Menu


“Ustedes oren así”
Reflexión del evangelio de la misa del Martes 7 de Marzo de 2017

Unidos a Jesús, recitemos hoy, una y otra vez el “Padre Nuestro”, y dejemos que el Señor cumpla en nosotros su voluntad.


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo Coadjutor de la Diócesis de San Cristobal de las Casas |



Santas Perpetua y Felícitas

 

Isaías 55,10-11 “Mi palabra hará mi voluntad”
Salmo 33: “El Señor libra al justo de todas sus angustias”
San Mateo 6,7-15: “Ustedes oren así”

 

En días pasados una mamá me comentaba con tristeza que había perdido toda comunicación con su hijo. Se sentaban a la mesa y todo era un pesado silencio. Respuestas en monosílabos, explicaciones cortas y evasivas, toda relación se había perdido. ¿No sentirá que me duele en el corazón su silencio? ¿No sabrá cuánto lo amo?



 

Cristo nos habla de Dios no como el ser lejano que merece toda nuestra honra pero que no parecería familiar. Cristo habla de Dios como el papá o la mamá que se acerca a sus hijos, que le gusta escucharlos, que le podemos contar todas nuestras pequeñeces (aunque a nosotros nos parezcan los más grandes problemas). Y en estos días de cuaresma la invitación es a hacer oración. No tanto a hacer oraciones. Se llena la cuaresma de prácticas piadosas, pero evitamos hablar de lo que tenemos en el corazón. Y Jesús pone el dedo en la llaga y nos ofrece el Padre Nuestro como modelo de oración. No se puede recitar de una forma individualista como si Dios sólo fuera padre mío o me lo apropiara para mis intereses; se recita en comunidad para sentir que es Padre “nuestro”, de todos y todas, de los presentes y ausentes, de los lejanos y cercanos.

 

El egocentrismo ha entrado también en nuestra oración y pido a Dios conforme a mis caprichos individualistas y a veces hasta me enojo porque no me concede mis peticiones, sin descubrir que es sólo mi interés. Hoy la oración del Padre Nuestro nos propone un camino que está lejos de evadir los compromisos con la comunidad, y que al contrario nos hace solidarios con todos los hombres. Rompe la ambición egoísta de “mi pan”, para  ponernos en búsqueda  del pan de todos.

 

Va más allá de mi justificación individualista y mis excusas  y ambiciones personales, para invitarme a la reconciliación y al perdón en comunidad. En silencio, lentamente, más con el corazón que con los labios, unidos a Jesús, recitemos hoy, una y otra vez el “Padre Nuestro”, y dejemos que el Señor cumpla en nosotros su voluntad.

 





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |