Menu


Adoración perpetua, rosario y colas para confesarse en Cracovia y alrededores al acercarse la JMJ
El espectáculo más impresionante es la fila que uno ve surgir ante las grandes iglesias de Cracovia,


Fuente: Religión en Libertad/ Asia News



A medida que van llegando los jóvenes peregrinos a Cracovia y las ciudades de su entorno para la Jornada Mundial de la Juventud se va viendo cada vez con más claridad su peculiar combinación de festival juvenil desenfadado y de encuentro de recogimiento y oración.

El espectáculo más impresionante, recoge la agencia AsiaNews, es la fila que uno ve surgir ante las grandes iglesias de Cracovia, formada por jóvenes que quieren confesarse o bien dedicar un tiempo a la Adoración.

En las plazas menores se han dispuesto muchísimas carpas, de dimensiones importantes, que albergan centros vocacionales y confesionarios, y varios sacerdotes dan vueltas por el lugar llevando pequeñas banderas sobre sus hábitos, para indicar en qué idiomas pueden confesar.

En la Iglesia de San Florián –donde Juan Pablo II fue rector de la capilla universitaria- cerca de cien muchachos de la JMJ se dan cita las 24 horas al día, en adoración al Santísimo Sacramento.

Un joven polaco cuenta a AsiaNews: “Aquí se practica mucho la Adoración, pero ver jóvenes de todo el mundo unirse en este momento de recogimiento es algo que me emociona muchísimo”.



Teresa Wang, de Taiwán, llegó junto a una delegación “informal” de diez jóvenes de la catedral del Rosario en Kaohsiung, la segunda ciudad más importante de la isla. Entre el alerta por terrorismo en Múnich, los problemas para el ingreso a la Unión Europea, las escalas y los controles en el aeropuerto Juan Pablo II de Cracovia, llegar hasta aquí les ha llevado 42 horas: “Una experiencia agotadora –cuenta- pero hermosísima. Una vez más, estamos dispuestos a demostrar nuestro amor al Papa Francisco, en este encuentro. Pero sobre todo, esperamos poder conocer a muchos jóvenes, sobre todo de China continental, para poder proseguir una experiencia de intercambio durante el año que viene”.

El reto de la seguridad
Los atentados que en los últimos días han sacudido a diversas metrópolis europeas –desde Niza a Múnich-  han hecho que se eleve el nivel de alerta en la “capital cultural” polaca: en algunos de los puntos más importantes de la ciudad el tránsito está siendo limitado, y los controles de documentación, así como los registros, suelen ser muy frecuentes.

Aunque de manera discreta, los lugares más simbólicos de la ciudad están siendo custodiados. Sobre los tejados que circundan la iglesia de los Bernardinos, al pie del Castillo de Wawel, hay tiradores apostados que comienzan a estudiar las mejores ubicaciones para garantizar la seguridad del pontífice. Francisco pasará por estas calles antes de reunirse, en el castillo, con los líderes políticos y obispos polacos.

La plaza del Mercado, que se erige en torno a la espléndida basílica dedicada a la Virgen – la “Mariacki” – dispone de dos escenarios, frente a los cuales los jóvenes que van llegando pueden reunirse para escuchar música y conocerse. En las últimas horas, la policía municipal ha dividido la plaza en varios sectores: el acceso es libre, pero en caso de emergencia, inmediatamente se ponen en acto las medidas de seguridad.
 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!