Menu



Gobernantes que imponen sus ideas
Un gobernante necesita recordar que el poder está orientado al bien común, no al servicio de las propias preferencias ideológicas en contra del legítimo pluralismo.


Por: Fernando Pascual | Fuente: Analisis y Actualidad



Un gobernante tiene siempre ideas que sirven de base para su trabajo. Si las ideas son buenas, promoverán el bien general de la gente. Si son malas, provocarán daños más o menos graves.

Es imposible que un gobernante deje de lado sus ideas. Si fue honesto, las habrá presentado en el programa electoral. La gente le votó en vistas a ese programa: el gobernante elegido tiene el deber de respetarlo.

Los problemas empiezan cuando el gobernante no se limita a poner en marcha sus ideas, sino que además busca imponerlas a todos. Eso ocurre cuando implementa mecanismos concretos para que sus ideas sean enseñadas de modos más o menos agresivos a la gente, y para acallar a los que piensan de otra manera.

Por ejemplo, si busca leyes o medidas administrativas contra los que sostienen ideas diferentes y a favor de quienes apoyan las suyas (aunque sean la mayoría). O si concede subvenciones a los medios afines al gobierno, mientras busca medidas que limiten o incluso silencien a los opositores.

Esos métodos muestran una actitud claramente totalitaria. En primer lugar, porque los gobernantes usan cargos públicos para promover agendas de grupo. En segundo lugar, porque dañan o incluso penalizan la sana pluralidad que caracteriza a las sociedades libres.



La tentación del poder daña a muchos, pero con un poco de sentido de justicia y una correcta visión de lo que significa gobernar se pueden evitar este tipo de actitudes. Porque un gobernante necesita recordar que el poder está orientado al bien común, no al servicio de las propias preferencias ideológicas en contra del legítimo pluralismo.

En un mundo donde grupos de poder buscan silenciar a quienes defienden sus ideas, hace falta denunciar sus actuaciones totalitarias y promover ámbitos de libertad y de justicia. Entonces todas las ideas podrán ser expresadas y promovidas libremente, en el respeto de las exigencias del bien común y en vistas a una mejor comprensión de la realidad en la que vivimos.

 

 

Facebook

Twitter

* Para mayor información, visita nuestra Sección de Virtudes y Valores

* Comparte con nosotros tu opinión y participa en nuestros foros de discusión de Catholic.net





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |