Menu


Felipe el Diácono, Santo
Diácono, 11 de octubre


Por: Cristina Huete García | Fuente: hagiopedia.blogspot.com



Diácono

Martirologio Romano: Conmemoración de san Felipe, uno de los siete diáconos elegidos por los apóstoles, que convirtió a los samaritanos a la fe en Cristo, bautizó al eunuco de Candace, reina de los etíopes, y evangelizó todas las ciudades por las que pasaba hasta llegar a Cesarea, donde, según la tradición, descansó en el Señor.

Breve Biografía


Fue uno de los 7 diácono ordenados por los Apóstoles (At 6,5). Posiblemente fuera un judío procedente de la diáspora, perteneciente a la comunidad de Jerusalén, de tendencia helenista. Con el nombramiento de estos diáconos, se abrió la universalidad de la Iglesia.

La muerte de san Esteban, provocó la diáspora de muchos cristianos, entre ellos Felipe que trabajó en Samaria; “Felipe bajó a una ciudad de Samaria y les predicaba a Cristo. La gente escuchaba con atención y con un mismo espíritu lo que decía Felipe, porque le oían y veían las señales que realizaba; pues muchos posesos salían los espíritus inmundos dando grandes voces y muchos paralíticos y cojos quedaban curados. Y hubo una gran alegría en aquella ciudad” (At 8, 5-8). Bautizó a Simón el Mago (At 8,13). Su predicación hizo que la comunidad de Jerusalén les enviaran a san Pedro y a san Juan. La semilla había sido arrojada y llegaba ahora la cosecha; con su presencia reconocían de la tarea evangelizadora de Felipe; a esto se añade, que el bautismo comienza a estar vinculado a la confirmación por el Espíritu Santo (At 8,17).

La evangelización de Felipe viene de lo alto y Felipe es su fiel ejecutor y así lo demuestra el episodio ocurrido en el camino de Gaza con el eunuco etíope que era ministro de Candaces, reina de los etíopes, y un judío de la diáspora que iba a Jerusalén de peregrinación; Felipe lo bautizó, y este eunuco a su regreso a Etiopía predicó el Evangelio (At. 6-8).

Felipe estableció su residencia entre Asdod y Cesarea del Mar; allí volvemos a encontrarlo hacia el año 58. Por entonces san Pablo y san Lucas regresaban de su tercer viaje y se encaminaban a Jerusalén y Felipe les hospedó en su casa durante unos días (At 21, 8-10). Sus cuatro hijas (At 21, 9) son honradas como santas. Una tradición bizantina dice que Felipe habría sido obispo de Tralles, en Lidia.



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!