Menu

Juan María de Lau d'Allemans y 94 compañeros, Beatos
Mártires de Francia, 2 de septiembre


Por: Varios | Fuente: Año Cristiano BAC 2005 // hagiopedia.blogspot.com



Mártires en el convento del Carmen, Francia

Martirologio Romano: En París, Francia, pasión de los beatos mártires Juan María de Lau d'Allemans, Francisco José y Pedro Ludovico de la Rochefoucauld, obispos, y noventa y dos compañeros, clérigos o religiosos, que, estando juntos en el convento del Carmen, fueron masacrados por Cristo por odio a la religión por haber rechazado prestar el impío juramente impuesto al clero durante la revolución francesa ( 1792).

Fecha de beatificación: El 17 de octubre de 1926 S.S. el Papa Pío XI beatificó a 191 mártires víctimas de la revolución francesa, 95 de los cuales integran este grupo.

Breve Reseña


La Revolución Francesa se convirtió en un baño de sangre. Al lado de los que murieron en la guillotina hay que añadir estos mártires de septiembre, sacrificados por una salvaje masacre.

La razón por la que estaban en la cárcel era porque se habían negado a prestar el juramento exigido por la Constitución Civil del Clero. Esta constitución, reformaba la Iglesia de Francia, separándola de la obediencia a la primacía del Pontífice, y haciéndola nacional. Para ello se confiscaron muchos bienes y se abolieron privilegios de la Iglesia. Jansenistas, galicanos y volterianos se unieron a esta idea. Los párrocos serían elegidos por los electores del distrito, sin tener en cuenta su preparación o su fe. Los obispos eran elegidos sin la confirmación papal aunque podían comunicarle el nombramiento en señal de comunión.

El rey Luis XVI pidió al Papa si era legítima esta ley, y éste contestó que no tenía facultad el rey para reformar la Iglesia, y a pesar de ello firmó. Así todo el que rehusaba perdía el cargo y todos sus derechos. Pío VI declaró en un breve, la herejía de la ley y el rey Luis XVI se negó a seguir con la farsa.



Tras el derrocamiento de la monarquía se agravaron las penas contra los sacerdotes y se comenzó la caza de aquellos que se negaron a prestar juramento constitucional. Aparte de la cárcel de La Force se convirtieron en cárcel el convento de los carmelitas, el seminario de San Fermín y la abadía de San Germán de los Prados. Llegaron a estas cárceles conforme fueron siendo apresados a partir del 11 de agosto.

Se dice que la causa de la masacre de los eclesiásticos fue el furor provocado por las noticias provenientes de Verdún, asaltada el 1 de septiembre por los prusianos, y que provocó que como venganza se pidiera la muerte de los traidores, es decir, los monárquicos y los clérigos y religiosos. El día siguiente, domingo 2 de septiembre de 1792, Marat publicaba una proclama en el periódico L’Ami du Peuple que era una invitación a terminar con los enemigos.

En el convento del Carmen los detenidos habían organizado su vida de forma que fuera lo más reglamentada posible. Alojados de forma miserable en la iglesia, se les había concedido el derecho a pasearse una hora a la mañana y otra en la tarde por el jardín. Al fondo de los jardines había un oratorio donde los futuros mártires entraban a orar en estas horas de paseo. Un sacerdote que tenía las Actas de los Mártires había leído cada día unas páginas del mismo para prepararse al martirio si venía.

Sin embargo, el procurador síndico de la Commune, Manuel, intentaba hacerles creer que iban a ser objeto de una medida de deportación. Algunos alimentaban así una secreta esperanza de liberación, pero los más perspicaces se encargaban de desilusionarlos.  El primero de septiembre, con el fin de estar preparados a toda eventualidad decidieron negarse de nuevo al juramento si les fuese exigido éste como precio de liberación, y habiéndose confesado los unos a los otros, esperaron la voluntad y la hora de Dios.

Ésta había llegado, porque el ministro de justicia, Danton, era ahora encargado de ejecutar una reciente orden de la Commune, que disponía nada menos que la ejecución -discreta si fuese posible - de los rehenes de los carmelitas. Los sicarios de Maillard, bandidos de los cuales muchos no eran franceses, se encargaron de hacerla espectacular.

El 2 de septiembre, habiendo sido cambiada la guardia de los prisioneros y eliminados los honrados guardas nacionales, una atmósfera de muerte posó sobre los prisioneros... Después de la comida fueron autorizados, sin embargo, aunque con algún retraso, a dar su paseo habitual: eran las tres y media y ya habían comenzado las matanzas en otras prisiones de París.

Pero apenas habían franqueado la pequeña escalinata que comunicaba la capilla con los jardines cuando una primera banda de asesinos, armados de pistolas, picos y sables, penetró en el convento seguida de cerca por los saqueadores de Maillard. Rápidamente fue forzada la guardia y los asesinos se desplegaron como olas rugientes por los jardines. Varios sacerdotes caen bajo los primeros golpes: una estela señala todavía, cerca de un pequeño estanque rodeado de bancos de piedra, testigos del drama, el lugar donde cayó el abate Giraud, dispuesto a recitar su breviario. Otros se refugian en el oratorio y se ponen a rezar. Un cierto número de detenidos, entre los más ágiles, llegan a escalar los muros del parque y buscan su salvación en las casas vecinas.

Tres obispos se encontraban encerrados con los sacerdotes no juramentados: monseñor Francisco José de la Rochefoucauld, obispo de Beauvais, es gravemente herido y conducido con su hermano Pedro Luis, obispo de Saintes, a la capilla: los dos perecieron en el último acto de la tragedia. Monseñor de Lau, arzobispo de Arles, hace frente a los asaltantes, después de haber «agradecido a Dios el morir por tan bella causa» -dice a su vicario general-, avanza hacia los asesinos. «Yo soy el que buscáis -respondió a los que le llamaban a gritos-: el arzobispo de Arles». Y cayó acribillado a golpes...

Detrás de él perecieron los sacerdotes refugiados en el oratorio. La sangre corrió. Los cuerpos sembraron el jardín apacible, testigo de tantas angustias y oraciones...

Entonces es cuando interviene Maillard. La matanza no sigue el plan que había trazado para enmascarar la iniquidad. De lo alto de una ventana, que se llama todavía «la ventana de Maillard», da la orden de llevar a los sanos y a los heridos a la iglesia, a fin de proceder a un simulacro de tribunal, a una hipócrita parodia de justicia, los que se negaron a prestar juramento fueron asesinados con los sables y bayonetas. Ciento catorce víctimas inmoladas a la pasión antirreligiosa, de entre ellas 95 recibieron, el 17 de octubre de 1926, los honores de la beatificación1, pudiéndose establecer así, en todo su horror y en toda su gloria, el balance de la matanza hecha el 2 de septiembre de 1792 a los sacerdotes y religiosos encerrados en el convento de los carmelitas de París. Algunas reliquias se conservan en la iglesia de los Carmelitas.

1 Por no constar con la suficiencia que se requiere para un proceso de beatificación, algunos nombres no fueron incluidos en la lista de los beatificados.

Algunas Breves Biografías


Beato Juan María de Lau d’AllemansJuan María de Lau d’Allemans nació en “La Coste”, Biras en 1738. Estudió Teología en el seminario de San Sulpicio. Arzobispo de Arlés, tomo como modelo a san Carlos Borromeo, buscando guardar la disciplina eclesiástica, la dignidad del culto y la buena organización de la Iglesia. Procuró elevar el nivel moral y cultural del clero.

Cuando se convocaron los Estados Generales, junto con el obispo de Clermont, presentó una moción sobre la “Constitución Civil del Clero”, en la que se ofrecía la creación de un concilio nacional de Francia. En este hecho se quiso ver una tendencia al galicanismo de nuestro beato, ya que no se habla del Papa; parece ser que era una manera de evitar que este espinoso asunto lo tratase la Asamblea, y luego se hablaría con el Pontífice.

En 1792 se negó a prestar juramento constitucional, con lo cual se decretó la deportación de todos los obispos refractarios, Juan María protestó ante semejante injusticia contraría a los principios de libertad religiosa que la Revolución decía defender. Cuando el asalto a las Tullerías y la suspensión del poder real, se mandó detener a todo los obispos que se encontrasen en París. Juan María fue detenido con todos los sacerdotes de la parroquia de San Sulpicio, fue llevado ante el tribunal donde de nuevo se negó a prestar juramento civil, y se decidió, encarcelarlos en la iglesia carmelita de Rue de Rennes. Al entrar en el Carmen, en un principio no se les permitió tener comunicación entre sí, ni que ejerciesen ningún acto religioso, pero más tarde esta situación se mitigó un poco.

El arzobispo exhortaba a todos a la paciencia. Su presencia era conocida, por eso cuando llegaron las turbas para asaltar el convento, exhortó a todos los sacerdotes y religiosos a afrontar el martirio como auténtica gracia de Dios. Las turbas preguntaron por él y se produjo el siguiente diálogo: -¿Eres tú el arzobispo de Arles? –Sí, señores, yo soy. -Malvado: tu eres el que ha hecho verter la sangre de tantos patriotas en Arlés. –Señores que yo sepa jamás he hecho mal a nadie. –Pues entonces yo quiero hacértelo a ti. Y en aquel momento le destrozaron el cráneo a sablazos.

B. Francisco José de La RochefoucauldFrancisco José de La Rochefoucauld-Maumont nació en Angulema en 1736. Después de estudiar en el seminario de San Sulpicio de París y en el colegio de Navarra, fue ordenado sacerdote y dos años más tarde fue elegido obispo de Beauvais en 1772. En el día de su consagración episcopal hizo testamento a favor de los pobres, a los que ayudaba en la medida de sus fuerzas dando un gran ejemplo de caridad.

Cuando las circunstancias políticas de la negativa a jurar la Constitución, hubo de dejar su diócesis y marchar a París, y allí fue detenido y llevado al convento del Carmen. Cuando los revolucionarios asaltaron el edificio, cayó herido en los primeros momentos sobre el suelo del jardín. Su hermano el beato Pedro Ludovico de La Rochefoucauld-Maumont, obispo de Saintes, lo retiró a la iglesia, de donde fueron sacados en los últimos momentos de la matanza a la escalera de la capilla al jardín y allí murieron a sablazos.

B. Pedro Ludovico de la RochefoucauldPedro Ludovico de la Rochefoucauld nació en “Le Vivier”, Blanzaguet en 1744. Igual que su hermano mayor, el beato Francisco José de La Rochefoucauld-Maumont, realizó sus estudios en San Sulpicio y en el colegio de Navarra. Después de varios años de sacerdocio fue elegido obispo de Saintés. Combatió el jansenismo, e intentó ante todo garantizar la educación religiosa de los niños y jóvenes, preocupándose sobre todo por la catequesis en las escuelas, y la preparación de los candidatos al sacerdocio, cuidando mucho de los dos seminarios de su diócesis.

No quiso prestar juramento constitucional, y tuvo que abandonar su diócesis. Junto a su hermano se marcho a París donde fue arrestado, y llevado al Ayuntamiento y después al convento del Carmen.

Cuando el asalto de los revolucionarios vio a su hermano malherido, lo arrastró como pudo al interior de la iglesia queriendo auxiliarle. Pero cerca de las 6 de la tarde, cuando ya habían sido juzgados y ejecutados la mayoría de los sacerdotes, ambos hermanos fueron obligados a salir al jardín, en cuyas escaleras ambos fueron asesinados a sablazos.

B. Andrés Grasset de Saint-SauveurAndrés Grasset de Saint-Sauveur nació en Montreal (Quebec, Canadá) en 1758. Su padre había servido como secretario del Gobernador de Nueva Francia, pero la familia había retornado a París, donde el beato Andrés fue ordenado sacerdote y le dieron una canonjía en la catedral de Sens. A raíz de la Revolución, algunos sacerdotes que se habían negado a jurar la “Constitución Civil del Clero”, fueron perseguidos, y encarcelados; fueron suprimidos los cabildos catedralicios, nuestro beato optó por irse a París y pedir alojamiento en casa de los Eudistas, que los recibieron fraternalmente. Pero tras el 10 de agosto fue arrestado con los eudistas y fue conducido al convento de los carmelitas, que fue convertido en prisión. Una turba asaltó el convento y ejecutaron a Andrés y a otros 94 sacerdotes más que estaban con él. Es el primer canadiense en ser beatificado.

B. Ambrosio Agustín ChevreuxAmbrosio Agustín Chevreux nació en Orleans en 1728. En 1744 profesó como monje benedictino maurista en la abadía de Saint-Florent de Saumur. Fue destinado a la abadía parisina de Saint-Germain-des-Prés. Fue el último Superior general de la Congregación benedictina francesa de San Mauro (Mauristas). Defendió los derechos de su Orden contra las pretensiones de la Comisión de la regularidad, que en los albores de la Revolución francesa quería suprimir las congregaciones religiosas; animó a mantener vivo el ideal monástico dentro de los conventos de la Orden.

Fue encarcelado junto a un numeroso grupo de eclesiásticos en el monasterio carmelita de París ("Les Carmes") con su sobrino Dom Ludovico Barreau de la Touche y Dom René Julián Massey y ejecutado durante la masacre general.

B. Apolinar Morel de Posat Apolinar Morel de Posat nació en Prez-vers-Noréaz cerca de Friburgo de Suiza en 1739. Se educó en los jesuitas, y a los 23 años entró en los capuchinos. Ordenado de sacerdote en 1764, se dedicó con fervor y entrega al apostolado y a las misiones populares; además, lo nombraron maestro y profesor de sus estudiantes de Teología.

A pesar de la santidad de su vida y acción, tuvo que sufrir injustas acusaciones de herejía e inmoralidad. Destinado a Siria como misionero, fue a París en 1788 para instruirse en la lengua y cultura asiática. En la capital francesa ejerció también el apostolado, un tiempo clandestino, dedicado en particular a los alemanes. Por negarse a firmar la “Constitución Civil del Clero”, impuesta por la Revolución, fue encerrado en el convento de los Carmelitas de París el 14 de agosto de 1792, y asesinado el 2 de septiembre del mismo año.

Los 92 compañeros en el martirio son:

  1. Armando Faucauld de Pontbriand, Vicario general.
  2. Francisco Luis Méallet de Fargues, Vicario general.
  3. Gabriel Desprez de Roche, Vicario general.
  4. Juan Antonio Jacinto Boucharéne de Chaumeils, Vicario general.
  5. Julio Honorato Cipriano Pazery de Thorame, Vicario general.
  6. Pedro Francisco Pazery de Thorame, Vicario general.
  7. José Tomás Pazery de Thorame, canónigo.
  8. Juan Goizet, arcipreste.
  9. Andrés Angar, presbítero.
  10. Andrés Grasset de Saint-Sauveur, presbítero.
  11. Claudio Chaudet, presbítero.
  12. Claudio Colin, presbítero.
  13. Enrique Hipólito Ermés, presbítero.
  14. Francisco Cesar Londiveau, presbítero.
  15. Francisco Dardan, presbítero.
  16. Francisco Dumasrambaud de Calandelle, presbítero.
  17. Francisco Urbano Salins de Niart, presbítero.
  18. Gaspar Claudio Maignien, presbítero.
  19. Jacobo Alejandro Menuret, presbítero.
  20. Jacobo Francisco de Lubersac, presbítero.
  21. Jacobo José Lejardinier Deslandes, presbítero.
  22. Jacobo Juan Lemeunier, presbítero.
  23. José Bécavin, presbítero.
  24. Juan Antonio Bernabé Séguin, presbítero.
  25. Juan Antonio Guilleminet, presbítero.
  26. Juan Bautista Claudio Aubert, presbítero.
  27. Juan Bautista Jannin, presbítero.
  28. Juan Bautista Nativelle, presbítero.
  29. Juan Enrique Ludovico Miguel Samson, presbítero.
  30. Juan Felipe Marchand, presbítero.
  31. Juan Francisco Bousquet, presbítero.
  32. Juan Lacan, presbítero.
  33. Juan Pedro Bangue, presbítero.
  34. Juan Roberto Quéneau, presbítero.
  35. Julián Poulain-Delaunay, presbítero.
  36. Ludovico Francisco Andrés Barret, presbítero.
  37. Ludovico Longuet, presbítero.
  38. Ludovico Lorenzo Gaultier, presbítero.
  39. Ludovico Mauduit, presbítero.
  40. Matías Agustín Nogier, presbítero.
  41. Maturino Víctor Deruelle, presbítero.
  42. Nicolás Clairet, presbítero
  43. Oliverio Lefébvre, presbítero.
  44. Pedro Landry, presbítero.
  45. Pedro Ludovico José Verrier, presbítero.
  46. Pedro Ploquin, presbítero.
  47. René Nativelle, presbítero.
  48. René Nicolás Poret, presbítero.
  49. Roberto le Bis, presbítero.
  50. Tomás René Dubuisson, presbítero.
  51. Vicente Abraham, presbítero.
  52. Esteban Francisco Deusdedit de Ravinel, diácono.
  53. Jacobo Agustín Robert de Lézardières, diácono.
  54. Ludovico Alejo Matías Boubert, diácono.
  55. Augusto Dionisio Nézel, seminarista.
  56. Bernardo Francisco de Cucsac, sulpiciano.
  57. Claudio Rousseau. sulpiciano.
  58. Enrique Augusto Luzeau de la Mulonniére, sulpiciano.
  59. Jacobo Esteban Felipe Hourrier, sulpiciano.
  60. Jacobo Gabriel Galais, sulpiciano.
  61. Juan Antonio Savine, sulpiciano.
  62. Juan Bautista María Tessier, sulpiciano.
  63. Juan Bautista Miguel Pontus, sulpiciano.
  64. Pedro Gauguin, sulpiciano.
  65. Pedro Miguel Guérin, sulpiciano.
  66. Pedro Nicolás Psalmon, sulpiciano.
  67. Tomás Nicolás Dubray, sulpiciano.
  68. Ambrosio Agustín Chevreux, O.S.B.
  69. René Julián Massey, O.S.B.
  70. Ludovico Barreau de la Touche, O.S.B.
  71. Carlos Francisco Le Gué, S.I.
  72. Carlos Jeremías Béraud du Pérou, S.I.
  73. Claudio Antonio Raoul Laporte, S.I.
  74. Claudio Cayx-Dumas, S.I.
  75. Claudio Francisco Gagniéres des Granges, S.I.
  76. Francisco Balmain, S.I.
  77. Francisco Varheilhe-Duteil, S.I.
  78. Guillermo Antonio Delfaut, S.I.
  79. Jacobo Julio Bonnaud, S.I.
  80. Juan Charton de Millou, S.I.
  81. Luis Tomás Bonnotte, S.I.
  82. Maturino Nicolás Le Bous de Villeneuve de la Ville-Crohain, S.I.
  83. Santiago Friteyre-Durvé, S.I.
  84. Vicente José le Rousseau de Rosencoat, S.I.
  85. Apolinar Morel de Posat, O.F.M.cap.
  86. Juan Francisco Burté, O.F.M.conv.
  87. Severino Girault, sacerdote, Terciario Franciscano.
  88. Francisco Lefranc, eudista.
  89. Francisco Ludovico Hébert, eudista.
  90. Salomón Leclerc, lasallista.
  91. Urbano Lefébvre, S.M.E. y
  92. Carlos Regis Mateos de la Calmette, conde de Valfons, (laico).

Nota del editor: El Martirologio Romano  en el texto corrrespondiente a estos mártires indica que el grupo de compañeros en el martirio fue de 93; tal como se ve en la lista tan sólo hay noventa y dos nombres.  Además se sabe que S.S. Pío XI en esa fecha beatificó a 191 mártires, total que tan sólo se logra si este grupo está conformado por los 3 obispos y 92 compañeros, como hemos señalado al editar el texto en este santoral.

 




Compartir en Google+
También te puede interesar





Reportar anuncio inapropiado |