Menu


¿Qué quieres que haga por ti? Señor, que vea”
Reflexión del evangelio del día / 14 de noviembre 2016

Uno de los modos de meditar la palabra de Dios es poniéndonos nosotros mismos en el lugar de alguno de los personajes que el pasaje nos presenta.


Por: Mons. Enrique Diaz, Obispo Coadjutor de la Diocesis de San Cristobal de la Casas | Fuente: Diocesis de San Cristóbal de Las Casas



Apocalipsis 1, 1-4; 2, 1-5: “Recuerda de dónde has caído, y arrepiéntete”

Salmo 1 “El Señor protege al justo”

San Lucas 18, 35-43 “¿Qué quieres que haga por ti? Señor, que vea”

 

Uno de los modos de meditar la palabra de Dios es poniéndonos nosotros mismos en el lugar de alguno de los personajes que el pasaje nos presenta. Hoy quisiera que nos colocáramos en los zapatos del ciego. Así, sintamos la inseguridad que provoca la oscuridad, la turbación que provocan los ruidos desconocidos, el miedo que da el avanzar en tinieblas. ¿Qué se siente estar ciego?



Hay quienes llevan su ceguera con mucha dignidad y hasta optimismo. Conozco personas que nos adelantan en superación, servicios y atención, a pesar de su ceguera. Pero con frecuencia la ceguera produce dependencia, imposibilidad y marginación. Desde allí, junto con el ciego, preguntemos qué es el ruido que se oye, por qué los pasos de tanta gente. “Es Jesús”. ¿Qué sentimos en nuestro corazón cuando escuchamos que Jesús pasa a nuestro lado y estamos sumidos en la oscuridad? ¿Por qué no nos unimos al grito de angustia que profiere aquel ciego? “Jesús, hijo de David, ten compasión de mí”. Estoy ciego, estoy perdido en mis oscuridades, no encuentro el camino y las personas que deberían apoyarme, me piden que calle, que no hable, que no exija mis derechos, que no estorbe. “Jesús, tú ten compasión de mí”.

Tú no puedes callarme, tú me escuchas y atiendes, tú me permites acercarme. Oigo tus palabras: “¿Qué quieres que haga por ti?” Señor, tengo una larga lista de cosas que quisiera pedirte. Hay muchas cosas que no entiendo: el mal, el pecado, la injusticia, la violencia… pero lo que más me duele es mi propia oscuridad, mi propio pecado y mi propia maldad. Señor, que vea. Señor, que haya luz en mi interior que me permita tener esperanza y fortaleza para la lucha de cada día. Señor ilumina mis tinieblas para descubrir tu camino de fraternidad y de  amor.

Señor rompe las barreras que me impiden descubrir en cada rostro un hermano, y en cada hombre y mujer tu propio rostro. Señor, que vea.





Compartir en Google+




Consultorios
P. Antonio Rivero L.C.
Formación y Espiritualidad del Sacerdote
Mons. Juan Esquerda Bifet
Espiritualidad Sacerdotal
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
P. Rafael Jácome L.C:
Pastoral presbiteral. Acompañamiento espiritual para sacerdotes
P. Mario Sabino González
Asesoría a Formadores en Seminarios
Alexei Estrella Morales
Diseño Económicos Contables y Financieros para Institutos de Vida Consagrada
P. Andrzej Zielinski SAC
Ayuda y acompañamiento vocacional
Erielto Iatski Cardoso
Acompañamieto en el proceso vocacional
Daniel Cáliz
Pastoral Hispana dentro de la parroquia
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |