Menu


“A la gente de este tiempo no se le dará otra señal que la del profeta Jonás”
Reflexión del evangelio de la misa del Miércoles 8 de Marzo de 2017

Ahora aquí hay un profeta que ofrece el Reino de Dios pero poniendo de condición la conversión.


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo Coadjutor de la Diócesis de San Cristobal de las Casas |



San Juan de Dios


Jonás 3, 1-10 “Los habitantes de Nínive se arrepintieron de su mala conducta”
Salmo 50: “A un corazón contrito, Señor, no lo desprecias”
San Lucas 11,29-32: “A la gente de este tiempo no se le dará otra señal que la del profeta Jonás”

 

Dicen los médicos que el primer paso para que un enfermo pueda sanar, es que el enfermo lo desee. Y para demostrar su deseo se debe reconocer enfermo. De otra forma, no aceptará ningún remedio, ni tomará ninguna medicina. Esto ha sido cierto para todos pero quizás los alcohólicos anónimos han sabido sacarle más provecho ya que en su primer paso deben reconocerse impotentes frente al alcohol y derrotados por él. Ahí inicia su liberación.

 



Los contemporáneos de Jesús, al menos muchos de ellos como nos los muestra hoy el pasaje evangélico, se acercan a Jesús pero llenos de sí mismos y no necesitados de doctor. Piden señales pero no están dispuestos a aceptarlas. Así no se puede establecer una relación verdadera con Jesús. Por eso son las acusaciones fuertes de Jesús recordándoles que Nínive, la despreciada por el profeta Jonás, de la que no se esperaba su conversión, a la que se le predicó más por presión que por convencimiento, reconoció su pecado, hizo penitencia y oración, y se arrepintieron de su mala conducta.

 

Un profeta enviado a la fuerza que duda de su propia misión y sin embargo obtiene, contra sus propios deseos, la conversión de toda la ciudad. Y ahora aquí hay un profeta que ofrece el Reino de Dios pero poniendo de condición la conversión, que ofrece salvación, que se entrega voluntariamente para la vida de todos y es despreciado. En los resultados de los últimos censos de población, alguien destacaba que los católicos habían descendido en porcentaje, y si eso parecería grave, es mucho más grave que muchos se declaran sin religión, sin Dios, sin creencia. Podría ser un reclamo a quienes de alguna forma representamos a la religión, pero también podría evidenciar una tendencia a ponernos a nosotros mismos como único centro y destino de todas las cosas.

 

No reconocernos necesitados de Dios. Hoy, dejemos nuestras protecciones y nuestras excusas, reconozcámonos necesitados de Dios. Acerquémonos a su presencia que sana, que da vida. Oremos en silencio y escuchemos sus palabras de amor. Hoy simplemente dejémonos amar por Dios. Rompamos nuestro caparazón de indiferencia y permitamos que nos hiera el amor de Jesús.



 





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |