Menu


Pérdida de sentido, una de las grandes tragedias de este tiempo
Hoy la sociedad no nos ayuda a pensar; muchas de las cosas que nos transmiten, o se nos comunican por televisión, o por el medio que sea, no tienen sentido para nada


Por: . | Fuente: AICA



 

Avellaneda (Buenos Aires),

“Compartiendo el Evangelio”, programa radial de Mons. Frassia
“El discípulo tiene que seguir al maestro. Nosotros tenemos que seguir a Cristo por la fe, por lo que nos dice el Evangelio y por lo que nos dice la Iglesia. Este seguimiento, que es realizar la voluntad de Dios, se tiene que hacer por convencimiento, por persuasión, no por obligación ni imposición”, dijo monseñor Rubén Oscar Frassia, obispo de Avellaneda-Lanús, en su mensaje radial del fin de semana.

Explicó que “cuanto uno más ame a Dios, va amar más a su padre, a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos”, porque “el Amor de Dios no es competitivo con otros amores”, pero aclaró que “es el centro de lo que significa el verdadero amor que nos humaniza y nos ubica ante todas las realidades”.

El prelado subrayó también que “el discípulo debe cargar la cruz, como la llevó el Maestro, y renunciar a muchas cosas”. En ese sentido, señaló que “a veces algunos acusan a la Iglesia, al cristianismo, de vivir siempre ‘haciendo gala’ de renunciar”, y afirmó: “Es importante la renuncia, porque ella significa poder ser más, poder seguirlo y educarnos en lo que ello significa”.

Como ejemplo dijo que “hoy la sociedad no nos ayuda a pensar; muchas de las cosas que nos transmiten, o se nos comunican por televisión, o por el medio que sea, no tienen sentido para nada, o sea sentido cero; ¡Y la gente a veces se conforma con eso y consume el no tener sentido de nada! ¡Consume ‘para reírse’ o ‘para pasarla bien’! ¡Pero pierde el sentido!”

Por eso consideró que “una de las grandes tragedias de este tiempo, es perder el sentido de las cosas: el sentido de la vida, de la familia, de lo personal, de los otros, del amor, de la belleza, de la política, de lo social, del bien común, ¡El sentido de las responsabilidades!”.

Asimismo, destacó la necesidad de “seguir buscando, seguir pensando y seguir haciendo dócilmente la voluntad de Dios”, y manifestó: “¡Tenemos que volver a educarnos! ¡Nos falta el sentido de la educación! ¡Nos falta encauzar nuestra vida, de nuevo, en aquello que es fundamental!”.+

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!