Menu



Germán García García, Beato
Mártir laico, 15 de enero


Por: Saturnino López Santidrián | Fuente: archiburgos.es



Mártir Laico

En Suances, Cantabria, España, Beato Valentín Palencia Marquina, español, sacerdote diocesano y sus cuatro compañeros asesinados por odio a la fe el ( 1937).

Sus cuatro compañeros son: Donato Rodríguez García, Germán García García, Zacarías Cuesta Campo y Emilio Huidrovo Corrales

Fecha de beatificación: 23 de abril de 2016, durante el pontificado de S.S. Francisco

Breve Biografía


Germán García García nació el 30 de octubre de 1912 en Villanueva de Argaño. Sus padres eran Alejandro García y Marcelina García, naturales de la misma localidad y labradores.

En 1923, ingresó como junior en el colegio de los Hermanos Maristas de la Enseñanza de Arceniega (Álava). Al curso siguiente, con 8 años de edad, es trasladado al colegio de Gruliasco, en la provincia de Turín, en Italia. En 1927 hace el postulantado y noviciado, llegando a realizar el escolasticado en 1929. En 1930 es enviado a Río de Janeiro (Brasil), donde da clases hasta causar baja –se cree que por enfermedad– y regresa a Burgos.



En 1933, dados sus conocimientos de idiomas, comienza a trabajar en un hotel de la capital y, en 1934, se ofrece voluntariamente a prestar sus servicios en el Patronato de San José, que dirigía don Valentín Palencia. Su hermana Benita García decía de él:

«A mi hermano Germán lo conocí muy poco. Yo me quedé huérfana de padre y madre cuando tenía solo 11 años. Mi padre murió cuando yo nací. Mi hermano se había ido a la casa de los Hermanos Maristas y no lo conocí hasta que volvió y estuvo trabajando como intérprete en un hotel de los Soportales de Antón, pues sabía idiomas. Más tarde entró a trabajar con don Valentín, por quien fue ayudado ya que era muy bueno, pero un poco débil de salud.

En el verano de 1936, y como venía haciéndolo en los años anteriores don Valentín, fue llevado a veranear con sus compañeros a Suances, donde es sorprendido por el Alzamiento Nacional. El 15 de enero de 1937, junto con Valentín y sus compañeros Donato, Emilio y Zacarías fueron asesinados. Yo estaba sirviendo en Burgos cuando me llegó la noticia de que habían matado mi hermano».

También tenemos el parecer de don Victoriano Reguero García, que es hermano de madre de Germán; él destaca el profundo sentido religioso de Germán y su deseo de ser útil a los necesitados:

«Yo conocí a Germán porque, cuando él se fue al colegio yo tenía 12 años. Las referencias son que había salido de la Institución Marista por cuestiones de salud, pero seguía siendo muy, muy religioso. Este fue el motivo por el que su trabajo en el hotel no le convencía y se fue con don Valentín. Yo oí que Germán era un buenazo.



Creo que le gustaba la música; los chicos de don Valentín tocaron varias veces en nuestro pueblo. Recuerdo cómo Germán hizo un avión de alambre y de papel color rosa para un sobrino.

Germán estaba muy unido a don Valentín y, aunque le hubiera hecho picadillo, nunca lo habría abandonado. En nuestra familia hemos vivido con la impresión de que Germán era mártir, tal como ponía en la placa que se colocó en la iglesia del pueblo…»

Uno de los niños que lo conoció, Martín Izquierdo, señala de él que era «bajo y callado y tenía 24 años». Por su parte, Andrés Martínez, otro joven que lo conoció, dice de él que «era miembro de la banda de música y tocaba el clarinete».

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |