Menu



Movimientos y Asociaciones

El Papa en América Latina: Entrevista a José Luis Aguirre, vocero oficial de la Arquidiócesis de Bolivia
Entrevista a uno de los responsables de la organización de la visita del Papa a América Latina


Por: Luis Javier Moxó Soto | Fuente: Catholic.net



El Papa Francisco realizará una visita apostólica a Ecuador, Bolivia y Paraguay los próximos días 5 al 13 de julio.

 

José Luis Aguirre Alvis está cumpliendo la labor de Vocero Oficial de la Arquidiócesis de La Paz (Bolivia) para la llegada del Papa Francisco. Desde su puesto de colaborador de la Comisión de Medios de Comunicación, Estrategia Comunicacional y Logística ha tenido a bien concedernos la siguiente entrevista, que le agradecemos mucho.

 

Ésta sería la segunda visita histórica de un Papa a este país. ¿Qué recuerdo tienen ustedes de la visita de San Juan Pablo II hace 27 años?



El Papa Juan Pablo II, hoy San Juan Pablo II, llegó a Bolivia en mayo de 1988. Él vino un 9 de mayo y coincidió con el Día del Periodista Boliviano que se celebra cada 10 de mayo, dedicando una de sus primeras intervenciones a los periodistas de este país con los que se reunió de modo fraternal y amigable. Esta visita comprendió seis ciudades de Bolivia y duró seis días. Su punto de contacto con Bolivia se inició en el Aeropuerto Internacional de El Alto donde se produjo el primer encuentro multitudinario que le brindo su bienvenida. Según se recupera de entonces al llegar al país señaló: "Puedo decirles con toda sinceridad que visitar Bolivia era un deseo largamente acariciado por mí. Ahora se concreta felizmente, para conocernos más de cerca y para que juntos nos acerquemos más a las metas que Jesús, nuestro Salvador, nos propone."

En su estadía en La Paz pudo estar en contacto con la mayor variedad de sectores de la población boliviana recibiendo así mismo en cada lugar el mismo cariño y respeto que le prodigó la comunidad.

Se puede decir que el recuerdo de la primera visita de un Papa a Bolivia perdura latente hasta hoy y en cada persona que vivió la experiencia siendo entonces niños, jóvenes o adultos se conserva la fuerte impresión de un Papa sencillo, amoroso y cálido con cada uno de los bolivianos.

 

¿Cómo ha cambiado desde entonces o es actualmente (inquietudes, necesidades, urgencias,...) su arquidiócesis de La Paz? Y también, ¿cómo se ha preparado material y espiritualmente la arquidiócesis de La Paz para recibir al Papa? 



La Arquidiócesis de La Paz en primer lugar tiene una población que casi prácticamente s eha duplicado, pues los más de dos millones de paceños se encuentran casi fusionados con la que hace 27 años era todavía una zona próxima a La Paz, y que hoy es reconocida como la ciudad de El Alto. Hoy El Alto comprende en Bolivia el espacio urbano de mayor crecimiento poblacional debido a las condiciones de espacio de recepción de migrantes de todo el país, además de ser la ciudad más jóven poblacionalmente. Así, La Paz eclesiásticamente es una Arquidiócesis y El Alto es una Diócesis, cada una con su respectivo obispo.

La llegada del Papa Francisco a Bolivia ha generado un clima de expectativa en todo en territorio nacional, y así la Iglesia Católica desde el mes de abril en que conoció oficialmente sobre la llegada de Su Santidad asumió la responsabilidad de preparar la visita articulando las principales comisiones de trabajo en áreas como liturgia, protocolo, económico financiera y la de comunicación social. Dado que la visita del papa Francisco comprende en tres días las ciudades de El Alto (punto de arribo aéreo), La Paz (espacio de encuentros oficiales con el gobierno nacional), y Santa Cruz (ambiente de mayor despliegue de acciones religiosas y pastorales) en cada sitio igualmente se han replicado la estructura de comisiones de trabajo. En cada lugar se han articulado iniciativas con matices variados en cada sitio y dada la variedad geográfica y humana de cada lugar se tendrá la oportunidad de mostrar el rostro pluriétnico y pluricultural en que está compuesto el Estado Plurinacional de Bolivia.

 

¿Qué significa para ustedes y cómo están poniendo en práctica el lema de la visita: "Con Francisco anunciamos la alegría del Evangelio. Reconciliación y renovación"? ¿Qué heridas tiene Bolivia que hayan de ser sanadas, o qué necesidades concretas tiene de renovación, de nuevo rumbo?

Se entiende que la visita del Papa Francisco a Bolivia es sobre todo de carácter apostólico, lo que quiere decir es que el sucesor de Pedro asume en piel propia la tarea de salir en misión, de búsqueda y contacto con su comunidad y con los que esperan encontrarse con él. El enfoque misional de este recorrido se ajusta a las mismas cualidades y profundidad de la Exhortación Apostólica, Evangelii Gaudium, la que emitida por el mismo Papa Francisco en noviembre de 2014, en la clausura del Año de la fe señala que la experiencia de la Evangelización sólo puede ser tal como producto de la salida, contacto, encuentro, reconocimiento y alegría/gozo del descubrimiento del Otro, de aquel que es semejante y a su vez diverso y que ocupa las calles, los espacios más variados y donde el aliento de la presencia de su Papa amigo es signo efectivo de esperanza y avivamiento de su propia fe.

Para Bolivia el lema de la visita traduce exactamente el espíritu con el que la población debería esperar la llegada, así como vivir su presencia y deseablemente trascender de modo sostenido su paso cuando haya dejado el país, y es el de saber que el Evangelio es la experiencia más profunda de gozar y ser felices por la presencia de un otro, para servirlo y así en éste vínculo experimentar la dimensión de la salvación como producto del amor.

Para Bolivia, el tema de esta visita señala además el reto de experimentar la reconciliación para la renovación desde la alegría del Evangelio. Esto significa que las heridas sociales, las distancias marcadas por razones socio-históricas así como de los pecados sociales que nos separan sean iluminados hacia una curación por la práctica del abrigo amoroso y servicio humilde a nuestros semejantes.

Renovar la visión misma de la fe pasa así por una invitación a una nueva práctica de nuestra intrínseca labor misionera como seguidores de Cristo, y es el Papa Francisco el que nos pone nuevamente en contacto con la real imagen y propuesta de salvación.

 

Muchas gracias, D. José Luis por su tiempo, esfuerzo y entrega en esta preparación de este viaje apostólico tan trascendente para toda América Latina. Por último quiero preguntarle, ¿cómo valora la Iglesia que peregrina en Bolivia, desde la nota de catolicidad, que un Papa latino visite América Latina? ¿Qué esperan de esta visita apostólica?

El Papa Francisco, es recibido con preparación espiritual así como con júbilo por la gran mayoría de la población boliviana además por el hecho de verlo como el Papa cercano, el que sale y a la vez pertenece a la región, el que habla su idioma castellano, y así mismo es quien ha vivido y comprende las necesidades más sentidas de su población. Posiblemente este calor que empieza a sentirse en el ánimo y corazones de los latinoamericanos, y en especial desde los países en los que tendrá su visita apostólica, es equivalente a la de preparar la visita de un familiar, de un amigo, de alguien muy querido y que no veíamos hace mucho tiempo. Este tiempo de espera, y de vivir la llegada del Papa Francisco, más que ser espacio de expresión de justas necesidades sentidas, es el de movilizar los corazones y la esperanza en un camino de liberación que sólo Cristo pudo habernos dejado.

El efecto Francisco, como se señala en los sitios en que ha pasado Su Santidad, se espera que sea el de saber que nuestra fe católica y la de seguidores a las cualidades propias del Papa Francisco son una oportunidad de recuperar el mismo sentido de vida y compromiso con el mundo y nuestros semejantes.

Recomendamos

Programa del viaje del Papa Francisco a Ecuador, Bolivia y Paraguay

Para seguir los último detalles de la visita del papa a Ecuador, se puede visitar la web http://papafranciscoenecuador.com/ y seguir la cuenta de twitter @FranciscoenEC

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |