Menu



La vida fraterna

La vida fraterna
¿Podemos vivir como una gran hermandad? ¿Puede la vida fraterna ser parte de nuestro diario acontecer? ¿Qué tipo de esfuerzo exige de nosotros?


Por: Felipe Santos | Fuente: Libro: Vivencia Cristiana




Desde siempre la humanidad no ha cesado de soñar con una fraternidad universal que haría de cada uno el hermano del prójimo.

Ese es el ideal que avizoraba ya el pueblo del Antiguo Testamento a través de su búsqueda de comunidades fraternas fundadas en la raza, la sangre, la religión.

Su puesta en práctica tropieza con la dureza de los corazones humanos: Caín, celoso de su hermano, lo mata. Sin embargo, las tradiciones patriarcales nos traen bellos ejemplos y gestos: Abrahám y Lot escapan de las discordias, Jacob se reconcilia con Esaú, José perdona a sus hermanos.


Este sueño se convierte en realidad en Cristo cuando se hace hombre. Esto es lo que revela la Biblia y más particularmente el Nuevo Testamento: Jesús el primer nacido de entre una multitud de hermanos.

Si los primeros cristianos se llaman “hermanos”, no es porque hayan obtenido grandes éxitos o se hayan entendido a la perfección, sino porque, reconciliados en la fe de Cristo, y comulgando con su Cuerpo, encuentran en El, el fundamento y la fuente de su fraternidad.


Su realización terrestre en la Iglesia, por imperfecta que parezca, es signo tangible de su cumplimiento final.

El Apóstol Juan hace del amor fraterno el signo indispensable del amor de Dios.

Todavía hoy, los cristiano se juntan alrededor de un proyecto de vida, llevan una vida fraterna, hecha de respeto en la diferencia, de amor nacido del perdón diario, de aceptación de las debilidades de cada uno.

La oración, la palabra de Dios, la Eucaristía son el alimento espiritual necesario para la profundización y el crecimiento de la fraternidad.

Juntamente, en Iglesia, los cristianos forman la fraternidad humana en marcha hacia el Hombre Nuevo soñado desde sus orígenes.

Vivir en comunidad como los hacen los religiosos (sas), monjes y monjas y también ciertos laicos implica un compromiso personal alrededor de un proyecto de vida que especifica en nombre de quién, para quién y por quién se vive juntos.

La vida fraterna diaria no es siempre fácil de vivir, ( los miembros de la comunidad no son elegidos).

Ella exige un esfuerzo permanente de ser egoístas para vivir una verdadera fraternidad,
Esta vida fraterna, testimonio colectivo de vida evangélica, es posible solamente cuando la sostiene la oración comunitaria y personal.


Textos

1) Marcos 2,1-12: Actas 2,42-47
2) Carta a los Romanos 8,29: “...Para hacer del Hijo Primogénito una multitud de hermanos”
3) Primera Carta de Juan 2,9-12: “ El que ama a su hermano permanece en la luz”...

* Para mayor información, visita nuestra biblioteca virtual.
* ¿Qué opinas sobre el tema? Comparte tu opinión.
* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto
* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |