Menu


Nuestra Señora de la Pureza
Advocación mariana que nos recuerda que María es ejemplo de esposa, madre, maestra y religiosa


Por: Cristina Huete García | Fuente: hagiopedia.blogspot.com



La Pureza de Nuestra Señora, Nuestra Señora de la Pureza, Virgen de la Pureza o la Pureza de María, es una advocación de la Iglesia católica que tiene sus raíces en la Orden de los Teatinos y que luego fue adquirida por otras congregaciones religiosas como la Congregación de la Pureza de María.

Su festividad como patrona de los Teatinos y a nivel de la Iglesia Católica universal se celebra el 8 de mayo; pero su fiesta figuraba en los Misales anteriores al Concilio Vaticano II el 16 de octubre. Y, con el Concilio Vaticano II, se les pidió a los Teatinos festejarla el 8 de mayo, dentro la Pentecostés Pascual, como atestigua el ”Misal Propio de los Teatinos”, aprobado después de Vaticano II.

La celebramos hoy porque esta fiesta ha permanecido en las Congregaciones religiosas intituladas a la Pureza de María y son muchas las mujeres que han sido alumnas de sus colegios y guardan un devotísimo recuerdo de este día y así se lo han trasmitido a sus hijos.

HISTORIA:

Los Teatinos festejan a su Patrona, “Madonna della Purità”, Santa María de la Puridad, la “Mater Purissima” de las letanías lauretanas. 



Pero todo comienza con un cuadro de María que fue donado a la Orden teatina por un tal Diego de la familia napolitana Bernardo de Mendoza, a la iglesia de San Pablo el Mayor; el cuadro hasta ese momento no tenía un nombre. Diego consultó a su confesor, el padre José Caracciolo, ilustrado hombre de la Orden teatina quien estimó justo pedirle a la misma Virgen del Cielo le revelara con cuál nombre le gustaría ser invocada. Para lo cual, Caracciolo estimó cosa buena decorar la imagen con el hermoso nombre de Pureza, título aprobado por Diego y los padres teatinos. Entonces, con júbilo se comenzó a llamar el cuadro: Virgen de la Pureza.

DEVOCIÓN:

Una copia de la espléndida imagen mariana fue enviada, este mismo año de 1646, por Don Diego Bernaldo de Mendoza, al entonces Prepósito General de la Orden, Reverendísimo Padre Gregorio Carafa, quien, a sus expensas, mandó colocarla en la hoy Basílica de Sant’Andrea della Valle. La capilla, entonces dedicada a la Sagrada Familia, quedó así, desde el 1º de febrero de 1647, intitulada a Nuestra Señora de la Pureza.

En 1956, en la basílica de San Pablo el Mayor de Nápoles, donde se encuentran los restos mortales de san Cayetano, fundador de la Orden teatina, se descubrió que en el fondo del cuadro estaban presentes algunas letras posiblemente cubiertas por las diversas restauraciones. Por encargo del padre March, General de los teatinos se descubrió el nombre del autor del cuadro: Luis Morales, pintor español llamado "El Divino"; además de las palabras "Du unu fit aliut no amictitur", es decir, "Mientras se hace una cosa no se pierde la otra", cuya interpretación maridó lógica el que se interpretara como "Mientras en su vientre generaba al Hijo de Dios, quedaba integra su virginidad".

La devoción a la Virgen de la Pureza se difundió rápidamente en Nápoles, al grado que los padres teatinos de la iglesia de San Pablo la eligieron protectora de la casa Teatina. En 1647 fue elegido como nuevo superior el padre Juan de los Duques de Guastala. Al mismo tiempo que fue tomada la siguiente decisión: Que la mencionada Virgen María bajo el título de la Pureza, fuera la Patrona y Protectora de toda la Orden Teatina.



Desde entonces, en su honor, se han levantado altares y capillas en todas las iglesias teatinas del mundo. Gracias al celo iluminado del Prepósito General P. D. Antonio March (1903-1988), muchas iglesias teatinas de hoy pudieron contar con una imagen de Ntra. Sra. de la Pureza. A ella fue dedicada la Provincia teatina de USA.

CONGREGACIÓN DE RELIGIOSAS DE LA PUREZA DE MARÍA:

Fue fundada por la Venerable Alberta Giménez (1837-1922). Nació en Pollensa (Mallorca). Fue esposa y madre de cuatro hijos. Tras el fallecimiento de éstos, aceptó la invitación que le hizo el Obispo Salvá y el Alcalde de Palma para asumir la dirección del Colegio de la Pureza, fundado por el Obispo Nadal en 1809 y en esos momentos totalmente en decadencia. Entró en el Colegio de la Pureza el 23 de abril de 1870. Su presencia y su pedagogía transformaron el ambiente de tal modo que, en 1872, la Diputación Provincial instaló en el Colegio la primera Escuela Normal de Maestras de Baleares. Alberta fue su Rectora durante 40 años.

En 1874, aquel grupo de Maestras decidió formar Comunidad religiosa. Recibió la aprobación diocesana en 1892 y la aprobación pontificia el 10 de mayo de 1901.

Debido a la falta de salud, renunció a su cargo de Superiora general el 16 de agosto de 1916. Falleció el 21 de diciembre de 1922, a los 85 años de edad, en la Casa Madre de Palma de Mallorca.

Ya entonces su obra estaba extendida por Mallorca, Valencia y Tenerife. El 22 de marzo de 1986, Juan Pablo II la declaró Venerable por sus virtudes heroicas. En la actualidad, el Instituto se extiende por tres continentes, con Colegios, Residencias Universitarias y Obras Sociales. En España (Mallorca, Valencia, Tenerife, Barcelona, Madrid, Bilbao y Granada), en Roma; en América (Nicaragua, Colombia, Venezuela y Panamá) y en África (Escuelas y Hospitales en las misiones de la República Democrática del Congo, Escuela e Internado en Camerún).

Con su sencillez y característico equilibrio, vivió cada etapa de su vida con una gran confianza en el Señor y en María. Hoy es para todos un ejemplo de esposa, madre, maestra y religiosa.

Tienen el día 16 de octubre como fecha de la celebración de la Pureza de María, fecha que se ha hecho común en toda España.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |