos. »

 

Federico Ozanam se casó el 23 de junio de 1841, con María Soulacroix. Después de pasar varios meses en su pueblo natal se instalaron nuevamente en París, él pasó a ocupar el cargo de Profesor en La Sorbona, además se encargó de las clases de retórica del Colegio Stanislas.

 

Desde su inicio como Profesor en La Sorbona tuvo un público muy selecto, no solo se beneficiaban de sus cátedras los estudiantes de su facultad, además asistían otras personas interesadas en escuchar sus exposiciones, entre ellos Ernest Renan (1823-1892), quién luego se convirtió en escritor, filólogo e historiador. Renan escribió obras como «Vida de Jesús », «Orígenes del Cristianismo, « Los Apóstoles y el Anticristo ». Sobre la época que trató a Ozanam dijo: « No salgo nunca de las clases de Ozanam sin sentirme más resuelto a lo grande, más valeroso y más dispuesto a conquistar el futuro. »

 

Otro que admiraba las cátedras de Ozanam fue Alphonse de Lamartine (1790—1869), que se destacó como poeta y escritor, representó el romanticismo, él escribió: « Envolvía la palabra de Ozanam una atmósfera de ternura hacia los hombres, un aire balsámico como procedente del paraíso. En cada uno de sus movimientos respiratorios parecía que nos arrebataba el corazón, dándonos el suyo »

 

En 1846 fue reconocido como « Caballero de la Legión de Honor ». Para esa fecha la Conferencia de San Vicente de Paul llegaba a los 9.000 miembros, se organizaron en diversas regiones de Francia, y en otros países.

 

Se replanteó que no solo la caridad era necesario sino que era urgente la institucionalidad, acompañada de un nuevo factor: La Democracia. « He creído y creo aun, en la posibilidad de la DEMOCRACIA CRISTIANA; más aun, no creo en otra cosa, tratándose de política. »

 

Esta nueva etapa de Ozanam era para impulsar la acción del cristianismo social, quería descubrir lo que era verdaderamente el pueblo, no solo desde una cátedra universitaria, sino en su verdadera realidad. « Vayamos hacia esa Democracia, hacia el pueblo que no nos conoce.

 

Persigámosla. Ayudémosle, no solo con la limosna que ata al hombre, sino también con nuestros esfuerzos para lograr instituciones que, al independizarse, los hagan mejores...»

 

El Padre Lacordaire compartió y respaldó esos criterios, tenía una visión de futuro y consideraba que ahí estaba la razón del cristianismo social.

Los derechos que planteaba Ozanam estaban a tres niveles:

 

1.- Participación del pueblo en la Administración Pública.

2.- Garantías para el futuro, lucha contra el DESEMPLEO.

3.- Seguridades contra la miseria, protección a los desposeídos.

 

Para lograr estas reivindicaciones era necesario institucionalizarse con el lema de « VERDAD Y MORALIDAD ».

 

Para esos años las Conferencias de San Vicente de Paul llegaban a 363, tenían además 17 en Inglaterra, 16 en Holanda y 11 en Canadá. Estas Conferencias se iban desplegando por todos los países civilizados.

 

Ozanam deseaba ese cambio político que representaba a los que no tienen nada contra los que tenían demasiado, la pobreza contra la opulencia, en el fondo fue una revolución por la cuestión social.

 

En 1848 se fundó el periódico « LA NUEVA ERA », entre los fundadores estaban el Padre Lacordaire, Montelambert, Lamenais y Ozanam En uno de sus primeros números Ozanam planteó:

 

« La reciente revolución se hizo contra la corrupción de una sociedad relajada que ya ni siquiera tenía el valor de detestar el mal. Y esa revolución pueda tan solo terminar por el surgimiento de una sociedad mejor, sociedad que haya crecido en el trabajo, en las privaciones y en todo lo que contribuye a reafirmar las conciencias y formar el carácter.

 

Esa sociedad es pobre, es laboriosa. Le falta tan solo el ser casta para poseer todas aquellas cualidades que hacen a las naciones fuertes. Precisa que ella se resguarde por medio de leyes severas y que crezca entre costumbres varoniles, para que logre así las promesas de la Providencia. »

 

En medio de la revolución la ciudad de París quedó en un estado desastroso; muertos, heridos por todos lados. Ante esa situación la distribución de medicinas y alimentos a domicilio estuvo confiada a los « Vicentinos » (como llamaban a los miembros de las Conferencias de San Vicente de Paul), ellos se encargaban de distribuir los socorros del Estado entre los insurrectos, servir como mediadores, curaban a los heridos y socorrían a los desempleados.

 

Meses después se presentó una epidemia de cólera, nuevamente fueron los « Vicentinos », los encargados de atender y socorrer a las víctimas. « MIRAR SIEMPRE HACIA ADELANTE »

 

Ozanam continuó escribiendo en el periódico « La Era Nueva », junto con el Padre Lacordaire y con Montelambert. Descubrió la miseria que padecían 267.000 obreros que quedaron sin trabajos, en París, como consecuencia de la insurrección del 48, lo que él atribuye a las causas morales.

 

« Lo que he aprendido en la historia me da derecho a creer que la democracia es el término natural del progreso político y que Dios conduce al mundo hacia ella”.

 

El 9 de abril de 1849 fue cerrado el periódico « La Era Nueva ». Ozanam se dedicó a escribir, por breve tiempo lo hizo en « El Universo », donde inició su trabajo sobre « LOS POETAS FRANCISCANOS » destacando a San Buenaventura, el Hermano Pacífico, Jacomino de Verano, y al poeta mayor Jacapone de Todi. Además de las obras de las Conferencias de San Vicente de Paul, Ozanam inició una cátedra sobre la Civilización Cristiana.

 

El 23 de abril de 1853 cumplió 40 años de edad, estaba demasiado enfermo, vuelve a Italia, la vida se le va, en reposo y oraciones, trata de regresar a París, pero solo puede llegar a Marsella, donde murió el 8 de septiembre de 1853. Sus restos reposan en París bajo la inscripción:

« POR QUE BUSCAS ENTRE LOS MUERTOS AL QUE ESTA VIVO? ».

 

Entre sus obras literarias más importantes están: “Dos Cancilleres de Inglaterra.” Los Bienes de la Iglesia”. Los Germanos antes del Cristianismo“ El Cristianismo ante los Francos.“ El Sacro Imperio Romano. “Historia de la Civilización por el Cristianismo. (Obra inconclusa) “La Civilización en Tiempo de los Bárbaros. “ La Vida Popular de San Eloy (Patrono de los Obreros metalúrgicos).” El Libro de los Enfermos. “Una Peregrinación al País del Cid. (Obra póstuma).Sobre su viaje a España.

 

Ozanam, con solo 40 años de vida, puede considerarse como líder de las juventudes, a quién dedicó toda su vida, en sus servicios y estudios.

 

El 15 de marzo de 1925 la Sociedad San Vicente de Paúl sometió al Vaticano la beatificación de Federico Ozanam.

 

El 22 de agosto de 1997, dos días antes de la misa en París, donde se reunieron más de un millón de personas, el Papa Juan Pablo II, BEATIFICO en la Catedral NOTRE-DAME, a FEDERICO OZANAM, el laico más lucido, ejemplo de la juventud.





Compartir en Google+




Consultorios
Reportar anuncio inapropiado |