Menu


Poncio de Cartago, Santo
Diácono, 8 de marzo


Por: Alban Butler | Fuente: Vida de los Santos



Diácono

Martirologio Romano: Conmemoración en Cartago de san Poncio, diácono de san Cipriano, al que acompañó en el destierro hasta la muerte, dejando un admirable relato de su vida y de su pasión ( c.260).

Breve Biografía

Cuando san Cipriano, el gran obispo de Cartago, fue desterrado a Curubis (población de Túnez, hoy llamada Korba), el diácono Poncio se ofreció voluntariamente a acompañarle y permaneció con él hasta su muerte. En aquella época, los lazos que unían a los diáconos con su obispo eran muy estrechos; en el caso de san Cipriano y san Poncio las relaciones se estrecharon todavía más.

Sin duda que Poncio tuvo todas las oportunidades posibles de informarse de la vida y las actividades de su obispo; desgraciadamente, en su afán por escribir una biografía que eclipsara por su popularidad a las «Actas» de Perpetua y Felicitas, Poncio concentró casi exclusivamente su atención en el martirio de san Cipriano y dejó en la oscuridad el resto de la vida del obispo.

San Jerónimo y otras grandes figuras de la historia de la Iglesia alabaron mucho el estilo y el contenido de la «Vita et passio Cypriani», en cambio, ciertos autores modernos han criticado el tono laudatorio y la falta de sentido crítico de san Poncio, sin tener en cuenta que su finalidad era precisamente la de glorificar al mártir y que una biografía crítica, en el sentido moderno de la palabra, habría resultado incomprensible para el público de Poncio.

En esa biografía aparece incidentalmente la piedad del autor y su celo por la fe cristiana. En efecto, Poncio no fue condenado a muerte junto con san Cipriano, probablemente porque los jueces no le consideraron como un personaje demasiado importante. San Poncio anhelaba el martirio, de suerte que eso constituyó una desilusión para él. Las últimas palabras de la biografía son: «Con toda el alma me alegro de la gloria de Cipriano, pero todavía mayor es mi tristeza por no haber sido digno de acompañarle en ella». No sabemos ni el sitio, ni las circunstancias de la muerte de san Poncio, pero no hay ninguna razón para pensar que haya sido martirizado.



VIDAS DE LOS SANTOS Edición 1965
Autor: Alban Butler (†)
Traductor: Wilfredo Guinea, S.J.
Editorial: COLLIER'S INTERNATIONAL - JOHN W. CLUTE, S. A.

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!