Menu


Gumaro, Santo
Laico, 11 de octubre


Por: Varios | Fuente: Catholic.net



Laico

Martirologio Romano: En Lier, lugar de Brabante, en lo que hoy es Bélgica, san Gumaro, que, soldado devoto de Dios, con sus bienes construyó un oratorio, donde a su muerte fue enterrado ( c. 775).

Breve Biografía


San Gunmaro era hijo del señor de Emblem, (Brabante, actualmente en el distrito de Amberes, Bélgica). Aunque no sabía leer ni escribir, entró a servir en la corte de Pipino, donde se distinguió por el fiel desempeño de sus deberes, (tras destacar en su servicio en la corte, luchó ocho años en las campañas de Lombardía, Sajonia y Aquitania.), y por la caridad con que practicaba las obras de misericordia. Pipino le elevó a un puesto de importancia y arregló su matrimonio con una joven de buena cuna llamada Guinimaria. Aunque tal matrimonio no parecía muy feliz a los ojos dd mundo, ya que Guinimaria era extravagante, perversa, cruel, caprichosa e indisciplinada, Dios se valió de ella para conducir a su siervo a las cumbres de la perfección. Inútil decir que la vida de san Gunmaro, desde el momento ti su matrimonio, se convirtió en una serie de duras pruebas.

El santo se esforzó durante años, con prudencia y caridad, por mejorar a su esposa y atraerla a la práctica de la religión. Después, tuvo que ausentarse durante ocho años para servir al rey Pipino en la guerra. Cuando volvió a casa, encontró que su esposa había administrado muy mal sus posesiones y que muy pocos de sus vasallos habían logrado escapar de la opresión. Guinimaria era tan poco generosa, que se rehusaba aun a dar un poco de cerveza a los que recogían la cosecha. Gunmaro se dedicó inmediatamente a pagar lo que debía a cada uno de sus vasallos.

En la versión hagiográfica, se relata que Guinimaria se niega a darles agua a los que recogían la cosecha, para que no pararan de trabajar; lo que remedió Gumaro clavando su bastón en el suelo y haciendo brotar un manantial de agua y después quedó aquella fuente por memoria y testimonio de la santidad de Gumaro. La mujer, en cambio, como castigo, enfermó de fiebre y cuanta más agua bebía más se abrasaba, y reconociendo su pecado, y que su sufrimiento era castigo de Dios, y sobre todo porque vio a la muerte muy cerca suplicó a San Gumaro que la salvara, él hizo la señal de la cruz sobre ella, y le dio de beber, y ella quedó sana. Otro milagro que se le refiere es la extracción de una serpiente del cuerpo de un niño, hijo de una segadora, también en tiempo de cosecha.

Aparentemente Guinimaria parecía que estaba dispuesta a corregirse; pero poco después, se dejó nuevamente llevar de su pésimo carácter. Gunmaro trató aún de hacer algo por ella, pero finalmente desistió y se retiró a la vida solitaria. Se dice que san Gunmaro fundó, juntamente con san Rumoldo, la abadía de Lierre que después tomó su nombre.



Bibliografía:

VIDAS DE LOS SANTOS Edición 1965
Autor: Alban Butler (†)
Traductor: Wilfredo Guinea, S.J.
Editorial: COLLIER'S INTERNATIONAL - JOHN W. CLUTE, S. A.

FLOS SANCTORUM DE LAS VIDAS DE LOS SANTOS
Edición 1761
Autor: Padre Pedro de Ribadeneira S.J.

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!