Menu



Misioneras Cruzadas de la Iglesia
Instituto religioso-apostólico de Derecho Pontificio fundado por la Madre Nazaria Ignacia March


Por: María Luisa Calero, mci | Fuente: www.madrenazaria.org



Las Misioneras Cruzadas de la Iglesia (MCI) somos un Instituto religioso-apostólico de Derecho Pontificio fundado por la Madre Nazaria Ignacia March en Oruro-Bolivia en el año 1925 y aprobado definitivamente por la Iglesia el 9 de Junio de 1947.



Desde entonces nos llamamos:


Misioneras:

Por el ideal de quien ama a Cristo y a su Iglesia Santa y se entrega incondicionalmente al anuncio del Reino. Como la Iglesia existimos para evangelizar.


Cruzadas:

Porque evoca el deseo de empresas arriesgadas y audaces, el mayor servicio que diría San Ignacio, en abnegado y oculto trabajo buscando la mayor gloria de Dios.


de la Iglesia:

Por el amor entrañable a ella, nuevo pueblo de Dios, y la adhesion filial al Papa y a los Obispos, sucesores de los Apóstoles.


¿Qué hacemos las MCI?
 

¿Qué Hacemos?

El Espíritu del Señor nos ha congregado para seguir a Jesús, anunciando el Reino de Dios en la historia. Vivimos nuestra vocación apostólica con audacia, riesgo, generosidad y celo de Cruzadas, dispuestas a dar la vida por el Evangelio.

Como el Instituto es esencialmente misionero, no se le puede sujetar ni ceñir a un solo campo de acción, sino que intentamos responder a las necesidades históricas, a la mayor urgencia y eficacia evangélica y al bien universal mayor.


De pueblo en pueblo, de dos en dos

Participamos de la misión evangelizadora de la Iglesia, por el ministerio de la Palabra, en la predicación y en la Pastoral Catequética a través de diversas actividades apostólicas: : Misiones Populares, Formación de Catequistas, creación - donde no exista - de Comunidades Eclesiales de Base (CEBs) asi como de la Formación de Grupos de "Biblistas Populares".

Cada Misionera Cruzada de la Iglesia, es apóstol de eclesialidad allí donde es enviada desde el Espíritu. Su comunidad más profunda es la misma Iglesia local. Este es el terreno privilegiado de la Misión, la fuente de su espiritualidad, el motivo por el cual vive la comunidad y toda su organización esta en función de la Misión. El Instituto vive como la Iglesia para Evangelizar.

Evangelizar de dos en dos, Itinerantes, es una característica de nuestro carisma. Fue la practica de Jesús. Nos identifica como misioneras. Fue una practica desde el principio de nuestras fundaciones, bien desde una Pastoral de conjunto, participando con otras Instituciones que la realizan, o con proyectos propios según las circunstancias.

Esto nos exige liberar hermanas para el Equipo Itinerante de forma permanente, junto a un grupo no permanente formado por Junioras, jóvenes y laicos que apoyan las Misiones Populares organizadas y renovadas, según el proyecto de cada Provincia. El objetivo es el de apoyar los lugares más necesitados y donde tienen menos agentes evangelizadores, haciendo contactos concretos con Diócesis y Parroquias.

Nuestro trabajo evangelizador lo realizamos en estas tres líneas: hacer nacer, crecer y acompañar la integración de comunidades maduras, capaces de asumir y continuar la misión.

Acompañando y evangelizando a los Grupos originarios autóctonos en zonas de la selva donde nuestra presencia es necesaria, a través de equipos itinerantes formados con otras religiosas y laicos, en la promoción de sus derechos a crecer como grupo humano; a mantener su identidad cultural; su derecho a la tierra y a participar como sujeto activo en la comunidad social de la que forma parte.

Asumimos la Evangelización de Masas para llegar a los sectores en los cuales, por su lejanía y ante el vacío de presencia de la Iglesia, son invadidos por las sectas en la búsqueda de respuestas transcendentales. Utilizamos los MCS en orden a la mayor eficacia evangélica en un "mundo audiovisual"

Orientamos la religiosidad popular especialmente donde se atiende la Pastoral de Santuarios y fiestas patronales, profundizando temas de especial acogida popular como es la devoción a María, amor a la Iglesia y al Papa.


En la construcción del reino

Un criterio de nuestra evangelización, es estar atentas a la historia, para poder dar las respuestas necesarias. Esto implica valentía, audacia y riesgo. Supone profetismo. Saber leer los signos de los tiempos desde una conciencia de fe-justicia.

Nazaria Ignacia nos definía, como la "acción social de la mujer".

"Este es nuestro espíritu, guerrero, fiel, nada de cobardías, todo amores, amor sobre todo a Cristo y en Cristo a todos. Repartirse entre los pobres, animar a los tristes, dar la mano a los caídos, enseñar a las hijas del pueblo, partir su pan con él; en fin dar toda su vida, su ser entero por Cristo, la Iglesia y las almas". Nazaria Ignacia


Presencia en los programas de migración humana o desplazamientos, acompañándoles en su proceso de inserción

"En un mundo de escándalo ante la riqueza de una minoría, y la condena al hambre - a la muerte - de las grandes mayorías, la NUEVA EVANGELIZACIÓN será para nosotras una propuesta valiente y profética del DIOS DE LA VIDA que lleva a la liberación de la opulencia y al reparto en justicia de los bienes de la tierra, realizando así el Plan de Dios, que quiere que todos sus hijos puedan sentarse en la mesa común de la creación".

Como la Iglesia que es y quiere ser la Iglesia de todos y particularmente de los pobres, optamos preferentemente por ellos.

"Esta es nuestra hermosísima Misión: Hacer conocer al hombre el mensaje de Dios que le ama. Para esto es menester ir al hombre, bajar a su nivel, para desde él tomarlo y llevarlo a Dios, a Jesucristo Nuestro Señor.
Sí, estamos perdiendo lastimosamente el tiempo si no bajamos a la calle...a eso nos empuja nuestra vocación de acción social". Nazaria Ignacia



Nuestra vocación de Unidad y Universalidad

La UNIDAD, deseo y latido de Jesús, es para nosotras una urgencia permanente. Apoyamos el Movimiento Ecuménico, como nota racial de nuestro carisma.

Buscamos la unidad de la Iglesia, y en el mundo.

Nuestra VOCACION UNIVERSAL, nos lleva a anunciar una misma fe en el DIOS DE LA VIDA, expresada en diferentes lenguas y lenguajes, revestida de las formas culturales del pueblo al que se dirige.

"La Cruzada Pontificia no pone límites a su programa, sus confines son los del mundo, porque estos son los confines del Reino de Dios". Nazaria Ignacia


La Madre Nazaria
 

La Madre Nazaria Ignacia nació el 10 de enero de 1889, en Madrid-España. Fue la cuarta hija (melliza) de 11 hermanos. A la edad de 9 años hizo la Primera Comunión y fue entonces cuando sintió la primera llamada del Señor: “Tú Nazaria, sígueme”. A la que Nazaria repondió: “Te seguiré, Jesús, lo más cerca que pueda una humana criatura”.

Pasando los años, esta llamada se hacía más fuerte, al mismo tiempo que Nazaria quería ser libre, vivir y gozar de su juventud. No obstante, fue generosa y dijo ¡Sí!

La familia pasó serias dificultades económicas y Nazaria Ignacia, solidaria con los suyos, buscó modos de ayuda aún a costa de su propia humillación. Por motivos económicos, la familia, March Mesa, tuvo que trasladarse a México. En el mismo barco en que viajaban, iba también un grupo de Hermanitas de los Ancianos Desamparados, coincidencia que posteriormente la determinó a ingresar con ellas en 1908.

Regresa a España para iniciar su Noviciado y en 1912 es destinada junto con 9 compañeras, para una fundación en Oruro-Bolivia. Durante más de 12 años formó parte de la comunidad de Hermanitas, dedicada con todo fervor a las obras de caridad propias de su Instituto, estando al cuidado inmediato de los ancianos, viendo en ellos los miembros doloridos del cuerpo de Cristo. Salió también a recorrer otras ciudades, pueblos y minas postulando limosnas para sus ancianitos. Allí de manera especial, sintió que “la mies era mucha y pocos los operarios” (Lc. 10,2); que el clamor de los pobres subía al cielo y esperaba una respuesta comprometida.

En los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, en el año 1920, en la meditación del Reino, ve plasmados sus ideales de trabajar con todas su fuerzas por la unión y extensión del Reino de Cristo, comprendiendo que sola poco podía hacer, sintió inmensos deseos de agrupar a otras personas “Bajo el estandarte de la Cruz”, concibiendo la Congregación religiosa como “una cruzada de amor en torno a la Iglesia”.

En 1920, acompañando a la Religiosas del Buen Pastor que buscaban casa para fundar en Oruro, llegó al Beaterio de las Nazarenas (antigua propiedad de los jesuitas, expatriados en 1767), sintió gran repugnancia interior y deseos de salir pronto, por su aspecto de miserable abandono. Allí en el templo, sintió que Jesús Nazareno le decía: “Nazaria, tú serás fundadora y esta casa tu primer convento”. Durante unos años más, luchó contra sus ansias de dar la vida por la predicación del Evangelio y su particular intuición del misterio de la Iglesia, la fue guiando hasta formar una nueva familia eclesial.


Los signos de su tiempo

Las circunstancias históricas y ambientales del nacimiento en Bolivia de nuevas iglesias locales con escasez de sacerdotes y ausencia de Congregaciones religiosas nativas; la presencia de sectas enfrentadas con la Iglesia Católica y, la dura realidad económica, política y social del país, la motivaron a dar una respuesta audaz.


La Jerarquía

Mons. Antezana, primer Obispo de Oruro; Mons. Sieffert, Obispo de la Paz y Mons. Cortesi, Internuncio Apostólico en Bolivia, vieron en todo ello, la acción del Espíritu y alentándola, apoyaron este nuevo brote de vida en la Iglesia.


Fundación

El 16 de junio de 1925, Nazaria sale de las Hermanitas, para iniciar en el Beaterio la fundación de la nueva Congregación, con un capital de 40 centavos entregados por la ex-abadesa de las Nazarenas. Diez jóvenes bolivianas de distintos lugares fueron sus primeras compañeras. Con ellas se iniciaron las primeras obras misionales en las minas: Uncía entre otras; en el campo: Toledo, Condo, Challapata y Poopó.


Aprobación

El 12 de febrero de 1927, se declara erigida canónicamente la Congregación religiosa diocesana de las Hermanas Misioneras de la Cruzada Pontificia, “hija primeriza, tierna, legítima de la Iglesia boliviana”, en palabras del Obispo, Mons. Antezana. El 8 de junio de 1935, la Congregación recibe el Decreto laudatorio y así ésta, pasa a ser de Derecho Pontificio. El día 9 de junio de 1947, el Instituto recibió la aprobación definitiva de las Constituciones y el nombre de Misioneras Cruzadas de la Iglesia, ya muerta Nazaria Ignacia.

Según las Constituciones, escritas por la Madre Nazaria Ignacia, “El Instituto de las Misioneras de la Cruzada Pontificia, tiende a realizar la acción social de la mujer, con la mayor perfección posible y tiene por fin especial la difusión del catecismo entre niños y adultos y quiere como distintivo característico suyo, ser reconocido por su particular unión con el Santo Padre”

La Madre dirá también: “Que en amar, obedecer y cooperar con la Iglesia en su obra de predicar el Evangelio a toda criatura, está nuestra vida, el ser lo que somos”. “Este es nuestro espíritu: guerrero, fiel, nada de cobardías, todos amores, amor sobre todo a Cristo y en Cristo a todos. Repartirse entre los pobres, animar a los tristes, dar la mano a los caídos; enseñar a los hijos del pueblo, partir su pan con ellos, en fin, dar toda su vida, su ser entero por Cristo, la Iglesia y las almas”

Y es así como, en fidelidad a su iglesia, a su pueblo y a su tiempo, las “pontificias”, con el carisma, impulso y vida de la M. Nazaria Ignacia, atendían en Oruro a niñas abandonadas, visitan a los presos, catequizaban en las parroquias y en los cuarteles, preparaban las visitas pastorales en las minas y en los campos. Buscaban la promoción de la mujer, a través de la profesionalización y la defensa de sus derechos, con la fundación, en Bolivia, del primer “Sindicato de obreras” de América latina. “Liga católica de Damas Bolivianas” que tenia por fin el mejoramiento religioso, moral, cultural y económico de la sociedad boliviana, especialmente de las clases pobres y obreras. Con publicaciones que ayudaban a que ocupen su lugar en la sociedad y en la Iglesia.

El 10 de diciembre de 1938, fundó en Buenos Aires, Argentina una Asociación de señoritas con el nombre de “Margaritas Pontificias del Pilar” su fin era formarse para trabajar después en la Acción Católica. Y otras muchas, largo de describir, Talleres y Escuelas para niñas pobres del pueblo… que tenían el mismo fin, la promoción de la mujer. Para ayudar a los obreros y desempleados, se quitaban de su propio pan, mendigaban para ellos, organizaban Asociaciones, “Comedores populares”, “Ollas del Pobre” donde, además del alimento, se buscaba junto con ellos, solución a sus problemas. Su preocupación por los últimos y no atendidos, la llevó a crear el “Hogar de pobres” que atendían a pobres desamparados que tocaban ya al fin de sus vidas; niñas paralíticas, dementes y ciegas abandonadas de todo auxilio; ancianitas inhábiles, defectuosas y ciegas, que necesitaban toda clase de ayuda para seguir subsistiendo los cortos días que le quedaban en la tierra. Los más desechados encuentran cariñosa acogida en él. Entre otras de sus preocupaciones destaca, los jóvenes y la unión de las familias, a los que dedicó, ella y las primeras hermanas, gran esfuerzo. También la unidad de los cristianos, llegando la Madre a pedir a todas sus religiosas que pidieran y trabajaran para que haya: “Un solo rebaño y un solo Pastor”


Expansión

Durante los 10 primeros años, la Congregación estaba presente en: Bolivia, Argentina, España y Uruguay.

En Bolivia estaban presentes: En Cochabamba, La Paz, Potosí, y Santa Cruz, realizaban y ampliaban su labor, respondiendo a circunstancias concretas. En tiempos de guerra dejaron sus conventos para atender los “Hospitales de sangre” y, después, a los huérfanos de guerra, a quienes consideraban miembros de su propia familia. Nazaria Ignacia muere en Buenos Aires-Argentina el 6 de julio de 1943, dejando gran fama de santidad. Sus restos son trasladados a la casa Matriz de Oruro (Bolivia), según su deseo, el 18 de junio de 1972.


Beatificación

La Conferencia Episcopal boliviana, las Hermanas Misioneras Cruzadas de la Iglesia y el Pueblo de Bolivia, pidieron a S.S. Juan Pablo II, que la M. Nazaria Ignacia sea reconocida en su santidad y mostrada al pueblo de Dios como ejemplo posible de imitación e inspiración, para los jóvenes, familias y evangelizadores. Fue Beatificada por S.S. Juan Pablo II en Roma, el 27 de Septiembre de 1992 y proclamada su fiesta el 6 de julio de cada año.

El Sr. Nuncio de S.S. Giovanni Tonucci, se expresaba así al anunciar oficialmente al pueblo de Bolivia su Beatificación: “No dudo de que este primer fruto de santidad en tierras bolivianas abrirá el camino a tantas otras almas para seguir el ejemplo de la Madre Nazaria, VERDADERA PROFETA DE LA NUEVA EVANGELIZACIÓN”.






CONTACTO

Nombre del contacto: María Luisa Calero

Puedes escribirles aquí:
Haz click aquí
Haz click aquí
<a data-cke-saved-href="mailto:mcivillasanpedro@yahoo.es?subject=" href="mailto:mcivillasanpedro@yahoo.es?subject=" haz="" click="" aquí"="">Haz click aquí

Conoce su página web:Misioneras Cruzadas de la Iglesia




**Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Religiosas de Catholic.net.

**Suscríbete a nuestro boletín mensual
 


Si tienes alguna duda, conoces algún caso que quieras compartir, o quieres darnos tu opinión, te esperamos en los FOROS DE CATHOLIC.NET donde siempre encontrarás a alguien al otro lado de la pantalla, que agradecerá tus comentarios y los enriquecerá con su propia experiencia.




Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |