Menu


Udalrico (Juan Bautista) Guillaume, Beato
Lasallista y Mártir, 27 de agosto


Por: José Luis Repetto Betes | Fuente: Año Cristiano BAC 2005



Religioso Lasallista y Mártir

Martirologio Romano: En el mar frente a Rochefort, en Francia, en una vieja nave, beatos mártires Juan Bautista de Souzy, presbítero, y Udalrico (Juan Bautista) Guillaume, hermano de las Escuelas Cristianas de La Salle, ambos mártires, que, en el furor de la persecución contra la Iglesia, fueron encarcelados de forma inhumana y, por Cristo, murieron de hambre y aquejados de grave enfermedad. . ( 1794).

Fecha de beatificación: 1 de octubre de 1995 por S.S. Juan Pablo II, junto a otros 63 mártires franceses.

Breve Biografía


Juan Bautista Guillaume nació y fue bautizado el 1 de febrero de 1755 en Fraisans, que entonces formaba parte de la parroquia de Dampierre-les-Dóle (Doubs), Francia, hijo de Nicolás y Antonieta. Educado cristianamente en su casa, sintió la vocación religiosa e ingresó en la congregación de los Hermanos de las Escuelas Cristianas en Maraville el 3 de octubre de 1785 y al tomar el santo hábito recibió el nombre de hermano Uldarico. Pronuncia los primeros votos el 21 de septiembre de 1788 y en esta ocasión firmó el habitual documento por el cual cedía a la congregación sus efectos y vestimenta civil. Cuando estalló la Revolución, el hermano Uldarico pertenecía a la comunidad de Nancy, que comprendía doce hermanos y dirigía un colegio de más de novecientos alumnos. El Hno. Uldarico llevaba ocho años en esta comunidad entregado por completo a la instrucción y formación de los niños. Cuando se mandó el juramento a la constitución civil del clero, el Hno. Agatón, superior general de las Escuelas Cristianas, dirigió una circular a todos los hermanos invitándolos a negarse a prestar el juramento:

«Vosotros no podéis sin faltar ni debéis por tanto estar en comunión con los pastores constitucionales si ellos no son los pastores legítimos. Su nombramiento es al menos susceptible de toda clase de críticas y su institución está expuesta a toda clase de censuras canónicas. No os corresponde a vosotros juzgar pero sí es vuestro deber estar siempre sometidos y bien unidos a la Iglesia católica, apostólica y romana».

A comienzos de 1792 se abrió un registro en la municipalidad de Nancy para recibir el juramento de los funcionarios, de los eclesiásticos y de los religiosos. Las primeras dificultades vinieron de que los hermanos de La Salle se negaron a enviar sus alumnos a las ceremonias presididas en la catedral por el nuevo obispo constitucional (5 de junio de 1791). El 11 de junio la municipalidad invitaba a los hermanos a prestar formalmente el juramento al día siguiente. Los hermanos se negaron y así lo hicieron saber mediante una carta que no dejaba dudas. Como consecuencia de ello la municipalidad se incauta de las escuelas y los hermanos son expulsados y sustituidos. Los hermanos continuaron su relación personal con los alumnos, y muy en concreto consta que el hermano Uldarico se mostró muy apegado a los hijos de los pobres de Nancy, se quedó por ellos en esta ciudad, donde clandestinamente continuó instruyéndolos en la piedad y en el arte de la lectura y de la escritura. Con ello no hizo sino aumentar el prestigio que tenía entre los pobres, pues se sabe que el hermano Uldarico por su humildad tenía gran éxito como maestro y todos sabían que no había hecho nada que pudiera ofender al pueblo; al revés, lo había servido lealmente y merecía no la persecución sino la gratitud de la clase popular.



El hermano Uldarico se quedó a vivir en Nancy en la llamada Casa de Beaufort, calle de la Constitución, y allí fue arrestado el 15 de mayo de 1793, siendo encarcelado en el ex–convento de los carmelitas. Él no dejó de pedir su libertad (29 mayo). El 27 de enero de 1794 fue declarado sano y hábil para la deportación y condenado a ella por su condición de no juramentado.

Después de las peripecias del viaje consta que estaba en Rochefort el 5 de mayo siguiente. Embarcado en Les Deux Associés, aquí se contagió de la epidemia reinante y vino a morir con sus 38 años de edad el 27 de agosto de 1794, siendo enterrado en la isla Madame. En todo momento conservó la fortaleza cristiana y la sumisión humilde a los sufrimientos por Cristo.

AÑO CRISTIANO Edición 2005
Autores: Lamberto de Echeverría (†),
Bernardino Llorca (†)
y José Luis Repetto Betes Editorial:
Biblioteca de Autores Católicos (BAC)
Tomo VIII Agosto ISBN 84-7914-777-6

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |