Menu


Acompañemos a Jesús en el dolor y en el gozo en familia.
5 Tips para vivir el dolor de la pasión, muerte y resuección de Jesús

De esta forma estaremos acompañado a Jesús en estos días y consolándolo con nuestra vida para que podamos recibir con mayor conciencia y con mayor amor


Por: Silvia del Valle | Fuente: www.tipsmama5hijos.com



En la actualidad, para muchas familias, Semana Santa significa vacaciones y diversión, sin darse cuenta que en realidad son días en los que debemos acompañar a Jesús en su dolor y en el gozo, aún en nuestras vacaciones.

Para nuestros hijos puedes ser un poco confuso esto pero en nuestras manos está el que lo tengan claro y que sepan cómo hacerlo, por eso aquí te dejo mis 5Tips para acompañar a Jesús en su dolor y en el gozo en familia.

 

PRIMERO. Llévate a Jesús contigo.
En esta Semana Mayor es bueno que no perdamos de vista que el protagonista es Jesús y que todo lo demás es secundario y que le debemos dar el lugar adecuado.

Si logramos salir de vacaciones, es una gran bendición, pero no olvidemos llevarnos a Jesús con nosotros y hacerle un tiempo en nuestra apretada agenda para estar con El, acompañándolo en cada acontecimiento, aún si estamos fuera de casa.



Seguro que a donde vayamos habrá una capilla o templo para vivir cada oficio, conforme a lo que marca la liturgia de estos días un si nuestros hijos están muy pequeños, podemos prepararles algunas actividades para que comprendan lo que van a vivir.

Al final de cuentas, si tenemos la gracia de descansar y tener vacaciones, es por que Dios así lo ha permitido, así que no nos quita nada dedicarle unos minutos al día para acompañarle.

Pero esto, debemos nosotros los papás, ser los promotores y vivir los oficios adecuadamente, así nuestros hijos podrán también vivirlos así.

 

SEGUNDO. Prepara algunas reflexiones sobre lo qué pasa cada día.
Sobre todo si nuestros hijos son pequeños ya que es más fácil ubicarnos y acompañar a Jesús como se merece.

Podemos basarnos en el Evangelio, o en la película de la pasión, o en alguna película para niños que nos apoye con nuestros pequeños para entretenerlos y a la vez ubicarlos en lo que se va a vivir.

También existen algunos videos en internet que nos pueden apoyar con los más grandes.

Si son más grandes nuestros hijos, podemos hacer Lectio Divina para reflexionar sobre lo que Jesús ha vivido por nosotros, en ese acto de amor infinito que es la pasión, muerte y resurrección.

 

TERCERO. Date permiso de sentir con Jesús.
Es muy común que conforme pasan los años, nos volvemos mas fríos y cerrados a expresar nuestros sentimientos, pero es muy bueno que en este camino de la Cruz podamos acompañar a Jesús y nos demos permiso de sentir con El.

El dolor, no es algo a lo que le debamos huir, sino que es un medio para purificarnos si es ofrecido con amor, por eso es muy bueno que enseñemos a nuestros hijos a acerco desde pequeños y los días santos son el periodo ideal para hacerlo, porque el sacrificio de Jesús es el ejemplo más claro que podemos tener de un dolor ofrecido que se vuelve redentor y que genera un gozo por lo que se logra con El.

Nuestros hijitos pueden aprender a ofrecer sus pequeños dolores cotidianos viendo el gran sacrifico que hizo Jesús en la Cruz y así logramos divinizar nuestros actos y unirlos a los méritos de Jesús para salvar más almas.

El dolor es un sentimiento que debemos permitir a nuestros hijos vivir y comprender, así los estamos armando para la vida, porque en la vida cotidiana tenemos un sinfín de momentos dolorosos que nos pueden dar grandes oportunidades de crecimiento personal y familiar y a la vez, nos permite uniros a Jesús en su dolor.

En cuanto al gozo, es más fácil querer vivirlo, pero también es necesario darle su justo valor y vivirlo con sobriedad, unido también al gozo de Jesús.

Jesús fue humano además de Dios y nos da n ejemplo claro de como debemos vivir, tanto en el dolor como en el gozo, así que en esta Semana Santa podemos comenzar a vivir como El.

 

CUARTO. Que tu estilo de vida sea coherente con tus sentimientos.
Es importante que nuestros hijos vean que somos coherentes, es decir, que lo que decimos y hacemos van en la misma línea, es por esto que si decimos que vamos a vivir la Semana Santa en familia lo debemos hacer hasta las últimas consecuencias.

Si le hacemos un hueco en nuestra agenda a cada oficio es más fácil que no lo olvidemos y que podamos planear nuestros otros compromisos al rededor de los oficios.

 

QUINTO. Prepara una gran fiesta para la Pascua.
La Pascua es la gran fiesta para nosotros los católicos por lo que es bueno hacer una comida familiar o por lo menos hacer algo especial en familia para celebrarlo.

Por medio de la Pascua nuestro Señor Jesucristo nos ganó el cielo y nos dio la vida eterna, por lo que estamos seguros de que, si somos buenos y hacemos la Voluntad de Dios, algún día estaremos envío su presencia.

Nuestros hijos deben comprender este acontecimiento y dimensionarlo en toda su magnitud, por eso es bueno tener signos visibles y fáciles de entender por ellos para vivirlos en familia.

Una comida, una cena, un paseo o alguna celebración familiar soben excelentes recursos para lograrlo.

Y si además nos juntamos con otras familias, pues es mejor, así compartimos con nuestros hermanos la alegría de la salvación que Jesús nos regaló con su vida, pasión, muerte y resurrección, por el infinito amor que nos tiene.

De esta forma estaremos acompañado a Jesús en estos días y consolándolo con nuestra vida para que podamos recibir con mayor conciencia y con mayor amor, las gracias que Dios nos tiene reservadas en estos días Santos.

Y no olvidemos que no podemos acompañar a Jesús en su pasión y muerte, si nos es al lado de María, en ella tenemos el mejor ejemplo de cómo acompañarlo.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |