Menu



70 Años de Cursillos de Cristiandad en el mundo
El movimiento precisa más de personas que sepan creer, pues ya tenemos muchas que creen saber


Por: Dr. Osvaldo Omar Meloni | Fuente: Catholic.net



El momento crucial de la génesis de los Cursillos de Cristiandad es la fase inmediatamente posterior a aquella Semana Santa de 1943, en Mallorca, donde Eduardo relaciona lo vivido en los Cursillos de Adelantados de Peregrinos (preparación del Camino de Santiago…) con sus inquietudes personales mas profundas y con su experiencia catalizadora de los ambientes descristianizados.

De esta inquietud surge un texto –el esquema «Estudio del Ambiente»–, que elabora en ese mismo año de 1943, y que lo expone en el Seminario Diocesano de Mallorca, durante la celebración de la fiesta de la Inmaculada Concepción, a invitación de D. José Rossell, rector de dicho Seminario.

Proyectando a la realidad el esquema de Estudio del Ambiente, Eduardo piensa y elabora todo un método que sirviera para fermentar en cristiano las personas y ambientes «alejados», y para revitalizar en profundidad los más próximos. Así fue como entró en escena el Estudio del Ambiente y ese fue el primer paso hacia nuestros Cursillos de Cristiandad.

Poco después, el esquema Estudio del Ambiente se incorporó como una de las charlas a impartir en el siguiente Cursillo de Adelantados de Peregrino que se impartió en Mallorca. En aquel esquema de Estudio del Ambiente –el mismo que ha venido a constituir el primer rollo del tercer día del Cursillo–, se contiene ya en síntesis cuanto habrán de ser los Cursillos de Cristiandad.

Para entonces ya formaba parte de Acción Católica, pero no le gustaba aquel clima de devota apatía que debían dar a las actividades para que no resultaran inoportunas. Ellos no querían aceptar el ambiente de la época y, por lo tanto, no entendían las necesidades reales de las personas a las que se dirigían.

Superando algunas resistencias y polémicas que se desataron sobre la especialización o no especialización del nuevo método, según cultura y religiosidad de sus destinatarios, de que si un mismo sistema ha de servir para personas de diferentes niveles culturales y sociales y para gentes descreídas y gentes con fe, finalmente, con el apoyo de D. José Dameto, por aquellas fechas Consiliario, hombre exquisito y refinado, de familia aristocrática, se celebra el PRIMER CURSILLO DE CRISTIANDAD DE LA HISTORIA de acuerdo a los esquemas que para tal efecto tenía Eduardo preparados, el suceso tuvo lugar en un «chalet» ubicado en la hoy calle de Mar y Pins, en Cala Figuera de Santanyí (Mallorca, España), del 20 al 23 de agosto de 1944.

Desde ese entonces hasta la fecha los cursillos transitaron con “carta de ciudadanía” todos los rincones de Mallorca, España y el mundo entero y – aun sufriendo las incomprensiones lógicas que su crecimiento originaba – obtuvieron la aprobación de la Santa Iglesia, a través de los distintos Ordinarios Diocesanos.-

Hoy se han constituido Secretariados Nacionales, y hasta un Organismo Mundial, cuya sede esta en Portugal.- En Mayo de 2017 tendrá lugar la Quinta Ultreya(1) Mundial en Fátima, a los pies de la Virgen, en un encuentro donde convergerán dirigentes de todo el mundo para celebrar esta fecunda presencia apostólica.- Ahora, en el 70º Aniversario, solamente habrá un sencillo acto en Mallorca, lugar de origen y en donde descansan los restos de Eduardo Bonnin.-

Pero, por encima de toda esta organización, interesa en este aniversario recoger y destacar los postulados esenciales que surgen del carisma fundacional, pensado y rezado por aquel grupo de jóvenes mallorquines que, liderados por Eduardo Bonnin Aguilo, comenzaron la epopeya de los cursillos en el Chale de Cala Figuera de Santanyi, ese Agosto de 1944.-

Pensemos que estábamos ubicados antes del Concilio Vaticano II en el cual la presencia del seglar era únicamente “complementaria” del sacerdote…

Liderazgos como el de Eduardo, comparable al de Chiara Lubich (por la cercanía en tiempo y espacio…) y de otros fundadores como Kiko Arguello, Andrea Ricardi o Jean Vanier, resultaron imprescindibles para dar vigor y realidad a las distintas expresiones y carismas que fueron surgiendo…

«Un carisma - ha escrito don Giussani - se puede definir como un don del Espíritu dado a una persona en un determinado contexto histórico, con el fin de que ese individuo inicie una experiencia de fe que pueda resultar de algún modo útil para la vida de la Iglesia. Subrayo el carácter existencial del carisma: éste hace más convincente, más persuasivo, más “abordable” el mensaje cristiano propio de la tradición apostólica. Un carisma es un terminal último de la Encarnación, es decir, una modalidad particular a través de la cual el Hecho de Jesucristo hombre-Dios me alcanza y, a través de mi persona, puede alcanzar a otros». (http://www.feyrazon.org/Revista/FeyRazon05.htm)

Resulta obvio que el surgimiento de los carismas y la formación de estas nuevas comunidades trajo tensiones con la institución…. Leemos en palabras del entonces Card. Joseph Ratzinger: “...el Espíritu Santo, por así decirlo, había pedido de nuevo la palabra. Y en hombres jóvenes y en mujeres jóvenes renacía la fe, sin «si» ni «pero», sin subterfugios ni escapatorias, vivida en su integridad como don, como un regalo precioso que ayuda a vivir. No faltaron ciertamente aquellos que se sintieron importunados en sus debates intelectuales, en sus modelos de una Iglesia completamente diversa, construida sobre el escritorio, según la propia imagen. ¿Y cómo podía ser de otro modo? Donde irrumpe el Espíritu Santo siempre desordena los proyectos de los hombres....” (2)

Aquí en Argentina el proceso fue aun mas "doloroso" en tanto y en cuanto el crecimiento y difusión se dan en la década del setenta, lamentablemente signada por la presencia del terrorismo y de la dictadura. El hecho de que algunos políticos, y muchos militares hubieran participado de los cursillos, nos puso una mancha que en algunos sectores de la sociedad continua indeleble… Por suerte y gracia de Dios, con el paso del tiempo hemos podido demostrar que el ideario de Eduardo Bonnin es un mensaje universal exento de cualquier fanatismo, sin un ápice de fundamentalismo y menos aun con connotaciones políticas….

El propio Eduardo lo anunciaba ante el Santo Padre, Juan Pablo II, en la Tercera Ultreya Mundial celebrada en Roma en el año 2000:

“Venimos de muy distintos y muy distantes lugares, pero como los primeros cristianos, nos hermana un mismo corazón y una misma alma, todos hemos vivido la experiencia de un encuentro profundo con Cristo en un Cursillo de Cristiandad, y desde entonces este Cristo vivo del Evangelio, el que nos presenta la Iglesia, ha sido nuestro norte nuestra motivación constante y nuestra guía. Este es el objetivo de nuestro Movimiento, posibilitar a las personas un encuentro con Cristo que crezca y se desarrolle en el cristiano por la gracia vivida de manera consciente, profunda y contagiosa. Hoy me siento emocionado y agradecido, porque aquella idea que se nos metió en el alma cuando teníamos veinte años, no era una quimera, ni un capricho de juventud, ni una exaltación propia de la edad, sino un plan del Espíritu de Dios. El hecho de estar aquí reunidos nos invita a reflexionar sobre las raíces del Carisma Fundacional de nuestro Movimiento y recordar que la actitud del hombre o de la mujer ante lo personal y vital, que es el área de influencia del cursillo, es siempre la misma en todas las latitudes, lugares y culturas.”

“Los Movimientos eclesiales quieren y deben ser escuelas de libertad, de esta libertad verdadera. Allí queremos aprender esta verdadera libertad, no la de los esclavos, que busca quedarse con una parte del pastel de todos, aunque luego el otro no tenga. Nosotros deseamos la libertad verdadera y grande, la de los herederos, la libertad de los hijos de Dios. En este mundo, tan lleno de libertades ficticias que destruyen el ambiente y al hombre, con la fuerza del Espíritu Santo queremos aprender juntos la libertad verdadera; construir escuelas de libertad; demostrar a los demás, con la vida, que somos libres y que es muy hermoso ser realmente libres con la verdadera libertad de los hijos de Dios.” (Benedicto XVI, 03 de Julio 2006, Vigilia de Pentecostes).-

“Lamentablemente, los movimientos y las nuevas comunidades siguen siendo un recurso que todavía no es valorizado del todo en la Iglesia, un don del Espíritu y un tesoro de gracias que sigue oculto a los ojos de muchos pastores, los cuales quizá se sienten intimidados por la novedad que aportan a la vida de las diócesis y las parroquias. El Santo Padre es muy consciente de esta dificultad, por lo que exhorta a los pastores a «no extinguir los carismas» y a «estar agradecidos, aunque a veces sean incómodos». Por ello, es necesaria una verdadera “conversión pastoral” de los obispos y sacerdotes, llamados a reconocer que los movimientos son, sobre todo, un precioso don y no un problema.” (Cardenal Rilko),
En otro discurso el mismo Cardenal decía; “para evitar equívocos, se debe decir con claridad que los movimientos apostólicos se presentan con formas siempre diversas a lo largo de la historia, y esto necesariamente, dado que son precisamente la respuesta del Espíritu Santo a las nuevas situaciones con las cuales se va encontrando la Iglesia. Y por lo tanto, como las vocaciones al sacerdocio, no pueden ser producidas ni establecidas administrativamente, tampoco, y menos aún, los movimientos apostólicos pueden ser organizados y lanzados sistemáticamente por la autoridad. Deben ser dados y de hecho son dados. A nosotros nos toca solamente estar solícitamente atentos a ellos, y gracias al don del discernimiento acoger cuanto hay en ellos de bueno y aprender a superar lo menos adecuado…”
Y afirmaba: Qué sea un verdadero y propio movimiento probablemente se puede ver con la máxima claridad en el florecimiento franciscano del siglo XIII: generalmente los movimientos nacen de una persona carismática guía, se configuran en comunidades concretas, que en fuerza de su origen reviven el Evangelio en su totalidad y sin reticencias y reconocen en la Iglesia su razón de ser, sin la cual no podrían subsistir.(4)

Resulta, entonces, absolutamente necesario que todos los dirigentes del Movimiento de Cursillos comprendamos, que en esta hora de la Iglesia, es fundamental recoger el pensamiento de Eduardo, pues en sus conceptos primigenios esta la perla para contribuir a ser verdaderos discípulos-misioneros en la nueva evangelización de argentina, América y del mundo.-

Eduardo puso en manos de la Santa Madre Iglesia su trabajo y su tesón. Los laicos que colaboraron con el también, y los Sacerdotes que recogieron ese fruto y de la mano firme del entonces joven Obispo Don Juan Hervas llegaron a poder “oficializar”, aun con dolores de parto, la novedad de los cursillos….

El paso del tiempo ha hecho caer en olvidos, muchos de ellos por desconocimiento o ignorancia, otros por la siempre vil e inoportuna presencia del orgullo de algunos dirigentes, en especial sacerdotes que buscaron su lucimiento personal… Urge entonces retomar lo esencial:

"Los Cursillos son un Movimiento, que mediante un método propio, intenta desde la Iglesia, que las realidades del cristiano se hagan vida en la singularidad, en la originalidad y en la creatividad de cada persona, para que descubriendo sus potencialidades y aceptando sus limitaciones, conduzca su libertad desde su convicción, refuerce su voluntad con su decisión y propicie la amistad desde su constancia en su cotidiano vivir personal y comunitario.-"

“Los Cursillos son la mejor noticia, que Dios nos ama, comunicada por el medio más humano, que es la amistad, hacia lo mejor de cada uno que es su ser de persona.” (5)

Así, entonces, los cursillos son SIMPLES y por SIMPLES UNIVERSALES…. Los cursillos no caben el el molde de proyectos pastorales, ya que están dirigidos a la PERSONA, y como tal las PERSONAS deben gozar de sus valores esenciales, y en especial de la LIBERTAD.-

Una de las muchas frases de Eduardo de Bonnín era: El Cursillo necesita a Dirigentes que piensan. Para comprender el CARISMA la única alternativa es abrevar en las fuentes, es decir en las ideas originales. Decia Ellermeyer: "un evento histórico importante sólo puede entenderse propiamente si se iluminan sus principios". A través de dirigentes que piensen, más luz brillará, más profundidad se logrará y más frutos se tendrán.-

Es necesario que nuestros dirigentes estudien y profundicen en las raíces del carisma de modo de reflejar en todos y cada uno lo que son los Cursillos. Estudio que comienza por escudriñar en los orígenes, averiguar eso que el Fundador, Eduardo Bonnín, quería lograr cuando él y sus jóvenes amigos hicieron realidad este Movimiento que se ha extendido ahora alrededor del mundo. Alejado de sus orígenes, Cursillo ya no es Cursillo, aunque retenga el nombre.

El objetivo es darle a los Dirigentes algo en que pensar. Creemos que todas las cosas buenas que se han logrado en el Movimiento durante todos estos años han sido tremendamente eficaces transformando las personas y los ambientes. Pero, aun siendo eficaces, nosotros siempre podemos ser mejores, como individuos y como Movimiento. Nosotros sólo pedimos que escuchen, y piensen en las palabras de Bonnín: "El movimiento precisa más de personas que sepan creer, pues ya tenemos muchas que creen saber”.

El 18 de Diciembre de 2007, a escasos dos meses de su Partida a la Casa del Padre, Eduardo Bonnin Aguilo suscribía su “TESTAMENTO ESPIRITUAL”. Allí deposito en manos de la FEBA (6) y de todos los que participamos del movimiento, la verdad de la génesis, desarrollo y – como el las llamo – “patologías” de los cursillos.

Quisiera rescatar dos párrafos del inicio del Testamento de Eduardo, que nos sirvan de guía, no solo a los cursillistas, sino también a los Pastores de la Iglesia, para dar marco celebratorio a estos primeros setenta años del Movimiento en el Mundo :

1.- El Porque de esta mi voluntad: Sinceramente creo que uno de los mayores bienes que yo poseo es el conocimiento de saber en qué consiste el auténtico Cursillo de Cristiandad, así como también el Movimiento que engendra, y se, por probada experiencia que, cuando cada pieza que lo integra – precursillo, cursillo y poscursillo – cumple con su finalidad, responde con precisión exacta a su motivación, que no es otra, sino tratar de conseguir que la Buena Nueva del Evangelio llegue a los mas posibles, y preferentemente a los alejados.

2.- Encarecido encargo a los que vengan después de mi: Como queda dicho que el conocimiento del Movimiento de Cursillos de Cristiandad es el más importante de los bienes que poseo, a la hora de testar, creo que lo mejor que puedo llegar a los que vengan después de mí, es dejar escrito y pormenorizado en que consiste, cuál es su finalidad y cuáles son los objetivos que debe perseguir dicho Movimiento.- (7)

Desde el 6 de febrero de 2008, todos los que encontramos el amor y la amistad de Dios en Cristo Jesús en un Cursillo de Cristiandad, somos los herederos de ese Carisma y necesitamos aprender también a ser “Aprendices de Cristiano”

Finalmente es dable recordar estas palabras del entonces Cardenal Jorge Bergoglio al MCC de Argentina: “En la proximidad de la solemnidad de San Pablo, vuestro patrono y modelo de cómo “vivir de colores” damos gracias a Dios por todos los frutos, que a lo largo de los años, la Obra de los Cursillos de Cristiandad le ha brindado generosamente a la Iglesia. Vuestro servicio de anunciar a Cristo siendo sus testigos en los ambientes cotidianos, es vivenciar, renovar en forma concreta el Bautismo que en El hemos recibido y los convierte en discípulos y misioneros de la Palabra, según lo expresado en la “Const. De la Iglesia”: “A este apostolado, todos están llamados por el mismo Señor, en razón del Bautismo y la Confirmación” (Nº 33). Les escribo consciente de las dificultades que presenta la inculturación del Evangelio en la sociedad actual y en la confianza que vuestra audacia y fervor apostólico, nacidos del encuentro personal consigo mismo y con Cristo los lleve a hacer historia, en función del bien, para que muchos hermanos, excluidos o no, que viven en la periferia se sientan abrazados por el amor de Jesús.” (9)

Dr. Osvaldo Omar Meloni
Bahía Blanca – Argentina

==================================================
Notas:

1) La palabra ultreya deriva del grito de aliento a los peregrinos a Santiago de Compostela que partían desde Mallorca. Derivación de “ultra ella”, que significa MAS ALLA!!! Se designa con este nombre a las reuniones de cursillistas.-
2) Los Movimientos Eclesiales y su Colocación Teológica. Card. Joseph Ratzinger, Roma, 27 de Mayo de 1998
4) Intervención del Arzobispo Stanislav Rylko, Presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, al inaugurar el Primer Congreso de Movimientos Eclesiales y de las Nuevas Comunidades de América Latina, el 09 de Marzo de 2006
5) Dados a modo de “definición” por Eduardo Bonnin, en contraposición con la definición que se publica en el libro Ideas Fundamentales, a su juicio una definición desacertada.-
6) Fundación Eduardo Bonnin Aguilo. Institución creada en Mallorca para preservar la obra, escritos y biblioteca del Fundador de los Cursillos.
7) “Mi Testamento Espiritual” por Eduardo Bonnin Aguilo. Ediciones FEBA, Año 2008, Mallorca, España
8) Está ubicada en la Iglesia de Capuchinos, lugar donde antiguamente estaba la cárcel en donde Eduardo visitaba a los condenados a muerte.-
9) Carta del cardenal Jorge Mario Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, a los Cursillistas de la arquidiócesis (13 de Junio de 2011, Fiesta de María, Madre de la Iglesia)




 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |