Menu



El género, una camiseta forzada
La forma natural de ser del ser humano está marcada naturalmente por la diferencia sexual


Por: Carolina Duarte | Fuente: www.fluvium.org



Así como ha habido grandes defensores de las diferencias, a veces exageradas entre hombre y mujer, ahora predomina más la teoría contraria, que defiende una absoluta igualdad, incluso haciendo caso omiso a la misma diferencia biológica. Es la teoría del género. Este concepto comenzó a tener una fuerte difusión a partir de la Conferencia Internacional sobre la Mujer, que tuvo lugar en Beijing, en 1995. Se habla mucho de teoría de género, discriminación de género, problema de género, pero realmente se desconoce el alcance de sus efectos y las consecuencias que tienen estas políticas públicas de género

Actualmente se ha aceptado la teoría del género como la solución a los problemas que planteaban las diferencias entre hombre y mujer. De nuevo una solución ajena a la realidad. La teoría de género es un proyecto de reconstrucción social que busca sustituir la sociedad tradicional basada en la familia por un nuevo concepto de sociedad individualista y voluntarista sustentada en una concepción superficial de la sexualidad y de la identidad humana. Este proyecto es fruto de una ideología con fuertes influencias marxistas, freudianas y estructuralistas,

La teoría de género (1) afirma que las diferencias entre hombre y mujer, sus funciones y roles, no provienen realmente de su naturaleza sexuada, sino que son construcciones sociales, creadas artificialmente a través de la cultura; y son la causa de la discriminación que ha sufrido la mujer.

Todos estamos de acuerdo en que el mundo de la mujer necesitaba un cambio, pero no sólo el mundo de la mujer, sino el de la humanidad. Es real que existen muchas situaciones difíciles en las que la mujer es la más perjudicada, pero no siempre se debe al hecho de ser mujer. Generalizar nos aleja de la realidad. También es cierto, y en ello coincidimos, que la mujer es factor determinante de cambio en muchas áreas, por no decir que en todas: la familia, el trabajo, la misma economía, etc. Pero aunque podemos tener algunos puntos en común con quienes proponen la teoría del género, disentimos de sus posibles caminos de solución por tres motivos:

1. Su concepción del hombre es diferente de la real, es por ello una construcción teórica.

2. Su explicación del concepto de desarrollo no abarca a todo el ser humano, por lo tanto aunque se soluciona una parte del problema, sigue sin ser una propuesta definitiva, pues es incompleta.

3. El análisis que hacen de las causas por las que se dan estos problemas está muy sesgado por una línea ideológica, basada en el conflicto (dialéctica marxista), que le resta objetividad, para ser una alternativa viable.

Con un afán, que pudiera ser positivo, de romper con paradigmas culturales que aparentemente podrían ser la causa de la desigualdad social entre hombre y mujer, se está forzando al ser humano a romper con lo natural, con las serias consecuencias que ello tiene para su identidad. La forma natural de ser del ser humano está marcada naturalmente por la diferencia sexual. Sólo existen dos formas de ser “ser humano”: hombre o mujer. Esta diferencia dimensiona toda la personalidad como hombre o como mujer. De hecho un ser humano “neutro”, pierde su característica de humano. Además sencillamente no existe. Si a un perro y a un gato, por compartir la misma naturaleza animal, se les quiere “obligar”, en razón de esta igualdad a ser idénticos, se “violentará” la forma natural de ser de cada uno.

Ni toda diferencia es mala, ni mucho menos es irreal. Sería un comportamiento antinatural y por lo tanto injusto, obligar a la mujer a “ser como el hombre”, o al hombre a ser “como la mujer”. Tampoco se gana el partido obligando por la fuerza a que todos usen la misma camiseta. O diluyendo las diferencias que existen entre ambos equipos inventando la camiseta de “la orientación sexual”.

Para contestar al interrogante que nos ocupa, ¿Qué aporta la diferenciación sexual al hombre ya la mujer?, se ha de cerrar la puerta del género, porque no responde a la realidad.

..............

(1) Género se refiere a los roles y responsabilidades de la mujer y del hombre que son determinados socialmente. Se relaciona a la forma en que se nos percibe y espera que pensemos y actuemos como mujeres y hombres, por la forma en que la sociedad está organizada, no por nuestras diferencias biológicas.
 

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Maria Isabel Álvarez Gaitán
Asesorías familiares, cursos prematrimoniales
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Marta Grego
Consultora Familiar. Aborto, post aborto, adicciones
Rosa María Villegas-Smith
Acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |