Menu


Emilio Huidrovo Corrales, Beato
Mártir laico, 15 de enero


Por: . | Fuente: archiburgos.es



Mártir Laico

En Suances, Cantabria, España, Beato Valentín Palencia Marquina, español, sacerdote diocesano y sus cuatro compañeros asesinados por odio a la fe el ( 1937).

Sus cuatro compañeros son: Donato Rodríguez García, Germán García García, Zacarías Cuesta Campo y Emilio Huidrovo Corrales

Fecha de beatificación: 23 de abril de 2016, durante el pontificado de S.S. Francisco

Breve Biografía


Emilio Huidobro Corrales nació el 9 de agosto de 1917 en Villaescusa del Butrón, siendo bautizado el día 15 del mismo mes en la parroquia de San Torcuato. Sus padres se llamaban Íñigo y Agapita, naturales del mismo pueblo. Su fuerte constitución física y su carácter de líder le daban un aire de más edad de la que tenía. Era de pelo castaño, bizco de un ojo, muy agradable de carácter y muy sociable: «Le gustaba jugar con todos, era un contraste con su hermano Aníbal», relata su prima Aurora Corrales. «Yo le vi participar en los actos religiosos cuando iba al pueblo, especialmente con ocasión de la fiesta de santa Teresa, en octubre, en que se hospedaba en casa de mi abuelo. Era buen músico».

Al fallecer don Íñigo, Agapita se casó en segundas nupcias con Florentino, «quien maltrataba a Emilio y Aníbal» según detalla su prima. «Al morir Agapita, mi abuelo los trajo al colegio. Emilio murió a los 19 o 20 años. Yo recuerdo que mi madre quería mucho a Emilio porque se había quedado sin madre y el padrastro no le trataba bien».



«Emilio estaba muy contento y agradecido con don Valentín», recuerda todavía Aurora. «No así el otro hermano, Aníbal, este no se sentía muy a gusto en el Colegio de don Valentín. Emilio se adaptó totalmente, pero Aníbal no. Les oí decir que iban a Fuentes Blancas a tocar y que les daban propinas».

Otro relato, este de don Martín Izquierdo Fuente, asegura que «Emilio era el director de la orquesta cuando no podía don Donato. Era de complexión alta y fuerte y muy bondadoso. Una persona de gran humanidad física y moral. Muy alegre. Pacificador: cualquier discusión la apaciguaba. Era respetado. Hacía las suplencias en la dirección de la música. Era muy religioso. La verdad es que todos íbamos a misa, y ellos eran los principales ayudantes en la convivencia».

«Tocaba casi todos los instrumentos: trompeta, bombardino, trombón… Tocaba muy bien todos los instrumentos de viento y cuerda. Además, aparte, nos daba lecciones de geometría».

Doña Felicitas Alonso Campo, residente desde niña en Suances, relata cómo el día que los llamó el Frente Popular estaba en su casa junto con los otros compañeros de don Valentín: «El día que los llevaron al Frente Popular, uno de ellos estaba en nuestra casa. Le mandaron ir a declarar porque les delataron diciendo que don Valentín no acataba la disciplina que le habían ordenado de no celebrar la eucaristía».

Aurora Corrales asegura que tardaron mucho tiempo en enterarse de la muerte de don Valentín y Emilio: «En cuanto a la  muerte de Emilio tardamos mucho tiempo en enterarnos. Supimos que habían matado a don Valentín y a algunos de sus alumnos, pero de momento no supimos que era nuestro Emilio. Hasta después de la guerra no nos llegamos a enterar. La versión que nos dieron fue que él quiso acompañar en todo momento a don Valentín».



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |