Menu



Descubrí la infidelidad en el coche
Testimonio de un matrimonio.(México)


Por: Sr. L y Sra. R | Fuente: Libro: Secretos del Amor




México, 18 de abril de 1997

Nos casamos hace 29 años, en el año del Señor de 1968. Un año de grandes eventos mundiales y nacionales, con trágicos acontecimientos. Pero en medio de esa turbulencia, Dios nos regaló un oasis de paz y felicidad.

Un oasis fácilmente de comprender: la dicha de haber formado un hogar cristiano y el gozo del nacimiento de nuestros hijos.

El momento más difícil fue cuando… un día, descubrí la infidelidad en el coche. Salíamos a cenar, mi esposo y yo, como de costumbre, todos los sábados. Ese día iríamos a un lugar diferente, especial. Prometió llevarme a un restaurante chino, muy lindo, tranquilo y elegante. Me dijo que él ya había estado allí y que, conociéndome, me encantaría. No podía estar más contenta por este gesto de atención.

Quedaban 10 minutos y estaríamos allí. De repente, una bicicleta salió de una calle lateral y obligó a mi marido a esquivarla moviéndose al carril izquierdo y regresar bruscamente al nuestro. Y en ese movimiento se le salió del traje una tarjeta-invitación, de color rosado, que llegó a parar a mis pies. La tomé, pero él intentó atraer mi atención en otra cosa. Le pregunté: “¿Qué es esto?”
“¡Oh!, nada, nada –me dijo- Mira ya llegamos. Sólo quedan dos curvas. Dámelo”.

Era un sobre que estaba super-perfumado y abierto. Saqué la tarjeta. Él me gritó: “¡No, no la leas!” Y antes de que me la arrebatase, tan sólo pude leer: “…en el restaurante chino, a las 10. Susi”…

Lo entendí todo. Él comenzó a hablarme exasperadamente, a decirme que le perdonara, a prometerme que no volvería a ocurrir, a asegurarme que… Me quedé sin palabras, con ganas no sé si de llorar o de gritarle o de dejarle. Yo sólo oía sus palabras sin escuchar lo que me decía. En ese momento no me entraba nada. Él seguía hablando y suplicando y llorando.

Yo estaba fuera de mí.

Hasta no hacía más que repetirme: “Dame una oportunidad más, sólo una oportunidad más, dame una oportunidad más…” En ese momento, cerré los ojos, y pidiéndole ayuda a Dios, le dije: “Está bien, sólo una oportunidad más”.

Gracias a Dios lo superamos teniendo mucho diálogo, reflexionando sobre lo sucedido y confiando mucho en Dios y el uno al otro. Gracias a Dios, repito, todo ha quedado atrás.

No hemos dejado de pasar por otros momentos difíciles, pero nos ha mantenido unidos el amor, la comprensión y el cariño de nuestros hijos. Nos une la Bendición de Dios y la protección de la Virgen de Guadalupe.

Gracias a Dios, volvimos al oasis en que habíamos estado antes, pero ahora más maduros, más humildes, más unidos. ¿Qué mejoraríamos? Mejoraríamos que cuando exista algún problema, pues, que haya mucha comunicación, mucho diálogo, para no hacernos daño. Evitaría hacer algo que pudiera dañar a nuestra familia.

Queremos seguir viviendo guiados siempre por el camino de Dios. Deseamos vivir en paz, tranquilos, sin resentimientos, con alegría y en unión de nuestros hijos. Esperamos que también ellos puedan formar su propio hogar, lleno de amor, de perdón, de sinceridad y de mucha fe.

Reflexión:

Ahora son más humildes. Ya lo creo. Después de haber pasado por momentos tan duros, después de haber caído y de haberse levantado, después de haberse aceptado y perdonado, ¡qué paz tan profunda la que empapa a las almas humildes!

Esta esposa ha sabido aceptar, perdonar y elevar a su marido. Sabe que es un hombre y no un ángel. Ha sabido confiar en él y confiar en Dios. Pues es Dios quien construye sobre el cimiento de la miseria humana. Dios es el que levanta y sostiene al hombre. A ese hombre que, está “hecho de barro pero que también lleva un soplo de Dios; ese hombre capaz de llorar como un niño pero que siente que su inocencia es culpable; ese hombre que quizás todos los días levanta su mirada a Dios y que todos los días se esconde buscando a las creaturas; ese hombre que siendo rey es incapaz de no ser tirano; ese hombre débil, que sufre, incapaz de hacer el bien que quiere; ese hombre temporal y pasajero cuya vida oscila entre el día y la noche; que un día ama a Cristo y al siguiente lo vende; ese hombre pobre y soberbio cuya última palabra ha de ser siempre pedir perdón”.

Ser humilde de corazón: es una lección dura que se aprende sólo con dolor. ¡Pero qué hermosos los corazones humildes! Son más humanos, más comprensivos y más alegres. No se irritan tan fácilmente. No se escandalizan ante los fallos ajenos. No se desalientan ante las propias caídas. Ellos repiten, como David, ese hermoso salmo: “Crea en mí, oh Dios, un corazón puro” (Sal. 50, 12); y experimentan a diario la profecía divina: “Os daré un corazón nuevo, infundiré en vosotros un espíritu nuevo, quitaré de vuestra carne el corazón de piedra y os daré un corazón de carne”

 

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Maria Isabel Álvarez Gaitán
Asesorías familiares, cursos prematrimoniales
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Marta Grego
Consultora Familiar. Aborto, post aborto, adicciones
Rosa María Villegas-Smith
Acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |