Menu


Los fariseos dicen una cosa y hacen otra
Reflexión del evangelio de la misa del Martes 14 de Marzo de 2017

No es ambicionando honores, ni puestos como viviremos su evangelio.


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo Coadjutor de la Diócesis de San Cristobal de las Casas |



Isaías 1,10.16-20  “Aprendan a hacer el bien; busquen la justicia”

Salmo 49: “Muéstranos, Señor, el camino de la salvación”

San Mateo 23,1-12: “Los fariseos dicen una cosa y hacen otra”

 

Las palabras de Jesús nos pueden parecer duras si nos las aplicamos a nosotros. Es fácil condenar a los demás o maldecir a aquellos escribas y fariseos que se han sentado en la cátedra de Moisés. Pero si hacemos actuales estas palabras descubriremos que se nos ha metido en el corazón esa ambición de poder, ese gusto porque nos reconozcan y nos hagan caravanas. Nos quedamos lejos del evangelio de Jesús y preferimos las comodidades que nos brinda un evangelio hecho a nuestro gusto y justificado en necesidades que no provienen de exigencias evangélicas, sino de la ambición de comodidades y honores. Decir una cosa  y hacer otra.



 

Cuando en días pasados me hacían reflexionar por qué tanto escándalo en los pecados de la Iglesia y de sus ministros, encontrábamos la causa no en que seamos los únicos pecadores, sino en esa incoherencia de exigir una conducta y nosotros llevar otra. Los pecados son mucho más graves cuando se tiene mayor conocimiento y mayor responsabilidad. Muchas veces me he preguntado qué quiere Jesús de cada uno de nosotros como miembros de su Iglesia y si ésta es la iglesia que Él soñó. Tendremos que purificar muchas cosas, sobre todo en fidelidad a su espíritu y a su ejemplo. ¿Cómo ser fieles a Jesús? Ciertamente tendremos que dejarnos cuestionar por sus palabras y mirar el profundo significado de cada una de ellas. Son eco de las mismas palabras que decía Isaías en la primera lectura: “Lávense, purifíquense; aparten de mi vista sus malas acciones. Dejen de hacer el mal, aprendan a hacer el bien, busquen la justicia, auxilien al oprimido, defiendan los derechos del huérfano y la causa de la viuda”.

 

Cristo recoge toda esta tradición, nos la enseña con su ejemplo y nos invita a que participemos de su proyecto y estilo de vida. No es ambicionando honores, ni puestos como viviremos su evangelio. La verdadera religión, la que nos hace hermanos, brota de nuevas relaciones basadas en la verdad y en la justicia. ¿Cómo vivir hoy las palabras de Jesús?





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |