Menu


Diez consejos sobre autoempleo y emprendimiento en la era de internet
El dinero es necesario para que una empresa viva, pero no es su finalidad: una persona necesita dinero para vivir, pero no se trabaja sólo para ganar dinero


Por: Borja Adsuara (@adsuara) | Fuente: blogs.elconfidencial.com/tecnologia/menos-tecnologia-y-mas-pedagogia/



“Trabajar” viene del latín vulgar “tripaliare” (torturar), que deriva de “tri-palium”, una especie de cepo o instrumento de tortura, compuesto de tres palos cruzados, al cual era sujetado el reo.

El Instituto de la Juventud ha dedicado el nº 108 (de junio de 2015) de su Revista de Estudios de Juventud a los Jóvenes de la “Generación 2020”, para analizar “los retos y expectativas que encontrará una generación de jóvenes que están creciendo y educándose en medio de las rápidas y profundas transformaciones producidas por la revolución tecnológica de carácter digital”.

Uno de esos retos es, sin duda, el del trabajo o empleo; y a ese tema quise dedicar mi reflexión. Pero no de una forma academicista, fría y objetiva, tomando distancia del problema, sino con el interés y la lógica preocupación que siento, como padre de unos hijos que pertenecen a dicha generación, por saber en qué trabajarán, en vista de las malas perspectivas actuales para encontrar trabajo (por cuenta ajena).

Con independencia de que, aquél que esté interesado –como yo- por este asunto, pueda ver las tres partes del trabajo -dedicadas al mercado de trabajo (conceptos), la economía digital (estudios) y las políticas públicas (planes)- comparto aquí mis conclusiones (provisionales) en forma de consejos: cinco consejos para mis hijos y cinco consejos para las Administraciones Públicas:

El mercado de trabajo para la Generación 2020



1ª) Cada vez habrá menos empleo (trabajo por cuenta ajena), tanto privado como público, y la Generación 2020 tendrá que acostumbrarse a emprender o hacer un trabajo por cuenta propia (autónomo).

2ª) Emprender no es sólo iniciar un viaje. Es iniciar un viaje, físico o mental, con la idea de seguir, y de perseguir y atrapar un objetivo (llegar al destino), con una dosis de riesgo y de recompensa (aventura).

“Trabajar” viene del latín vulgar “tripaliare” (torturar), que deriva de “tri-palium”, una especie de cepo o instrumento de tortura, compuesto de tres palos cruzados, al cual era sujetado el reo.

El Instituto de la Juventud ha dedicado el nº 108 (de junio de 2015) de su Revista de Estudios de Juventud a los Jóvenes de la “Generación 2020”, para analizar “los retos y expectativas que encontrará una generación de jóvenes que están creciendo y educándose en medio de las rápidas y profundas transformaciones producidas por la revolución tecnológica de carácter digital”.

Uno de esos retos es, sin duda, el del trabajo o empleo; y a ese tema quise dedicar mi reflexión. Pero no de una forma academicista, fría y objetiva, tomando distancia del problema, sino con el interés y la lógica preocupación que siento, como padre de unos hijos que pertenecen a dicha generación, por saber en qué trabajarán, en vista de las malas perspectivas actuales para encontrar trabajo (por cuenta ajena).



Con independencia de que, aquél que esté interesado –como yo- por este asunto, pueda ver las tres partes del trabajo -dedicadas al mercado de trabajo (conceptos), la economía digital (estudios) y las políticas públicas (planes)- comparto aquí mis conclusiones (provisionales) en forma de consejos: cinco consejos para mis hijos y cinco consejos para las Administraciones Públicas:

El mercado de trabajo para la Generación 2020

1ª) Cada vez habrá menos empleo (trabajo por cuenta ajena), tanto privado como público, y la Generación 2020 tendrá que acostumbrarse a emprender o hacer un trabajo por cuenta propia (autónomo).

2ª) Emprender no es sólo iniciar un viaje. Es iniciar un viaje, físico o mental, con la idea de seguir, y de perseguir y atrapar un objetivo (llegar al destino), con una dosis de riesgo y de recompensa (aventura).

3ª) No conviene “emprender por emprender”, sin una meta o un destino cierto. Al igual que no conviene emprender sin provisiones ni una tripulación preparada; ni invertir todos los ahorros en una actividad que no se conoce bien.

4ª) No todos los viajes y emprendimientos son iguales (según su duración y riesgo). Hay startups, que persiguen generar unos altos y rápidos beneficios, y empresas más tradicionales, que permiten vivir de ellas toda la vida.

5ª) El dinero es necesario para que una empresa viva, pero no es su finalidad: una persona necesita ganar dinero para vivir, pero no se trabaja (8 horas al día) sólo para ganar dinero. “Se respira para vivir, pero no se vive para respirar”.

Economía digital en las políticas públicas

6ª) Se necesitan nuevos perfiles de profesionales TIC (tecnólogos): big data, cloud computing, internet de las cosas; y nuevos profesionales de la economía digital (usuarios): comercio electrónico, marketing digital y contenidos digitales.

7ª) Para ello resulta imprescindible la formación, tanto en habilidades digitales básicas (digital skills), como en formación para el empleo, formación continua, formación profesional (especialmente, dual), y formación universitaria.

8ª) Es imprescindible la colaboración público-privada para la identificación de esos nuevos perfiles y esas nuevas competencias profesionales, en las que han de formarse los jóvenes para que sean los que necesitan las empresas.

9ª) Hay que apoyar el “emprendimiento de base tecnológica” (las startups), pero también el uso de las TIC en el emprendimiento tradicional: la digitalización o transformación digital de las PYMEs para que sean competitivas.

10ª) Sería conveniente crear la figura del asesor o facilitador TIC para PYMEs, que ayudara a éstas en cuestiones tecnológicas, como hacen las gestorías con las cuestiones fiscales o laborales (podrían integrarse en ellas o ser autónomos).

Los 'facilitadores' TIC

La Unión Europea propuso en 2013 una Iniciativa de Empleo Juvenil, para regiones europeas con tasas de desempleo juvenil superiores al 25% (menores de 25 años que ni estudian ni trabajan, los ninis). En España se incluyó en la Estrategia de Emprendimiento Joven, para que puedan recibir una oferta de empleo, educación o formación tras finalizar sus estudios o quedar desempleados.



• Menos tecnología y más pedagogía. Blog de Borja Adsuara



Compartir en Google+




Consultorios
Juan Pablo Barros S.
Liderazgo ético en la empresa
Emilio Planas Fernández
Una nueva cultura corporativa con base en la aplicación de la Doctrina social cristiana
Luis Eduardo Olivera Martínez de Castro
Responsabilidad Social Empresarial
Vicente Oltra Climent
Empresa Familiar
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Alfonso Muñoz Flores.
Antropología filosófica, Capacitación y Desarrollo humano en la Empresa.
Gonzalo Monzon
Proyectos humanitarios en países del tercer mundo.
Mariano Ruiz Espejo
Ciencias Económicas y Empresariales
Marcia Gabriela del Carmen Gutiérrez Vargas
Coordinación de capacitación para empresas, desarrollo y revisión de cursos y conferencias.
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |