Menu

Cuatro criterios para alcanzar la "Eficacia"
Es importante alcanzar todo el objetivo.

Las excusas perpetúan una cultura de fracaso y de falta de cumplimiento.


Por: P. Nicholas Sheehy, L.C. | Fuente: www.somosrc.mx



Uno puede pensar en las películas de las naves espaciales: cuando se termina una misión pueden decir “misión cumplida”. Esto habla de un espíritu emprendedor. Da una gran satisfacción haber delineado una meta clara y poder decir después que se llevó a cabo. El hombre de Reino debe de ser un hombre eficaz. Muchos han ya hecho la distinción entre la eficiencia y la eficacia. La eficiencia es el buen uso de los recursos que uno tiene, mientras que la eficacia se refiere a alcanzar la meta que uno se ha propuesto. El hombre del Reino busca ser eficaz y eficiente a la vez. Pues los recursos siempre son limitados para salir al paso de la gran misión que le espera y la debe de cumplir. Para saber medir el trabajo, se proponen cuatro criterios de la eficacia.

 

Es importante alcanzar todo el objetivo. El alcance tiene que ser lo más completo posible. Si uno está limpiando la basura de una playa, no es suficiente limpiar la mayoría de las cosas. Hay que limpiarla toda. Pues la diferencia entre una playa inmaculada y una playa casi limpia es grande. El hombre de Reino planea sus proyectos para resolver todo el problema. “Obra comenzada, obra terminada” es un buen criterio. Debo de saber que el proyecto que yo empiezo va a acabarse por el esfuerzo que yo le meta. Vale la pena trabajar bien.

 

Para el hombre de Reino, no existen las excusas. Pues las excusas obstaculizan el camino para encontrar la solución real. Las excusas perpetúan una cultura de fracaso y de falta de cumplimiento. Nadie es perfecto y todos se equivocarán en algún momento. Cuando se ha equivocado el hombre de Reino, admite su error con franqueza y pide perdón. Pero tiene la voluntad para superar sus errores y continuar en la lucha. El hombre de Reino no se deja conquistar por las diversas dificultades que pueden interponerse en el camino.



 

La eficacia debe de ser de profundidad. Todos conocemos el examen de visión que hace falta hacer para sacar la licencia de conducir. Hay que ser creativos para ir descubriendo cuáles son las razones más profundas de los problemas para salir al paso. Es bueno dar el pescado al pobre, pero si también se le puede enseñar a pescar, mucho mejor.


Cuando Ryan Hreljac, un niño de 6 años, escuchó de la necesidad de agua potable en Uganda, puede haber pensado en mandar a hacer un solo pozo. Pero su sueño creció y hoy día más de 75.000 personas cuentan con agua potable en 16 países. Pensó en una solución profunda al problema de agua potable.

 

El hombre de Reino sabe aprovechar la oportunidad que se presenta. Uno debe de tener los ojos siempre abiertos. Pues nunca sabe cuándo se presentará una oportunidad que puede cambiar el curso de su historia personal. Es bueno siempre programar. Pero una de las grandes ventajas de tener un programa es poder salir del programa cuando la oportunidad del siglo se presenta. De hecho, la programación sirve como una preparación para aquellas oportunidades. Pues ayuda a distinguir entre lo que es oportunidad y lo que es distracción.

 

Esto lleva al cuarto criterio de la eficacia en el Movimiento, que es la sobrenaturalidad. Hay que dar espacio a Dios. Él quiere estar en control y de vez en cuando se muestra de una manera que no se puede negar. El hombre de Reino está acostumbrado a llevar su propia vida, pero sabe que Dios le mandará muchas sorpresas. Y deja espacio en sus programas a Dios. Esto le lleva a tener un espíritu muy optimista, pues con Dios nada es imposible.

 

El hombre de Reino aprovecha los diversos criterios de la eficacia porque quiere lograr de verdad sus objetivos. Uno puede pensar en tantos hombres jóvenes que han alcanzado grandes sueños en las últimas décadas. Solo en el campo de computadoras, uno puede pensar en Bill Gates, Steve Jobs, Mark Zuckerberg y otros. Lo que ellos han hecho para alcanzar la fama y el dinero, ¿no lo podrá hacer el hombre de Reino para instaurar el Reino de Cristo en la sociedad?


 
Preguntas para la reflexión personal:


1. Cuando emprendo un nuevo proyecto, ¿tomo la determinación de terminar?
2. ¿Tengo objetivos claros y bien definidos?
3. ¿Mido el progreso de mis proyectos?
4. ¿Tengo una voluntad de conquista?

 





Compartir en Google+




Consultorios
Juan Pablo Barros S.
Liderazgo ético en la empresa
Emilio Planas Fernández
Una nueva cultura corporativa con base en la aplicación de la Doctrina social cristiana
Luis Eduardo Olivera Martínez de Castro
Responsabilidad Social Empresarial
Vicente Oltra Climent
Empresa Familiar
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Alfonso Muñoz Flores.
Antropología filosófica, Capacitación y Desarrollo humano en la Empresa.
Gonzalo Monzon
Proyectos humanitarios en países del tercer mundo.
Mariano Ruiz Espejo
Ciencias Económicas y Empresariales
Marcia Gabriela del Carmen Gutiérrez Vargas
Coordinación de capacitación para empresas, desarrollo y revisión de cursos y conferencias.
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |