Menu

¿Cuánto es el amor que mereces?
Amar suena difícil y complicado, pero es lo que Dios quiere en cada uno de nosotros

Aceptamos el amor que creemos que merecemos pero, ¿en realidad sabes cuánto es el amor que mereces?


Por: Valeriee Barrio | Fuente: www.somosrc.mx



Vivimos en una sociedad en la cual nos conformamos muchas veces con lo más fácil y con lo más simple; como muchos dicen “la ley del mínimo esfuerzo”. Tristemente estamos empezando a aplicar esa ley en algo tan esencial de nuestras vidas, ¡en el amor! No nos estamos esforzando por amar ni por dejarnos amar, lo que nos ha llevado a conformarnos con poco: nos conformamos con esa persona que me quiere pero no acepta mis defectos, con esa amiga que solo me busca los fines de semana, con ese novio/a que me visita solo cuando busca compañía.

¿A qué me refiero cuando digo que aceptamos el amor que creemos merecer? Me refiero a que nos estamos confundiendo y estamos conformándonos con algo que ni si quiera yo podría llamar amor.


Estamos dejando que el mundo nos califique y nos limite cuánto nos deben querer y cuánto debemos querer. ¿Qué pasa ahora con las niñas que se enamoran del niño que no las cuida, ni las respeta ni les es fiel?, o ¿con el niño que prefiere pasarla bien una noche por miedo al compromiso?

Es exactamente la falta de conocimiento de nuestro valor como personas; ponte a pensar por un instante ¿con cuánto amor te conformarías? Espero tu respuesta sea la misma que la mía: “jamás me conformaría”, pero para creer esa infinitud de amor debes primero darte cuenta que fuiste creado para amar libremente y para ser amado, Dios está en tu alma y Dios es amor; es por eso que cada uno de nosotros ha venido a este mundo a que Dios ame a través de nosotros.

 



Dios mismo nos lo afirma en la Biblia, podemos ser ricos, guapos, pobres, inteligentes, exitosos, amigueros, etc., pero sin amor no somos nada, es decir ¡sin Él no somos nada!


Hay que abrir los ojos y ver que estamos aquí en este mundo para rodearnos de personas que nos amen como Dios nos ama, para que nosotros amemos como Él amó y para que dejemos de mendigar amor con las personas que no ven realmente el verdadero valor.

“Que nadie te menosprecie por ser joven. Al contrario, que los creyentes vean en ti un ejemplo a seguir en la manera de hablar, en la conducta, y en amor, fe y pureza.” 1 Timoteo 4:12

Si te estás preguntando cómo puedes amar y ser amado debes empezar por saber qué implica el amor:

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.” 1 Corintios 13

Amar suena difícil y complicado, pero es lo que Dios quiere en cada uno de nosotros: amar hasta que duela, por que tú como yo sabemos que Jesús nos amó de una manera que dolió pero que jamás se limitó.

¡No olvides descubrir día con día el verdadero valor de tu alma! Que nadie se limite en quererte, y que nadie te limite en querer. Eres y existes para amar y para ser amado, que nadie te haga sentir lo contrario, no te conformes.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |