Menu



El síndrome silenciado: después de un aborto
Millones de mujeres y hombres sufren solos porque éste es un problema ignorado y que se mantiene invisible


Por: Provida Valencia | Fuente: Provida Valencia



Fran Barcia. Lisboa. “El bebé llora desconsoladamente. La madre lo busca por todas las habitaciones de la casa, pero no lo encuentra. Ésta es una de las pesadillas más recurrentes de las mujeres que padecen el trauma del aborto”, afirmó ayer la psicóloga estadounidense Priscilla Coleman, profesora en la Universidad Bowling Green State de Ohio (EEUU) y una de las investigadoras más prestigiosas del mundo en este tipo de trastornos mentales.

Lisboa reunió ayer a psiquiatras, psicólogos, pediatras y otros especialistas estadounidenses y europeos para debatir el impacto del aborto en la salud de la mujer, en una iniciativa promovida por la Asociación Mujeres en Acción. Los expertos coincidieron en afirmar que estas secuelas son silenciadas por los políticos, los medios de comunicación e incluso por muchos profesionales del sector.

“Millones de mujeres y hombres sufren solos porque éste es un problema ignorado y que se mantiene invisible. En el síndrome post aborto, el bebé ha muerto, pero continúa en el cerebro unido a la madre”, explicó Vincent M. Rue, codirector del Institute for Pregnancy Loss, una entidad sin ánimo de lucro de Jacksonville (Florida, EEUU) que se dedica a la investigación y el tratamiento. Según Priscilla Coleman, autora de decenas de artículos sobre la materia, el 35% de las mujeres estadounidenses de 45 años ha abortado al menos una vez en su vida. Y cada año se practican 1,3 millones de abortos en Estados Unidos, “que provocan 260.000 nuevos casos de problemas de salud mental”. Más de un 20%.
Dificultad para concentrarse, depresión, ansiedad, baja autoestima, problemas con el sueño, el sexo y el apetito, dolores de cabeza, fatiga, pesadillas, falta de comunicación con la familia y los amigos, fobias, estrés… Éstas son algunas de las secuelas más comunes.

“Pero se puede llegar a la psicosis depresiva, el desorden bipolar, la depresión neurótica y la esquizofrenia”, añade Coleman. La tentativa de suicidio es una consecuencia muy inquietante. De acuerdo con Rue, estos pacientes tienen seis veces más posibilidades de suicidarse y, también, lo intentan más veces que las personas que sufren otros casos de ansiedad. Para Rue, el aborto es “un acto humano intencionalmente provocado, que está relacionado con una experiencia de muerte”. Al tratarse de un “acontecimiento traumático”, sus efectos son “serios y duraderos”. Más del 50% de los pacientes tiene problemas crónicos a lo largo de su vida, de acuerdo con Rue, que en 1981 contribuyó con la primera evidencia clínica del trauma post-aborto.

La conferencia puso el dedo en una de las llagas de este asunto: muchos minimizan o ignoran las consecuencias que provoca la interrupción voluntaria del embarazo en una mujer.
Coleman no dudó en referirse a los poderosos intereses económicos de la industria pro aborto y lamentó que las asociaciones profesionales hayan obviado este problema. Rue, por su parte, criticó los argumentos de numerosos profesionales ante la magnitud de un trauma que calificó de “políticamente incorrecto”: cada año, recordó, se hacen 46 millones de abortos en el mundo. “No existe documentación suficiente que demuestre que está libre de riesgos mentales. No hay evidencias creíbles sobre los beneficios mentales de abortar”, dijo.
Estos expertos estadounidenses afirmaron que los pacientes rompen el “puente interpersonal”, en su intento de ignorar una experiencia sumamente dramática. Los familiares se convierten en extraños. Los otros son “despersonalizados”. Se produce una quiebra en la confianza. Las consecuencias son la “estigmatización” y el aislamiento.

Como apuntó Rue, las personas que padecen este trauma se enfrentan a “fuerzas internas opuestas”: tienen urgencia por desvelar su secreto, pero quieren mantenerlo bien escondido; refuerzan el sentimiento de vergüenza, pero también el de libertad; la destrucción del niño se opone al deseo de recuperarlo.
 

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |