Menu


10 cosas que quizás no sabías sobre el Purgatorio
Lejos de aquella imagen maligna de un infierno light, el Purgatorio refleja fielmente la belleza de las enseñanzas de la Iglesia


Por: Stephen Beale | Fuente: Catholic Exchange



El purgatorio es una de las enseñanzas más incomprendidas de la Iglesia. Lejos de aquella imagen maligna de un Infierno con segunda oportunidad o un infierno light, que los críticos han procurado crear, el Purgatorio refleja fielmente la belleza de las enseñanzas de la Iglesia.

Aquí hay 10 cosas del Purgatorio que seguramente te sorprenderán:

1.- Los padres de la Iglesia nos lo enseñaron.

Usualmente el Purgatorio se asocia con el Catolicismo de la edad media, pero en la Iglesia se ha creído en él desde los primeros tiempos. Aunque no utilizaban específicamente el termino Purgatorio, está claro que muchos de los padres de la Iglesia creían, sin embargo, en su existencia. En su libro "Ciudad de Dios", San Agustín declara:

"Pero hay penas temporales que unos las padecen solamente en esta vida, otros después de la muerte y otros ahora y después. […] Mas no todos los que han de sufrir tras la muerte penas temporales caerán en las eternas, que tendrán lugar después de juicio. Hará algunos, en efecto, a quienes se perdonará en el siglo futuro lo que no se les había perdonado en el presente; o sea, que no serán castigados con el suplicio eterno del siglo futuro, como hemos hablado más arriba".

También han hablado sobre el purgatorio Orígenes, San Ambrosio, San Jerónimo, San Basilio, Gregorio de Nisa, Gregorio El Grande y San Beda.



2.- Las almas en el Purgatorio conocen su destino

Uno se pregunta, si un cristiano fiel muere y se encuentra sufriendo en el mas allá, ¿será capaz de entender la diferencia entre el infierno y el Purgatorio? ¿Sabrá que está por llegar al Cielo? Al respecto, la respuesta es un sí rotundo. La Enciclopedia Católica lo define así:

"¿Saben las almas detenidas en el Purgatorio que su felicidad solo ha sido diferida por un tiempo, o tendrán dudas al respecto de su salvación definitiva? La antigua liturgia y las inscripciones en las catacumbas hablan del "sueño de la paz", lo que sería imposible si hubiese alguna duda con respecto a la salvación definitiva".

3.- Las almas del Purgatorio pueden interceder por nosotros

A menudo nos dicen, muy atinadamente, que debemos orar por las almas del Purgatorio. Pero algunos creen que ellas también pueden orar por nosotros. Tiene sentido si lo pensamos: ellas están, después de todo, más cerca de Dios que nosotros, de tal manera que sus peticiones tienen un gran poder de intercesión. Este era de hecho, el argumento básico de teólogos como San Roberto Belarmino.

4.- Los antiguos paganos también lo creían

Así como otras culturas tienen creencias muy enraizadas sobre la vida después de la muerte, parecidas a nuestras a nuestro Cielo e Infierno, así tenían una creencia extendida de que existía algo como el Purgatorio, según nos indica la Enciclopedia Católica. Por ejemplo, el gran poema Romano épico La Eneida, describe almas que habían tenido "sus manchas de maldad… consumidas por el fuego" antes de llegar a los "gozosos campos de Elíseo". Claro que la doctrina cristiana del Purgatorio no es una idea pagana, como tampoco lo son el Cielo o el infierno.

(De hecho, 2 Pedro 2,4 utiliza para referirse al infierno la palabra, Tartarus, que se encuentra en algunas traducciones más literales de La Eneida).


5.- Las almas del Purgatorio estarán con otros creyentes

Tendemos a olvidarnos que las almas que están en el Purgatorio no están sufriendo solas – de otra forma el termino Iglesia Sufriente o Purgante, no tendría significado. Solo podemos especular, pero parece razonable suponer que las almas en el Purgatorio pueden consolarse unas a otras como lo hacemos nosotros aquí en la tierra



6.- Las almas están unión con Cristo.

Nuevamente, el Purgatorio es una especie de paso intermedio o “tiempo de espera” en nuestras vidas de fe, entre este mundo y la visión beatífica que añoramos tener en el Cielo. Si las almas en el Purgatorio efectivamente son parte de la Iglesia Sufriente, entonces de alguna forma también son parte del Cuerpo Místico de Cristo y por lo tanto permanecen unidas a Él.

¡Que más cerca podrían estar de Cristo Crucificado que en el sufrimiento del Purgatorio! Escuchamos mucho acerca de la unión de Cristo con aquellos que llevan una vida santa, pero el obvio potencial de una profunda unión en el Purgatorio parece ser subestimado.

7.- El sufrimiento es voluntario.

Santa Catalina de Génova, autora de un tratado sobre el Purgatorio, dice que una vez que el alma ha visto lo que significa el Cielo, inmediatamente acepta gustosa el Purgatorio. Por supuesto, el mismo no es voluntario en el sentido de que alguien pueda escoger no ir a él. Pero es voluntario en el sentido que el alma se somete voluntariamente al mismo, que es lo mismo que propone Santo Tomas de Aquino.

8.- Cristo consuela a quienes están en el Purgatorio

¿Recuerdas la parte del Credo acerca de que Cristo descendió a los infiernos? Tradicionalmente los teólogos consideraban al Purgatorio parte del infierno, entendiendo al infierno como cualquier lugar que no fuese el Cielo. Al descender, todos los que estaban en “alguna parte del infierno” fueron de “alguna forma visitados por Cristo”, como indica Santo Tomas de Aquino en Suma Teológica. También señala que los Santos Padres en el limbo fueron liberados, mientras que las ánimas del Purgatorio fueron consoladas.

9.- Habrá también gozo así como hay sufrimiento

Las historias tradicionales del Purgatorio se centran en el dolor y el castigo. Hay más que eso en el Purgatorio. Santa Catalina de Génova lo describe como un lugar de tremendo gozo:

"Yo creo que no se puede encontrar mayor felicidad comparada con aquella de un alma en el Purgatorio, salvo la de los Santos en el Cielo; y cada día esa felicidad crece a medida que Dios fluye en estas almas y los obstáculos a su presencia se consumen. El pecado enmohece la resistencia a Dios y el fuego quema ese moho para que el alma se pueda abrir a ese influjo divino".

10.- El Purgatorio hace santos.

Esta conclusión, aunque suene tan radical, es inevitable. La doctrina católica básica sobre quien llega al Cielo y quien va al Purgatorio puede ser definida de esta forma: aquellos que han alcanzado tal estado de santidad que no necesiten pasar por los fuegos purificadores del Purgatorio van directo al Cielo. Los llamamos, muy apropiadamente, Santos.

Dicho de otra forma, solo los santos van al Cielo. Eso es lo que el Purgatorio hace: nos transforma a todos los que terminamos ahí en Santos. Esa es la belleza de la enseñanza de la Iglesia sobre el Purgatorio.

Texto adaptado, traducido y publicado en español en Pildoras de Fe

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |