Menu


Cuando Dios calla: La certeza de una Presencia
La Oración

Volvemos sedientos a hablarle, a preguntarle, a suplicarle con insistencia redoblada: ¡escúchame!


Por: Angeles Conde | Fuente: La-oracion.com



Una queja paradójica

EL silencio de DIos lo contemplamos desde diversos puntos de vista, para ayudarnos a comprender siquiera un poco, a aceptar, a conocer, a abrazar en la fe, a vivir este misterio bello, por ser Suyo, pero que tantas veces nos sorprende y algunas veces puede causar inquietud, constituir un obstáculo para el encuentro sereno y amoroso con Él en nuestra ermita interior.

A veces Dios parece mudo, indiferente, a nuestras súplicas. Cuando su silencio se prolonga incluso por años puede llegar a ser una experiencia tremendamente dolorosa para el alma que lo busca con sinceridad.

Como no lo escuchamos, lo primero que pensamos es que Él no nos escucha. Y sin embargo oramos. No nos damos por vencidos, un día y otro acudimos a Él, volvemos sedientos a hablarle, a preguntarle, a suplicarle con insistencia redoblada: ¡escúchame!

"Desde lo hondo a ti grito, Señor;
Señor, escucha mi voz;
estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica". (Salmo 129)

"Señor, Dios mío, de día te pido auxilio,
De noche grito en tu presencia;
Llegue hasta ti mi súplica,
inclina tu oído a mi clamor (...)
Todo el día te estoy invocando,
tendiendo las manos hacia ti". (Salmo 87)



Qué misterio. Qué paradoja. Hemos de concluir que de un modo desconocido Dios sostiene nuestra fe en su presencia. Es un hecho que creemos que está ahí cuando le dirigimos la palabra, cuando elevamos a Él el corazón. Pues ¿quién en su sano juicio hablaría con la pared? Si oramos, incluso si nos quejamos, es porque tenemos la íntima certeza de que Dios nos escucha. Actuamos al menos como si creyéramos que nos escucha siempre, incluso aunque no responda, dado que oramos en cualquier momento, siempre que se nos ocurre. Estamos dando por supuesto que Él se encuentra disponible, permanentemente atento a nosotros. De hecho, es así.

Es esta certeza de su presencia amorosa la que permite al salmista clamar:

"¿Por qué, Señor, me rechazas
y me escondes tu rostro?" (Salmo 87)

El salmista siente que Dios se ha escondido, y sin embargo no lo considera ausente. Si Dios no estuviera cerca suyo, atento a su oración, ¿qué sentido tendría dirigirle la palabra? Y si no existiera una comunión de mutuo amor con Dios, ¿por qué habría de quejarse? No puede negarlo: sabe que Dios está ahí con él, aunque sus ojos no lo vean, sus oídos no lo escuchen, su corazón no lo sienta.

La certeza de una Presencia

Hace muchos años una compañera de oficina colocó sobre la computadora un post it que decía: "del deseo de que me contesten los mensajes, líbrame Jesús".
En nuestra experiencia cotidiana, algo que suele exasperarnos es no obtener respuesta a nuestras preguntas, especialmente cuando nos parecen necesarias, urgentes, prioritarias. Envías un mail, y nada; pruebas con un whatsapp, y tampoco. Te haces un tiempo, llamas por teléfono, y no llega la llamada de vuelta. Vuelves a probar más tarde, dejas recado, nada. La impaciencia llega al clímax cuando quien no responde es tu esposo, tu madre, tu novia, tu jefe... No tiene necesariamente lógica, pero frecuentemente a causa de esta ausencia de respuestas nos sentimos rechazados, ofendidos, no queridos. Hasta que por fin constatamos, algo avergonzados de la "tormenta en el vaso de agua", que, en la mayor parte de los casos, no había nada de eso.




Tal vez no caemos en la cuenta de que Dios responde de otra manera, de muchas maneras. Una de las más bellas es su amor incondicional: Dios responde "estando ahí", presente. Responde permaneciendo a nuestro lado. Su amor de Padre, su atención incansable a cada uno de sus hijos, anclan su mirada a nuestro corazón.


Cada uno de nosotros, cuando se queda en silencio, no sólo necesita sentir los latidos de su corazón, sino también, más en profundidad, el pulso de una presencia fiable, perceptible con los sentidos de la fe, y sin embargo mucho más real: la presencia de Cristo, corazón del mundo." (Benedicto XVI 1 de junio de 2008)

Si la oración es encuentro, éste puede ser silencioso. Para el amor no hacen falta palabras. Muchas veces, en realidad, sobran. Los novios, los esposos, los verdaderos amigos, conocen el lenguaje de la mirada, de la compañía, de la confianza inquebrantable, de la paciencia oblativa en los momentos de contraste o dificultad. Del "estar ahí".


Rezo porque confío que Alguien me escucha pase lo que pase, noche y día. Siempre.
Rezo porque confío que acoge mi oración en Su corazón. Yo sé que le importo. Sé que por mí le importan mis cosas, mis preocupaciones incluso más pequeñas, y sobre todo las personas a las que amo.

Rezo porque confío en el amor de Dios a quien amo.
Y cuando rezo...
A veces, Dios habla.
Yo le escucho.
Su voz resuena en mi interior y el eco permanece.
A veces, Dios calla.
Yo le comprendo.
Su silencio encuentra eco en mi corazón.
Reluce en la penumbra su Presencia.
Retumba como una llamada: la del amor crecido, incondicional, sereno, cierto.
La del "sólo Dios basta" de Teresa de Ávila.

Con los sentidos del alma

El espacio invisible de la presencia de Dios es al mismo tiempo el inaudible de su Palabra. Habla calladamente, pero no deja de pronunciarse. Escucha mi interior desde Su interior. "Dios escucha mejor los corazones que las voces" decía S. Juan Crisóstomo. Tal vez podamos también nosotros escuchar mejor el Corazón que la Voz de Dios.
Se trata, pues, de actuar los sentidos del alma, unos nuevos oídos interiores, una nueva mirada, con los que tocar a Dios. La fe, la confianza, la esperanza, el amor.


"El hombre no puede orar más que apoyándose en una fe viva. A la inversa- y así se cierra el círculo-, su fe no es viva más que si ora". (Romano Guardini, Initiation a la Prière, cap.I)


No estamos solos en esta tarea. El Espíritu Santo infunde en nosotros la gracia y las virtudes que tanto necesitamos, y fortalece nuestro ánimo para que no desfallezcamos en nuestra búsqueda. Podemos pedírselo así a este Maestro interior de oración (cf. Catecismo 2672) con palabras que tal vez hemos recitado muchas veces: "Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor" (cf. Secuencia de Pentecostés).
Ven Espíritu Santo, llena mi corazón, y enciende en mí el fuego de tu amor, la llama viva de tu presencia.
Que te descubra escondido dentro de mí, santo y cálido huésped y amigo de mi alma.
Que mi vida sea un espacio de acogida en el que establezcas tu casa.
Vivir contigo me basta.

A ver quién puede

"El hombre que ora se planta de cara al Todopoderoso y le dice valientemente: A ver quién puede. Se entabla entonces una lucha entre dos seres desproporcionados, de los cuales el uno no es sino tierra y suciedad, doblemente impotente contra su adversario, por su creación y por sus faltas; y sin embargo, lejos de que el miedo paralice al hombre, parece que hace estremecer a Aquel cuya majestad hace temblar a todo. Dios se defiende; Dios parece temer en sí un punto débil, un paso mal defendido. "Déjame", dice Él un día a Moisés. Déjame, es decir, no me ruegues, porque si tú me insistes, yo cedo. En este combate en que el hombre interpela a Dios, le asedia con la misma petición, le recuerda sus promesas, le conjura en su nombre, le representa los inconvenientes de una negativa, le suplica, le intima, le cansa, parece que Dios teme el resultado del debate y que el hombre está seguro de antemano..." (Padre PONTET, "L´homme moderne et la Prière", pp.65-66 en FRANCOIS STROOBANTS, La oración, pp.78-79)


Jesús mismo nos invitó a no cejar en la oración. Nos aseguró que seríamos escuchados. Y lo demostró cuanto pudo. Él mismo escuchó siempre a quienes lo invocaron: sea con palabras, como ruego del leproso (Mc 1,40-41), el de un padre angustiado que imploraba la salud para su hija (Mc 5,36), del ladrón crucificado a su lado (Lc 23, 39-43), o sea en silencio como los portadores del paralítico (Mc 2,5), el roce de la hemorroísa (Mc 5,28) o las lágrimas y el perfume de la mujer pecadora (Lc 7, 37-38). (Cf Catecismo 2616) Confiemos pues. Algún día, Jesús mismo, conmovido por la oración ferviente y perseverante, nos dirá: 

"Yo he escuchado tu oración, he visto tus lágrimas y voy a curarte". (2 Re 20,5)

Y podremos exclamar como Job:

"Yo te conocía sólo de oídas, mas ahora te han visto mis ojos". (Job 42,5)
Los ojos de la fe viva. Los ojos del corazón profundo, donde nuestro Señor habita. Un buen día nuestra mirada descubrirá a Aquel que siempre estuvo a nuestro lado y dentro de nosotros, con su presencia resucitada: "¡Es el Señor!" (Jn 21,7)

 

Contenido cortesía de nuestros aliados y amigos: La oración

 

Artículos anteriores relacionados:

¿Qué hace Dios cuando calla?: Nos hace falta un espacio interior de soledad y silencio para escuchar a Dios.

El silencio de Dios: Muchas veces nos preguntamos por qué razón Dios no nos contesta, o se queda callado o por qué permite circunstancias difíciles y aparentemente injustas.

Los doce grados del silencio: Es el silencio el que prepara a los santos, el que los comienza, el que los continúa, el que los acaba.

 

 

--- Si quieres ver este artículo en la La-Oración.com da click  aqui

--- Para ver más artículos sobre la oración te invitamos a conocer  el blog La-Oración.com dando click aquí

 

Facebook

Twitter

* Para mayor información, visita nuestra comunidad de religiosas

* ¿Dudas, inquietudes?  Pregúntale a un experto

*  ¿Te gustó nuestro servicio?   Suscríbete a nuestro boletín mensual

* Comparte con nosotros tu opinión y participa en nuestros foros de discusión de Catholic.net

Si te gusta nuestro material, suscríbete y entérate de nuestras novedades:





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |