Menu


Chicle, Netflix y la Epinefrina
¿Qué implicaciones tiene ser intolerantes a la frustración?


Por: H. José Andazola LC | Fuente: Catholic.net



Acabo de terminar un curso sobre adolescentes en el cual abundaron conferencias de muchos psicólogos. Tengo que admitir que el curso me ayudó a entender a los adolescentes mucho más.


Una de las frases que sorprendentemente se repetía mucho fue, “Los jóvenes de hoy día no tienen tolerancia a la frustración.” Uno hasta dijo que este es el problema principal de los adolescentes actualmente.


Todos hemos escuchado hasta la saciedad el hecho de que la sociedad va demasiado rápido, de forma superficial y provisoria... Lo sabemos e incluso somos parte de esta máquina de avance sin freno. Pero, ¿qué implicaciones tiene esta intolerancia a la frustración?


El chicle, como lo conocemos, se inventó en 1848. Hoy día se usa de forma habitual, especialmente en esos momentos cuando te subes al coche y recuerdas que no te lavaste los dientes. El chicle es algo que se usa y se tira. La vida útil del chicle está entre 3 o 4 horas. Es una cosa totalmente desechable. Un efecto de la intolerancia a la frustración es que todo se convierte como chicle. Mis relaciones, mi tiempo, mi carrera,  incluso mi celular (dura máximo 2 años, algo que podría durar 15) ¡Las personas mismas se convierten en chicle para uno mismo! No podemos tolerar la frustración y desechamos todo lo que nos moleste como chicle.


Netflix (ya sabemos cómo empezó) ha tenido un boom increíble. Revolucionó la manera en la que vemos películas o series, hasta tal punto de sólo ver películas o series (bueno, y la Champions…)! Un aspecto de Netflix que me impresiona es que cuando se termina una película o un episodio de una serie te ofrece generosamente el siguiente episodio o una película parecida para que sigas disfrutando de Netflix a las 2 de la mañana. ¿El hacer clic en esta opción es un acto libre? Digamos que sí… pero un acto libre muy limitado, rayando con un acto esclavizante.  De la misma forma la intolerancia a la frustración limita tu libertad. La vida implica frustraciones, es obvio, pero si ya no se aceptan las frustraciones en la vida uno naturalmente se irá encerrando. Y, ¿quién es más libre? El niño que se encierra para ver Netflix porque no quiere enfrentar la realidad, o el que se frustra tratando de cumplir sus sueños? La intolerancia a la frustración nos va quitando libertad, la libertad necesaria para fracasar, aprender y avanzar. La vida sin tolerar la frustración se va convirtiendo en un Netflix programado.




La epinefrina, también conocida como adrenalina, es una hormona y un neurotransmisor que incrementa la frecuencia cardíaca, contrae los vasos sanguíneos, y dilata los conductos de aire. La epinefrina es el químico que producimos cuando nos frustramos o enojamos. Este químico  participa en la reacción de lucha o huida del sistema nervioso. Nos ayuda a enfrentar los momentos difíciles y las crisis de todos los días.


Jennifer Lloyd, una inglesa de 20 años sufre de la enfermedad Addison . La enfermedad de Addison hace que una persona no pueda producir epinefrina. Es muy rara esta enfermedad pero puede llegar a ser mortal. Si llega a sentir emociones fuertes o a ser sorprendida de cualquier forma corre el riesgo de morir. Cuando estudia para exámenes debe estudiar con mucha antelación para no sentir ningún tipo de presión.


Esto puede ser un caso extremo de lo que hoy día se vive de alguna forma, o de lo que vendrá en el futuro. Si hoy se huye de la frustración a toda costa, uno ni crece ni se supera. Y, tal vez no sea una realidad tan lejana el llegar a eliminar la epinefrina de nuestra vida para no tener que sentir estrés, frustración o cualquier tipo de problema. Una vida sin problemas, sin crisis, sin sudar, sin frustraciones, sin epinefrina… es vida?


La frustración, aunque a nadie le guste, tiene un rol muy importante en nuestra vida. Pues como dijo George Steiner, “It took 10 months for me to learn to tie a lace; I must have howled with rage and frustration. But one day I could tie my laces. That, no one can take from you. I profoundly distrust the pedagogy of ease.”

 







Compartir en Google+




Consultorios
Jesús Ramos Méndez
Psicoterapia Familiar y Orientación a familias
Dra. Alicia Podestá
Problemas de aprendizaje, de conducta y de personalidad en niños y adolescentes
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
P. Pedro Mendoza Pantoja
Sanación y liberación
Libia María Ayala Maa
Orientación psicológica a niños y jóvenes en problemas educativos o de conducta. Atención generalizada a pacientes en situaciones tanatológicas o problemas personales. Planes de desarrollo personal, formación humana y de liderazgo
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Cristina Berg
Ayuda a personas normales que estén pasando por alguna crisis, especialmente situaciones de duelo
Deyanira Hernández Lira
Acompañamiento y orientación en trastornos de alimentación (anorexia, bulimia y comedores compulsivos) del paciente y de la familia.
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |