Menu



Templanza, para ser dueño de tus actos
Esta virtud les ayudará toda su vida para dominar sus impulsos y pasiones a través de su voluntad


Por: Catholic.net |




¿QUE ES LA TEMPLANZA?

La templanza es la virtud que modera y ordena la atracción de los placeres y procura el equilibrio en el uso de los bienes creados. Asegura el dominio de la voluntad sobre los instintos.

La templanza implica diferentes virtudes como son: la castidad, la sobriedad, la humildad y la mansedumbre.

¿CUÁL ES NUESTRA META?

Nuestra meta es ayudar a nuestros hijos a conseguir una virtud que les será muy útil a lo largo de su vida, ya que vivir la templanza les ayudara a dominar sus impulsos, pasiones, y apetitos a través de su voluntad.

También debemos lograr que se conozcan mejor a si mismos y de esta manera aprendan a utilizar adecuadamente cada aspecto, sentimiento y deseo de su cuerpo.

Que se autodeterminen libremente hacia su fin ultimo, que es Dios.

¿Por qué nos interesa fomentar la virtud de la templanza?

1. Porque las personas templadas son mas libres, y por lo tanto más felices.

2. Porque la falta de templanza genera vicios entre los cuales se distinguen los pecados capitales.

3. Porque se llega a ser feliz y se alcanzan metas insospechadas, cuando uno mismo es dueño de sus actos.

4. Porque la templanza se apoya en la humildad, la sobriedad, mansedumbre y la castidad, virtudes necesarias para imitar a Jesús.

5. Porque somos seres racionales que debemos ordenar nuestras pasiones hacia nuestro fin para ser realmente felices.

6. Porque toda actitud iracunda y descompuesta es claro indicio de que, en lugar de dominar la situación, somos su víctima.

Vivir la templanza significa:

1. Esforzarse diariamente por ser mejor.

2. No ceder ante los gustos, deseos o caprichos que pueden dañar mi amistad con Dios.

3. Estar alegre al saber que puedo dominarme y ser mejor.

4. Ser dueño de sí mismo, del propio actuar.

5. Congruente con lo que pienso, digo y hago.

6. No justificarse ni dar falsos pretextos.

7. Conocer las propias debilidades y evitar caer en circunstancias que pongan en peligro mi voluntad.

8. Es vencerse al deseo del placer y la comodidad por amor y con inteligencia.

9. La persona moderada orienta y ordena hacia el bien sus apetitos sensibles, no se deja arrastrar por sus pasiones

¿Qué facilita la vivencia de esta virtud?

1. La humildad que le ayuda a reconocer sus propias insuficiencias y cualidades y aprovecharlas sin llamar la atención.

2. La sobriedad que le ayuda a distinguir entre lo que es razonable y lo que es inmoderado y le ayuda a utilizar adecuadamente sus sentidos, sus esfuerzos, su dinero, etc. de acuerdo a criterios rectos y verdaderos.

3. La castidad que le ayuda a reconocer el valor de su intimidad y a respetarse a si mismo y a los demás.

4. La mansedumbre que le ayuda a vencer la ira y a soportar molestias con serenidad.

5. El conocimiento de las propias debilidades.

6. La formación de una conciencia recta y delicada.

7. El avance de la capacidad moral que ayuda a distinguir entre lo realmente necesario y los caprichos.

8. El diálogo en familia que le ayude a comprender mejor la forma en que se debe actuar ante las diferentes situaciones.

9. El conocimiento de los propios dones y capacidades.

10. El hacer sacrificios y mortificaciones por Dios y los demás.

11. Carácter reflexivo que le invita a pensar antes de dejarse llevar pos sus emociones deseos o pasiones.

¿Qué dificulta la vivencia de esta virtud?

1. La sociedad materialista y utilitaria que nos lleva a conseguir todo lo que deseamos.

2. El egoísmo.

3. El permisivismo que nos deja actuar pasando sobre los derechos de los demás.

4. El deseo de comodidad que nos lleva a buscar una vida fácil y sin compromiso.

5. Falta de conocimiento de las propias debilidades.

6. No encontrar a Dios como Fin ultimo de nuestra vida.

7. No contar con la virtud de la Fortaleza. Fuerza de voluntad.

8. Egoísmo que lleva a querer tener y hacer de todo, sin pensar que eso no es lo mejor para la propia naturaleza.

9. El desorden que me impide distinguir entre lo realmente necesario y lo superficial y evita que ordenemos rectamente las pasiones a la voluntad.

10. Clima de nerviosismo que lleva a desahogar la tensión a través del exceso en ciertos aspectos.

11. Conciencia laxa, permisiva, o mal formada

Cómo promover la virtud de la templanza en casa.

1. Ayudarlos a reconocer sus sentimientos y a reflexionar en las razones por las cuales se siente así.

2. No sobre protegerlos, no darles todo lo que piden, ni consentirlos en exceso. Consentirlos de más.

3. Que ofrezcan pequeñas mortificaciones o sacrificios por el bien de alguno de la familia, por un amigo, por Dios.

4. Establecer horarios para comer, dormir, etc. y respetarlos, si no se cumplen imponer un castigo que implique sacrificio o renuncia.

5. Ayudarles a dar las gracias por todo lo que tienen y a aprovechar sus cualidades para ser mejores cada día.

6. No permitir justificaciones o pretextos al incumplir con sus responsabilidades.

7. Evitar el exceso de comodidades en la casa.

8. Enseñarles a expresarse correctamente de los demás y a moderar su vocabulario. No permitir malas palabras o frases insultivas o burlonas hacia los demás.

9. Enseñarles a vestirse adecuadamente, respetándose a si mismos y a los demás. Enseñarles el significado de la verdadera elegancia.

10. Enseñarles desde pequeños a moderarse en la comida y en la bebida, no permitirles excesos.





 

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Maria Isabel Álvarez Gaitán
Asesorías familiares, cursos prematrimoniales
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Marta Grego
Consultora Familiar. Aborto, post aborto, adicciones
Rosa María Villegas-Smith
Acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |